Nuevos microorganismos que controlan los patógenos de plantas.

Cladosporium cladosporioides H39, depositada el 13 de diciembre de 2007 con el número CBS 122244 en el Centraal Bureau Schimmelcultures

, Baarn, Países Bajos.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/NL2008/050794.

Solicitante: STICHTING DIENST LANDBOUWKUNDIG ONDERZOEK.

Nacionalidad solicitante: Países Bajos.

Dirección: Droevendaalsesteeg 4 6708 PB Wageningen PAISES BAJOS.

Inventor/es: KÖHL,JÜRGEN ANTON.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > AGRICULTURA; SILVICULTURA; CRIA; CAZA; CAPTURA; PESCA > CONSERVACION DE CUERPOS HUMANOS O ANIMALES O DE VEGETALES... > Biocidas, productos que repelen o atraen a los animales... > A01N63/04 (Hongos microscópicos;  Sustancias producidas u obtenidas a partir de ellos)
  • SECCION C — QUIMICA; METALURGIA > BIOQUIMICA; CERVEZA; BEBIDAS ALCOHOLICAS; VINO; VINAGRE;... > PROCESOS DE FERMENTACION O PROCESOS QUE UTILIZAN... > Preparación de compuestos o de composiciones, no... > C12P1/02 (utilizando hongos)

PDF original: ES-2539287_T3.pdf

 

google+ twitter facebookPin it
Ilustración 1 de Nuevos microorganismos que controlan los patógenos de plantas.
Ilustración 2 de Nuevos microorganismos que controlan los patógenos de plantas.
Ilustración 3 de Nuevos microorganismos que controlan los patógenos de plantas.
Ilustración 4 de Nuevos microorganismos que controlan los patógenos de plantas.
Nuevos microorganismos que controlan los patógenos de plantas.

Fragmento de la descripción:

Nuevos microorganismos que controlan los patógenos de plantas Campo de la invención

La invención se relaciona con el campo de control del patógeno de la planta, particularmente en hojas, frutos o espigas, más particularmente en cultivos del fruto, tal como manzana, y particularmente para el control de la enfermedad foliar fúngica sarna del manzano (Venturia inaequalis).

Antecedentes de la invención

La sarna del manzano es de gran importancia económica en las áreas donde se cultivan las manzanas. Si no se controla, la enfermedad puede causar pérdidas extensivas (7 por ciento o más) donde se produce clima húmedo, fresco durante los meses de primavera. Las pérdidas resultan directamente de las infecciones del fruto o pedicelo, o indirectamente a partir de la defoliación repetida que puede reducir el crecimiento del árbol y rendimiento.

La sarna del manzano (ver Figura 1) se puede observar en hojas, pecíolos, flores, sépalos, fruto, pedicelos, y menos frecuentemente, en brotes jóvenes y escama de la yema. Las primeras lesiones se encuentran frecuentemente en las superficies inferiores de las hojas a medida que surgen y se exponen a la infección en la primavera. Más tarde, como las hojas se despliegan, ambas superficies se exponen y se pueden volver a infectar. Las lesiones jóvenes son aterciopeladas marrón a verde olivo y tienen márgenes ligeras, poco definidos. Con el tiempo, los márgenes se vuelven distintos, pero se pueden oscurecer si varias lesiones se combinan. Como una hoja infectada se envejece, los tejidos adyacentes a la lesión se espesan, y la superficie foliar se deforma. Las hojas jóvenes se pueden volver rizadas, empequeñecidas, y deformadas cuando las infecciones son numerosas. Las lesiones pueden permanecer en la superficie foliar superior e inferior durante toda la temporada de cultivo; ocasionalmente, las células subyacentes se vuelven marrones y mueren, de manera que las lesiones marrones son visibles en ambas superficies. El número de lesiones por hoja puede estar en el intervalo de una a dos a más de un centenar. El término "sarna de la hoja" se usa frecuentemente para referirse a las hojas con sus superficies enteras cubiertas de la sarna. Las hojas jóvenes con sarna de la hoja frecuentemente se secan y caen del árbol. Las Infecciones de peciolos y pedicelos resultan en la absclslón prematura de hojas y fruto, respectivamente. A finales del verano o principios del otoño, las lesiones pueden aparecer blanquecinas debido al crecimiento de un hongo secundario en la superficie de la lesión.

Las lesiones en el fruto joven parecen similar a los de las hojas, pero como el fruto Infectado se agranda, las lesiones se vuelven marrones y acorchan. Las Infecciones a principios de la temporada pueden causar fruto que se desarrolla de forma desigual según las partes no Infectadas continúan creciendo. Las grietas aparecen después en la cáscara y pulpa o el fruto puede deformarse. La superficie entera del fruto es susceptible a la Infección, pero las Infecciones a principios de la temporada se concentran generalmente alrededor del extremo del cáliz. Las infecciones de los frutos que se producen a finales de verano o principios del otoño pueden no ser visibles hasta que el fruto se encuentran en almacenamiento. Este síntoma se llama sarna "punto de alfiler", con lesiones negras circulares ásperas en el Intervalo de.4 a :16 pulgada (.1-4 mm) en diámetro.

Aunque la investigación en Nueva York ha demostrado que el hongo sarna puede hibernar en los árboles como conidia en escamas de las yemas, el patógeno generalmente hiberna en hojas y frutos en el suelo del huerto. Las ascosporas son la principal fuente de inoculo primario y se producen dentro de pseudotecios que se desarrollan en las hojas durante los meses de invierno. En un año típico en la mayoría de los lugares, las primeras ascosporas maduras son capaces de causar infecciones en aproximadamente la época de brotaclón o poco después de eso. Las ascosporas continúan hasta madurar y se descargan durante un período de cinco a nueve semanas, con descarga máxima durante las etapas fenológicas de rosado a la caída de pétalos. La longitud de tiempo requerido para que ocurra la Infección depende del número de horas de humedad continua en las hojas y la temperatura durante el período húmedo. Las hojas jóvenes permanecen susceptibles durante cinco a ocho días, pero sus superficies inferiores se pueden volver a Infectar al final del verano. Para el fruto, la duración del período húmedo necesario para la infección aumenta con la edad del fruto, que permanece susceptible hasta la cosecha. Una vez que el hongo se establece en la hoja o fruto, forma conidias en la superficie de la lesión y se vuelven en la fuente de inoculo secundario para el resto de la temporada. Los conidias se diseminan mediante la salpicadura de la lluvia y el viento para desarrollarse en hojas y frutos. Varios ciclos secundarios de infección conidial pueden ocurrir durante la temporada de cultivo dependiendo de la frecuencia de los períodos de infección y la susceptibilidad del tejido del huésped.

El manejo de la sarna del manzano es multifacético, con cultivares resistentes, saneamiento, y productos químicos que se usan todos hasta cierto grado dependiendo del sistema de huerto que se usa y los objetivos del productor.

La mayoría de los principales cultivares de manzano son susceptibles al hongo, aunque esto varía un poco. Más de 25 cultivares resistentes a la sarna se han liberado, incluidos Prima, Priscilla, Jonafree, Redfree, Liberty, Freedom, Goldrush, y Pristine. La mayoría se adaptan a las zonas de cultivo de manzanas más al norte de los Estados Unidos. Todos los cultivares resistentes a la sarna varían en su susceptibilidad a otras enfermedades de principios de

temporada; y todos son susceptibles a las enfermedades de verano. Algunos cultivares de manzano recientemente liberados que no han generado específicamente la resistencia a la sarna muestran además niveles diversos de susceptibilidad a la sarna.

La prevención de la formación pseudoteclal en la hibernación de las hojas del manzano, probablemente puede eliminar la sarna como una seria amenaza para la producción de manzanas. Desafortunadamente, la eliminación completa de pseudotecios no es posible en condiciones de huerto con los métodos actuales.

La sarna del manzano se controla principalmente con atomizadores fungicidas. Una variedad de atomizadores fungicidas con diferentes modos de acción están disponibles. Cuándo y cómo se usan depende de su modo de acción. Los fungicidas protectores previenen las esporas a partir de que germinen o penetren el tejido de la hoja Para que sea eficaz, se debe aplicar a la superficie del tejido susceptible antes de que ocurra la infección. La aparición de la infección se puede, entre otros, predecir con un pronóstico preciso del clima. Los fungicidas protectores se aplican rutinariamente en intervalos de 7 a 1 días o de acuerdo con los períodos de infección previstos.

Posterior a la infección, los fungicidas controlan el hongo sarna dentro de las hojas y fruto. Estos productos químicos pueden penetrar los tejidos de la planta para eliminar o Inhibir el desarrollo de la lesión. La capacidad de estos fungicidas para detener las infecciones se limita a unas pocas horas, o hasta unos pocos días (dependiendo del fungicida específico), y su efecto frecuentemente varía de acuerdo con las temperaturas durante las primeras 24 a 48 horas después de la infección. Algunos fungicidas pueden Inhibir el hongo Incluso más tarde en el período de incubación (el tiempo entre la infección y la aparición de los síntomas). La erradicación de las lesiones de la sarna después de que aparecen usualmente no suele ocurrir, pero se puede lograr con la... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Cladospoñum cladosporíoides H39, depositada el 13 de diciembre de 27 con el número CBS 122244 en el Centraal Bureau Schimmelcultures, Baarn, Países Bajos.

2. Cladospoñum cladosporíoides R46, depositada el 13 de diciembre de 27 con el número CBS 122243 en el Centraal Bureau Schimmelcultures, Baarn, Países Bajos.

3. Composición para controlar un patógeno de planta de las hojas, frutos y espigas, que comprende un Cladosporium de acuerdo con la reivindicación 1 o 2.

4. Composición de acuerdo con la reivindicación 3, en donde dicho patógeno de planta se selecciona del grupo que consiste en sarna del manzano (\/entuna inaequalis),sarna de la pera (Venturia pirina), mancha foliar (Blumeriella jaapi), mancha negra de las rosas(Diplocarpon rosael Marssonina rosae), mancha marrón (Stemphylium vesicarium), oidio (Podosphaera leucotrícha/Sphaerotheca pannosa), oidio de la begonia (Microsphaera begoniae), oidio de la fresa (Sphaerotheca macularis), mancha de hollín (Gloeodes pomigena), mancha de mosca (Zygophalia jamaicensis), lepra del duraznero (Taphrina deformans),podredumbre parda/cancro del brote (Monilia fructigena, M. laxa), moho de la pera(Gymnosporangium sabinaelG. fuscum), cancro (Nectria galligena), mancha negra de las rosas (Diplocarpon rosae), moho de las rosas (Phragmidium tuberculatum/Phragmidium spp.), Botrytis spp. en varias plantas, Mycosphaerella brassicicola en repollo, Mycosphaerella fijiensis en banana, Alternaría spp. en Brassica, patata y varias otras plantas, Fusarium spp. especialmente en cereales que incluyen maíz, Phytophthora infestans de patata y Plasmopara vitícola en la vid, preferentemente en donde dicho patógeno foliar fúngico es sarna del manzano.

5. Una composición de acuerdo con la reivindicación 3 o 4, en donde el Cladosporium está presente como esporas.

6. Una composición de acuerdo con la reivindicación 5, que comprende además un portador para las esporas de Cladosporium, preferentemente en donde dicho portador es glucosa.

7. Composición para controlar un patógeno de planta de las hojas, frutos y espigas, que comprende conidia de un Cladosporium de acuerdo con la reivindicación 1 o 2.

8. Un método para controlar un patógeno en las plantas, que comprende tratar dichas plantas con una composición de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 3-7.

9. Un método de acuerdo con la reivindicación 8, en donde dicha composición se atomiza sobre las hojas, frutos o espigas de la planta.

1. Un método de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 8-9, en donde el control del patógeno comprende la prevención de la infección y/o una disminución del daño de la planta causado por dicho patógeno.

11. Un método de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 8-1, en donde dicho patógeno se selecciona del grupo que consiste en sarna del manzano (Venturia inaequalis),sarna de la pera (Venturia pirina), mancha foliar (Blumeriella jaapi), mancha negra de las rosas (Diplocarpon rosae/ Marssonina rosae), mancha marrón (Stemphylium vesicarium), oidio (Podosphaera leucotrícha/Sphaerotheca pannosa), oidio de la begonia (Microsphaera begoniae), oidio de la fresa (Sphaerotheca macularis), mancha de hollín (Gloeodes pomigena), mancha de mosca (Zygophalia jamaicensis), lepra del duraznero (Taphrina deformans),podredumbre parda/cancro del brote (Monilia fructigena, M. laxa), moho de la pera (Gymnosporangium sabinae/G. fuscum), cancro (Nectria galligena), mancha negra de las rosas (Diplocarpon rosae), moho de las rosas (Phragmidium tuberculatum/Phragmidium spp.), Botrytis spp. en varias plantas, Mycosphaerella brassicicola en repollo, Mycosphaerella fijiensis en banana, Alternaría spp. en Brassica, patata y varias otras plantas, Fusarium spp. especialmente en cereales que incluyen maíz, Phytophthora infestans de patata y Plasmopara vitícola en la vid, preferentemente en donde dicho patógeno foliar fúngico es la sarna del manzano.

12. Un método de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 8-11, en donde dicha composición se aplica antes de la cosecha.

13. Un método de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 8-11, en donde dicha composición se aplica posterior a la cosecha.

14. Uso de un Cladosporium de acuerdo con la reivindicación 1 o 2, o una composición de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 3-7 para la prevención o tratamiento de la infección de hojas, frutos o espigas de una planta por un patógeno.

15. Una cepa de Cladosporium de acuerdo con la reivindicación 1 o 2, o una composición de acuerdo con

cualquiera de las reivindicaciones 3-7 para usar en el control de una infección por patógenos de la planta.