Suela exterior para zapatos y zapatos con dichas suelas exteriores.

Suela exterior para un zapato, en la que al menos una parte de la suela exterior presenta una estructura de rejilla formada por unas líneas que se entrecruzan, a lo largo de cuyo recorrido la suela exterior tiene una flexibilidad incrementada, caracterizada porque la estructura de rejilla está formada irregularmente por medio de unas líneas que están predeterminadas

• por un lado, al menos por el recorrido de la curva de unión

(14-2) a través de las articulaciones de los dedos (a) entre la falange terminal (10) y la falange de base (9) del dedo gordo, y

(b) entre la respectiva falange central (12) y la falange de base (9) de los dedos 2º, 3º, 4º y 5º,

• y, por otro lado, por el recorrido de los respectivos espacios intermedios entre los cinco dedos (15-1, 15-2, 15- 3, 15-4).

Tipo: Patente Europea. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: E09172159.

Solicitante: Hansen, Christian Thagaard.

Nacionalidad solicitante: Alemania.

Dirección: Wasserlooslück 2 24944 Flensburg ALEMANIA.

Inventor/es: HANSEN,CHRISTIAN THAGAARD.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CALZADOS > ELEMENTOS CARACTERISTICOS DEL CALZADO; PARTES CONSTITUTIVAS... > Suelas (plantillas A43B 17/00 ); Suela y tacón de... > A43B13/14 (caracterizadas por su estructura)
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CALZADOS > ELEMENTOS CARACTERISTICOS DEL CALZADO; PARTES CONSTITUTIVAS... > Suelas (plantillas A43B 17/00 ); Suela y tacón de... > A43B13/16 (Suelas divididas (con varias capas de materiales diferentes A43B 13/12))
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CALZADOS > ELEMENTOS CARACTERISTICOS DEL CALZADO; PARTES CONSTITUTIVAS... > Calzados con dispositivos medicinales o higiénicos > A43B7/26 (Calzados con dispositivos para separar o estirar los dedos del pie)

PDF original: ES-2457190_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Suela exterior para zapatos y zapatos con dichas suelas exteriores.

La presente invención se refiere a una suela, en particular una suela exterior para un zapato que, en este caso, ayuda al usuario a poder poner en práctica hasta donde sea posible un modo de andar natural por medio del uso de la suela según la invención. La suela y, del mismo modo, el zapato que presenta esta suela están diseñados respectivamente de modo que el pie se apoye en todas las fases del andar.

Un modo de andar natural es biomecánicamente casi imposible para las personas que llevan zapatos. El modo de andar natural y el uso de zapatos son biomecánicamente incompatibles, ya que todos los zapatos transforman automáticamente el modo de andar natural en un modo de andar antinatural.

Estudios clínicos han demostrado que el uso de plantillas ortopédicas o alternativas de apoyo/acolchado conducen a la atrofia del sistema muscular y esquelético. Asimismo, se considera documentado que el porcentaje de atrofia del sistema muscular y esquelético o nuevas enfermedades y síntomas similares, que se refieren a los pies, representa, en países en los que una gran parte de los habitantes andan descalzos o no llevan zapatos, únicamente una fracción del porcentaje que se ha constatado en países en los que la población emplea normalmente zapatos. La diferencia del porcentaje en los respectivos países puede atribuirse directamente al calzado y los defectos evidentes en el diseño del zapato desde el punto de vista médico. El hecho de que los zapatos corrientes no sean capaces de colaborar con la mecánica de los pies es el factor más importante para problemas con los pies y con la manera de andar. La limitación de los procesos naturales del movimiento y la biomecánica producen cargas elevadas que llevan a desarrollos biomecánicos defectuosos, dolores y lesiones.

El objetivo de la presente invención consiste en facilitar al usuario una suela y un zapato que presenta esta suela, cuyos respectivos diseños, construcciones y características geométricas mejoren y acentúen el movimiento natural del pie durante el transcurso del movimiento.

Para hacer posible una valoración universal de la presente invención, debe primero tomarse en consideración intelectualmente el ciclo de movimiento cerrado de una persona andante. Este ciclo de movimiento cerrado se refiere no sólo al pie, sino que abarca toda la extremidad inferior. Para ello, el pie debe entrar en contacto con el suelo. Cuando el pie entra en contacto con el suelo, cada movimiento de las partes de este pie repercute en todas las demás partes de la pierna correspondiente.

El movimiento de andar de cada pierna se divide en la fase de apoyo y la fase de impulso. La fase de apoyo puede dividirse a su vez en tres fases componentes, véase para ello la figura 1, que representa a modo de ejemplo el modo de andar de la persona sobre la pierna derecha.

(1.)

La fase de contacto como primera fase componente de la fase de apoyo comienza con que el pie choca con el canto exterior del talón sobre el suelo. La tibia se gira hacia dentro y el lado interior del pie se eleva ligeramente. El pie sigue rodando en la fase hacia dentro hasta que los huesos metatarsianos soportan todo el peso. La tibia se gira de nuevo hacia fuera y la articulación tibiotarsiana prona (cantos hacia dentro) hasta 8º, con lo que el pie se prepara para la fase de avance. En esta fase el descenso lento del pie por los músculos (tibial anterior y tibial posterior) es importante para absorber la sacudida, del mismo modo que el codo se flexiona al coger una pelota. Al final de la fase de contacto, el lado exterior del pie hace contacto con el suelo y la fase termina con el contacto total del pie anterior con el suelo. El pie anterior se despliega en abanico y se hace más ancho. Los huesos metatarsianos hacen contacto lentamente con el suelo desde el exterior hacia el interior.

El despliegue en abanico de los huesos metatarsianos conduce a una estimulación de los receptores mecánicos (células sensoriales que transforman fuerzas mecánicas en excitación nerviosa) que a su vez, por medio de un mecanismo reflejo, cuidan de que se activen al andar otros músculos que son competentes para la estabilidad de toda la extremidad. Para ello se cuenta, entre otros, el músculo delantero del muslo. Este reflejo o esta reacción se denomina también “reacción de apoyo positiva”.

La función principal de esta fase es absorber el impacto durante la pisada y se adapta (adaptación) a los diferentes revestimientos del suelo. Los zapatos que no admiten ninguna flexibilidad hacían imposible, en opinión del inventor, esta absorción de choques y, por tanto, llevarían con el tiempo a problemas del pie y de las articulaciones.

(2.)

La fase central como segunda fase componente de la fase de apoyo comienza con el contacto total con el suelo del pie anterior y termina con la elevación del talón desde el suelo. El peso corporal corre sobre el pie cuando la tibia y el resto del cuerpo se mueven hacia delante. La función principal del pie en esta fase es almacenar la energía obtenida durante la primera fase de componentes, a ser posible sin pérdida, y conservarla para la fase de avance comparable con una pelota de goma saltando.

(3.)

La fase de avance como tercera fase componente de la fase de apoyo comienza con la elevación del talón, los músculos, los ligamentos y los tendones. El pie anterior y el posterior forman conjuntamente un trampolín con el que los dedos del pie pueden elevar desde el suelo (hacia delante) el peso corporal. Durante esta fase componente, el cuerpo se propulsa hacia delante, desplazándose el peso al otro pie cuando este otro pie obtiene contacto con el suelo. Esta fase dura aproximadamente 0, 2 segundos y asume el 33% de toda la fase de apoyo. Durante el comienzo de esta tercera fase componente de la fase de apoyo, la articulación subtalar supina (cantos hacia fuera) y cuida de que el punto central de presión permanezca debajo del lado exterior del pie posterior. Esto cuida de nuevo de que el cuboides (4) se bloquee con el escafoides (3) . El pie se transforma de adaptador móvil en palanca rígida para impulsar el cuerpo hacia arriba durante esta fase. El bloqueo del cuboides (4) contra el escafoides (3) proporciona, por medio de los ligamentos intervinientes, una retención muy fuerte y trata entonces con cuidado a los músculos, que, en caso contrario, serían sometidos a esfuerzo, ya que las fuerzas verticales pueden exceder en este momento el 125% del peso corporal. Hacia el final de la fase de avance es necesario el desbloqueo del cuboides (4) , puesto que el bloqueo se produjo al principio de la fase de avance. Se origina una co-contracción del músculo fibular largo (también denominado músculo peroneo) y del músculo tibial anterior, que lleva a contracontracciones y provoca una acción de tracción y apoyo transversal que alinea esencialmente los huesos de la zona de la raíz del metatarso. La acción de apoyo del tendón del músculo peroneo largo alrededor del cuboides (4) es esencialmente para el control de la función de la bóveda transversal para la estabilidad y adaptabilidad. Para alcanzar el final de la fase de avance, en el que el dedo gordo deja el suelo, el pie debe rotar ahora hacia dentro también denominado pronación. Si no se liberara o se desbloqueara aquí el cuboides (4) , cada articulación perdería una pequeña parte de su movimiento y con ello también una pequeña parte de sus fuerzas que son necesarias para la rodadura; se produciría una inhibición de la fuerza muscular, la resistencia, el equilibrio y la sensibilidad de profundidad. Además, existiría entonces una tendencia a un esguince de tobillo lateral, ya que esta estructura es básicamente una estructura... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Suela exterior para un zapato, en la que al menos una parte de la suela exterior presenta una estructura de rejilla formada por unas líneas que se entrecruzan, a lo largo de cuyo recorrido la suela exterior tiene una flexibilidad

incrementada, caracterizada porque la estructura de rejilla está formada irregularmente por medio de unas líneas que están predeterminadas • por un lado, al menos por el recorrido de la curva de unión (14-2) a través de las articulaciones de los dedos (a) entre la falange terminal (10) y la falange de base (9) del dedo gordo, y

(b) entre la respectiva falange central (12) y la falange de base (9) de los dedos 2º, 3º, 4º y 5º,

• y, por otro lado, por el recorrido de los respectivos espacios intermedios entre los cinco dedos (15-1, 15-2, 15

3, 15-4) . 15

2. Zapato que comprende • una parte superior para cubrir al menos una parte del pie de un usuario del zapato,

• y una suela que está unida con la parte superior, presentando la suela una suela interior que, cuando se lleva puesto el zapato, es apta para entrar en contacto con el lado inferior del pie del usuario, y presentando la suela una suela exterior, en la que al menos una parte de la suela exterior tiene una estructura de rejilla formada por unas líneas que se entrecruzan, a lo largo de cuyo recorrido la suela exterior presenta una flexibilidad incrementada,

caracterizado porque la estructura de rejilla está formada irregularmente por medio de unas líneas que están predeterminadas

• por un lado, al menos por el recorrido de la curva de unión (14-2) a través de las articulaciones de los dedos 30

(a) entre la falange terminal (10) y la falange de base (9) del dedo gordo, y

(b) entre la respectiva falange central (12) y la falange de base (9) de los dedos 2º, 3º, 4º y 5º,

• y, por otro lado, por el recorrido de los respectivos espacios intermedios entre los cincos dedos (15-1, 15-2, 35 15-3, 15-4) .

3. Suela exterior para un zapato o zapato según una de las reivindicaciones 1 o 2, caracterizado porque la estructura de rejilla presenta preferentemente al menos una línea adicional, seleccionada de entre las líneas que están predeterminadas:

(c) por el recorrido de la curva de unión (14-1) a través de las articulaciones de los dedos entre la respectiva falange terminal (13) y la falange central (12) de los dedos 2º, 3º, 4º y 5º,

(d) por el recorrido de la curva de unión (14-3) a través de las articulaciones de los dedos de la respectiva 45 falange de base (9) y los huesos metatarsianos (8, 11) de los cinco dedos,

(e) por el recorrido de la curva de unión (14-4) de la articulación de los dedos con los huesos cuneiformes (5, 6, 7) o el cuboides (4) ,

(f) por el recorrido de la curva de unión (14-5) delante del escafoides (3) ,

(g) por el recorrido de la curva de unión (14-6) detrás del escafoides (3) hasta detrás del cuboides (4) , cuando la suela según la invención está correctamente posicionada debajo del pie de su usuario.

4. Suela exterior para un zapato o zapato según una de las reivindicaciones 1 a 3, caracterizado porque la flexibilidad incrementada se consigue mediante unas entalladuras perfiladas simples, dobles o triples en la suela exterior.

5. Zapato según una de las reivindicaciones 2 a 4, caracterizado porque el zapato comprende adicionalmente una 60 suela interior, presentando la suela interior un lado trasero plano en el sentido de la suela exterior del zapato y un abombamiento delantero en forma de cúpula, caracterizado porque • el abombamiento en forma de cúpula (18) presenta una superficie de base de un máximo del 15% de la superficie de la suela interior; 65

• el abombamiento en forma de cúpula (18) está posicionado por debajo del cuboides (4) del usuario del zapato.

6. Zapato según la reivindicación 5, caracterizado porque el abombamiento en forma de cúpula (18) está

posicionado por debajo del lado medial del cuboides (4) del usuario del zapato en el límite del cuboides (4) , por un lado, con el escafoides (3) y, por otro lado, con el calcáneo (2) .

7. Zapato según una de las reivindicaciones 5 y 6, caracterizado porque el abombamiento en forma de cúpula (18)

presenta una superficie de base de un máximo del 10% de la superficie de la suela interior. 10

8. Zapato según una de las reivindicaciones 5 a 7, caracterizado porque el abombamiento en forma de cúpula (18) presenta una relación longitudinal/transversal en un intervalo comprendido entre 1, 2:1 y 3:1.

9. Zapato según una de las reivindicaciones 5 a 8, caracterizado porque el abombamiento en forma de cúpula (18) 15 presenta una altura (21) en un intervalo comprendido entre 3 y 20 mm.

10. Zapato según una de las reivindicaciones 5 a 9, caracterizado porque tanto la suela interior como el abombamiento en forma de cúpula (18) presentan unos componentes de unión, estando configurados los componentes de unión de la suela interior con los componentes de unión del abombamiento en forma de cúpula (18)

para unir de forma liberable la suela interior y el abombamiento en forma de cúpula (18) .