Tapentadol para tratamiento del dolor debido a la artrosis.

Uso de tapentadol para la producción de un medicamento para el tratamiento del dolor debido a artrosis

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/EP2008/003177.

Solicitante: GRUNENTHAL GMBH.

Nacionalidad solicitante: Alemania.

Dirección: ZIEGLERSTRASSE 6 52078 AACHEN ALEMANIA.

Inventor/es: ROMBOUT, FERDINAND, LANGE,CLAUDIA.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen ingredientes... > A61K31/137 (Arilalquilaminas, p. ej. Anfetamina, epinefrina, salbutamol, efedrina)
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > ACTIVIDAD TERAPEUTICA ESPECIFICA DE COMPUESTOS QUIMICOS... > Medicamentos para el tratamiento de trastornos del... > A61P25/04 (Analgésicos que actúan sobre el sistema nervioso central, p.ej. opioides)

PDF original: ES-2528215_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Tapentadol para tratamiento del dolor debido a la artrosis.

La invención se relaciona con el uso de tapentadol para el tratamiento del dolor debido a la artrosis.

La artrosis (Osteoarthritis, Arthrosis deformans) es la enfermedad humana de las articulaciones más común. Se trata de una enfermedad dinámica degenerativa de los cartílagos y otros tejidos articulares, en particular en personas mayores, que, sin embargo, progresa lentamente, con episodios inflamatorios intermitentes. Es posible distinguirla de otras enfermedades reumáticas por la ausencia de parámetros inflamatorios, movilidad restringida, rigidez articular a corto plazo y características radiológicas.

La artrosis o el desgaste articular es un daño de las articulaciones que comienza con una degradación del cartílago articular. En casos severos, finalmente resulta en procesos de transformación en el hueso adyacente y se destruye la superficie de la articulación. Por ello, las consecuencias de la enfermedad son dolor y rigidez de la articulación con movilidad restringida. Las articulaciones pueden llegar a deformarse y finalmente estar completamente osificadas. Normalmente, la artrosis progresa lentamente. Como resultado, en primer lugar la capa de cartílago se vuelve más gruesa y los condrocitos se vuelven metabólicamente más activos. Los cambios en las trabéculas subcondrales provocan una menor liberación de la presión por el hueso esponjoso. El tejido reparativo está sometido a mayor estrés y conforme progresa la enfermedad, el equilibrio respecto a la destrucción se ve alterado. Los rayos X revelan un estrechamiento del espacio articular y la formación de osteofitos en los bordes. Para más detalle, véase, por ejemplo, D Hóffler y col., AVP Therapieempfehlungen der Arzneimlttelkommlssion der Deutschen Árzteschaft, Arzneiverordnung in der Praxis,"Degeneratlve Gelenkerkrankungen", 2a edición 21; y H Bróll y col., CliniCum, Speclal Edition September 21, Konsensus-Statement, Arthrose - Diagnostik % Theraple".

En principio, todas las articulaciones pueden verse afectadas por cambios artróticos. Sin embargo, aquellas afectadas con mayor frecuencia son las articulaciones de la rodilla (gonartrosis) y las de la cadera (coxartrosls), que deben soportar un gran peso. Con frecuencia, la enfermedad se presenta también en las pequeñas articulaciones vertebrales (espondilartrosis) y de los dedos. En ICD-1 se define la artrosis de cadera y rodilla como una enfermedad del cartílago primaria asociada a limitaciones dolorosas del movimiento (dolor tras períodos de inactividad, dolor por carga de peso) o dificultad para caminar. Puede estar presente inflamación, como sinovitis, pero no forzosamente.

Los síntomas principales y precoces de la artrosis son dolor (tríada precoz: dolor tras períodos de inactividad, dolor inducido por fatiga, dolor por carga de peso; tríada tardía: dolor constante, dolor nocturno, dolor muscular). Éstos están acompañados de limitaciones del movimiento, sensibilidad a los cambios climáticos y crepitación. Principalmente, las causas del dolor en la artrosis son resultado de la irritación del tendón pehartlcular y de las conexiones de los ligamentos, inflamación secundaria, distensión de la cápsula articular, efusión reactiva, aumento de la presión en el hueso subcondral y microfracturas.

En los primeros estadios, aparece dolor sólo al cargar peso y cesa al continuar el movimiento, es decir si se sigue caminando, después de unos pocos minutos. Cuando está acompañado de inflamación, estos son los síntomas típicos de una artrosis activada: la articulación duele, se nota caliente y está hinchada. La movilidad es limitada. A menudo la inflamación cesa incluso sin tratamiento. Esto explica el curso frecuentemente periódico de la artrosis: etapas de dolor más severo y movilidad limitada se alternan con etapas de menor dolor y buena movilidad. Cuanto más avanzados están los signos de desgaste, más rápidamente sigue una etapa de dolor a otra. Por último, el dolor es constante.

Existen diversos tratamientos basados en fármacos y no basados en fármacos que pueden ser aplicados individualmente o en combinación:

medidas de tipo general, como natación, ciclismo, gimnasia enfocada, el uso de ayudas para caminar, dieta, etc.;

terapias físicas, como vendajes calientes, electroterapia y quinesioterapia, etc.; farmacoterapia;

técnicas ortopédicas, como vendajes, órtesis, etc. y

terapias quirúrgicas, como trasplante de células de cartílago autólogas, reemplazo por articulación artificial, etc.

La European League Against Rheumatism (Liga Europea contra el reumatismo, EULAR, por sus siglas en Inglés) recomienda es uso del Indice Lequesne, esto es una evaluación general por el doctor y la valoración del dolor por el paciente, para determinar el éxito de una terapia específica. Además de una evaluación de la hinchazón, enrojecido y la

resistencia a presión de la articulación, la FDA recomienda determinar el dolor y la funcionalidad mediante el Western- Ontario-McMaster-Universities-Osteoarthritis-Index (WOMAC) y el índice Lequesne. Para los fármacos usados en el tratamiento sintomático de la artrosis, la Osteoarthritis Research Society (Sociedad de Investigación de la Osteoartritis) recomienda las escalas del índice de dolor de WOMAC como criterio principal objetivo y el índice de restricción de movilidad de WOMAC o el índice Lequesne como criterio diana secundario además de una determinación general por el doctor y el paciente.

El espectro farmacoterapéutico de los grupos de sustancias activas disponibles para el tratamiento de la artrosis Incluye analgésicos no opioides, como paracetamol;

fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (NSAID, por sus siglas en inglés), como acemetaclna, ácido acetllsallcílico, aceclofenaco, diclofenaco, ibuprofeno, cetoprofeno, ácido mefenámlco; ácido tlaprofénlco, indometacina, lonazolac, naproxeno, proglumetacina, meloxicam, piroxicam, rofecoxib, celecoxib;

analgésicos opioides, como dihidrocodeina, tramadol, tllldlna-naloxona, morfina, buprenorfina, oxlcodona, fentanllo e hidromorfona;

agentes antiflogísticos y hiperémicos de administración percutánea; suspensiones cristalinas de glucocorticoisteroides para inyección intraarticular; y

otras sustancias activas de administración oral o inyección intraarticular, tales como glucosamina, ademetionina, oxaceprol, ácido hialurónico, etc.

Tzschenke T M y col.: "Tapentadol hydrochloride. Analgesic, Mu-opioid receptor agonist, noradrenaline reuptake inhibitor", en Drugs of the Future, Bd. 31, N° 12, vol 1, diciembre 26, páginas 153-161 y Babul N y col.: "Efficacy and safety of extended-release, once-daily tramadol in chronic pain: a randomized 12-week clinical trial in osteoarthritis of the knee", en Journal of Pain and Symptom Management, Bd. 28, N° 1, vol 1, julio 24, páginas 59-71, describen el Tramadol para la analgesia en pacientes de osteoartritis.

Los analgésicos opioides no forman parte del repertorio rutinario de los medicamentos para el tratamiento de la artrosis, pero son inevitables en ciertas situaciones. Sin embargo, los analgésicos opioides convencionales a menudo tienen efectos secundarios significativos, en particular diarreas, nauseas, vómitos, dolor de cabeza, sedación, fatiga, depresión respiratoria, alergias y ocasionalmente reducción de la presión sanguínea. Estos efectos secundarios complican la terapia del dolor artrótico crónico a largo plazo. Por tanto, normalmente el tratamiento con analgésicos opioides convencionales se prescribe cuando se han agotado todas las demás opciones terapéuticas, por ejemplo en caso de pacientes que no pueden ser operados pero que sufren dolor extremo en estado de reposo y... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

Uso de tapentadol para la producción de un medicamento para el tratamiento del dolor debido a artrosis.

Uso según la reivindicación anterior, caracterizado porque el medicamento es una forma farmacéutica sólida.

Uso según cualquiera de las reivindicaciones anteriores, caracterizado porque el medicamento se formula para la administración oral.

Uso según cualquiera de las reivindicaciones anteriores, caracterizado porque el medicamento se proporciona para la administración dos veces al día (bid).

Uso según cualquiera de las reivindicaciones anteriores, caracterizado porque el medicamento contiene tapentadol en una cantidad de 1 a 3 mg.

Uso según cualquiera de las reivindicaciones anteriores, caracterizado porque el medicamento contiene un vehículo farmacéuticamente compatible; y/o tiene una masa total en el rango de 25 a 2. mg; y/o

se selecciona del grupo consistente en comprimidos, cápsulas, pelets y gránulos.

Uso según cualquiera de las reivindicaciones anteriores, caracterizado porque la artrosis se selecciona del grupo consistente en gonartrosis, coxartrosis y espondilartrosis.

Uso según cualquiera de las reivindicaciones anteriores, caracterizado porque el dolores moderado a fuerte.

Uso según cualquiera de las reivindicaciones anteriores, caracterizado porque el dolor se selecciona del grupo consistente en dolor siguiendo a períodos de inactividad, dolor por carga de peso, dolor inducido por fatiga, dolor periarticular por presión, dolor irradiante, dolor en reposo después de período largo en la misma posición, dolor constante, dolor espontáneo, dolor por movimiento, dolor nocturno, dolor muscular, dolor al final del alcance de movimiento y dolor óseo como dolor espontáneo y en reposo.