Cartucho biodegradable para escopetas.

Cartuchos biodegradables para escopetas formados por vaina y taco interior compuesto de bioplásticos y termoplásticos para su extrusión e inyección en moldes

, caracterizados porque la materia principal se componen de polímeros biodegradables de origen vegetal, o polímeros elastómeros biodegradables de origen vegetal, o polímeros biodegradables de origen del petróleo o termoplásticos de origen del petróleo con un catalizador, con un mínimo del 50% de las mezclas, más una carga mineral inerte y no tóxica del grupo de los carbonatos o sales minerales y en diferentes mezclas y porque el peso específico de las mezclas oscila entre 0.6 gr/cm3 y 5 gr/cm3.

Tipo: Patente de Invención. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: P201300817.

Solicitante: LOPEZ-POZAS LANUZA, LUIS ENRIQUE.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: LOPEZ-POZAS LANUZA,LUIS ENRIQUE.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION F — MECANICA; ILUMINACION; CALEFACCION;... > MUNICIONES; VOLADURA > CARGAS EXPLOSIVAS, p. ej. PARA VOLADURA; FUEGOS ARTIFICIALES;... > Municiones para escopetas > F42B7/06 (estando hecha la vaina de material plástico)

PDF original: ES-2535344_A2.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

CARTUCHO BIODEGRADABLE PARA ESCOPETAS OBJETO DE LA INVENCION

La presente invención se refiere a una variedad de cartuchos para escopetas, con la particularidad de ser biodegradables, presentando también 5 la novedad de poseer una densidad y resistencia suficiente para el uso a que se destina al tiempo que los materiales que componen la mezcla no contienen metales pesados o elementos tóxicos como se verá más adelante.

Esta novedad confiere al objeto de invención significativas ventajas en relación al estado de la técnica. Su aplicación industrial se encuadra en el ío ámbito de la elaboración de cartuchos para escopetas.

El cartucho tradicional comprendía una vaina fabricada de un tubo de papel provisto de una tapa de papel de base y un culote de latón o de acero, conjuntamente con la pólvora explosiva, un taco interior de fibras y los perdigones de plomo. Con la llegada de los plásticos las vainas y los tacos ís interiores fueron sustituidos por plásticos de sintéticos derivados del petróleo como el polietileno.

Entendemos como cartucho el formado por culote, vaina y taco. El culote incluye el pistón detonante, la vaina contiene en su interior la pólvora el taco y los perdigones o proyectiles. El taco, es una pieza plástica en forma de 20 copa, que separa la carga de pólvora y los perdigones.

La misión del taco es múltiple: por un lado, aprovecha al máximo los gases producidos en la combustión de la pólvora gracias un perfecto sellado interno del cartucho en el momento del disparo y, por otro, contiene y protege

los perdigones en su trayecto por el interior del cañón evitando que se deformen por rozamiento con las paredes. Además, gracias a la flexión del pilar de unión de las dos cazoletas del taco, suaviza el retroceso del arma al amortiguar el impacto inicial que se produce en el momento del disparar.

El uso de cartuchos fabricados con plásticos no biodegradables

presenta problemas ecológicos importantes, al quedar el suelo natural plagado de vainas y tacos o trozos de ellos sin ningún tipo de tratamiento de residuos. Es en este acto de verter plásticos no biodegradables en la naturaleza sin darles siquiera tratamiento de reciclaje, donde se produce la ío contaminación del medioambiente, dado que tanto vainas como tacos permanecerán durante siglos antes de degradarse.

El problema de contaminación medioambiental se produce después del disparo cuando la vaina es expulsada del arma y queda en el suelo, y el taco interior también se proyecta después del disparo quedando también 15 esparcido por el suelo.

Actualmente los plásticos más utilizados son el polietileno (PET), que puede tardar en desaparecer del medioambiente incluso siglos. Es por todo ello, que en la actualidad se demande por parte de las asociaciones de caza y campos de tiro de un cartucho biodegradable que a la vez cumpla con las 20 funciones propias para el desarrollo de estos deportes y actividades.

En relación a los cartuchos de bioplásticos se interpreta que lo son aquellos que en su composición incluyen materiales biodegradables en un porcentaje que llegue al 50% de la mezcla, o que se biodegradan al 90%

como mínimo, quedando un residuo máximo del 10% de biomasa dentro de los primeros seis meses, para que se puedan homologar como biodegradables en Europa, según las normativa europea EN 13.432: 2000 "Requisitos de los envases y embalajes valorizables mediante compostaje y 5 biodegradación", EN 14.855 "Determinación de la biodegradabilidad aeróbica final y desintegración de materiales plásticos en condiciones de compostaje controladas", ASTM D6400-99 "Especificación Standard para los plásticos compostables", ASTM D5338-98 "Método de ensayo Standard para la determinación de la degradación aeróbica de los materiales plásticos en ío condiciones controladas de compostaje", la norma ISO 14.851 sobre la "Determinación de la biodegradabilidad aeróbica final de los materiales plásticos en medio acuoso" más que los materiales que superen indistintamente los parámetros de alguna de estas normativas, como es el caso de nuestros materiales.

No obstante, hay que precisar que los plásticos biodegradables pueden

proceder del petróleo y no deben confundirse con los bioplásticos. La norma ASTM D-5488-94d define "biodegradable" como "capaz de sufrir descomposición a dióxido de carbono, metano, agua, compuestos inorgánicos o biomasa, siendo el mecanismo predominante la acción 20 enzimática de microorganismos, que puede medirse mediante ensayos estándar, en un periodo especificado de tiempo, que refleja las condiciones de eliminación disponibles". Un bioplástico es un plástico de origen natural producido por un organismo vivo y con carácter biodegradable, sintetizado a

partir de fuentes de energía renovables, por lo que apenas produce contaminación.

La invención propuesta viene a resolver por completo ese problema ecológico que se crea cuando después de disparar un cartucho, acto que se 5 desarrolla en el campo, en plena naturaleza, quedan desperdigados, enterrados por el suelo los numerosos trozos de vainas y tacos. Si esto lo multiplicamos por todas las veces que se dispara tendremos como resultado un considerable daño a la naturaleza y a la fauna.

La presente invención se basa en una materia prima termoplástica ío biodegradable de polímeros y polímeros elastómeros como base principal, mezclados con termoplásticos biodegradables, que confieren la elasticidad necesaria a la vez que evitan roturas en su uso, manteniendo su condición de biodegradabilidad una vez que se utilice.

Estas novedades confieren al objeto de invención significativas 15 ventajas en relación con el estado de la técnica. Su aplicación industrial se encuadra en el ámbito de la elaboración cartuchos de escopeta y en particular de cartuchos biodegradables para la caza, tiro deportivo o militar.

La invención propuesta viene a resolver por completo ese problema ecológico que se crea cuando después de ser disparados, vainas y tacos 20 quedan abandonados en el medio ambiente, pues los bioplasticos se biodegradaran en cuestión de meses sin dejar rastro de contaminación.

ANTECEDENTES DE LA INVENCIÓN

El estado de la técnica en la elaboración de cartuchos de escopetas ha ido evolucionando para proporcionar cartuchos que faciliten el desarrollo del deporte la caza y tiro, pero que no minimizan totalmente los daños ecológicos, lo que supone la principal novedad de esta invención.

En este sentido encontramos un documento, aunque no propone los

materiales biodegradables para la elaboración de los cartuchos biodegradables que presenta esta invención.

Así el documento ES2100342T3 hace referencia a una vaina para cartuchos de escopeta fabricada por extrusión o conformación por presión ío equivalente de una composición a base de poliolefina de alta densidad, conteniendo esta composición almidón biodegradable y un compuesto estabilizador, siendo estable la composición conformada en la vaina hasta disparar la vaina en cuyo momento se destruye o se dispersa parcialmente el compuesto estabilizador de modo que tiene lugar una biodegradación en el 15 medio ambiente en el cual se deje la vaina.

Este documento versa de una composición que contiene un 43,15% de polietileno de alta densidad y un 43% de almidón, y si bien el almidón es biodegradable, no lo es el polietileno de alta densidad o la poliolefina, incluye también en su composición estearato cúprico, oxido cálcico férrico, 20 benzofenona y aceite de soja.

Según las normativas de biodegradabilidad antes expuestas, no está dentro del rango de la biodegradabilidad: ni en los porcentajes al peso, que deben ser superiores al 50%, ni en los materiales usados como... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1Cartuchos biodegradables para escopetas formado por vaina y taco interior compuesto de bioplásticos y termoplásticos para su extrusión e inyección en moldes, caracterizados porque la materia principal se compone 5 de polímeros biodegradables de origen vegetal, o polímeros elastómeros biodegradables de origen vegetal, o polímeros biodegradables de origen del petróleo o termoplásticos de origen del petróleo con un catalizador, con un mínimo del 50% de las mezclas, más una carga mineral inerte y no tóxica del grupo de los carbonates o sales minerales.

ío 2.- Cartuchos biodegradables para escopetas, según reivindicación 1

caracterizados por que los bioplásticos formados por polímeros elastómeros de origen vegetal que componen la materia son: caucho, látex o cualquier otro basado en polímeros elastómeros de origen vegetal, con un mínimo del 50%, y porque la carga agregada de minerales inertes y no tóxicos del grupo 15 de los carbonates y sales minerales son: el carbonato cálcico, bicarbonato sódico o sulfato de bario, con un máximo del 50% de la mezcla.

3.- Cartuchos biodegradables para escopetas, según reivindicación 1 caracterizados por que los bioplásticos formados por polímeros biodegradables de origen vegetal que componen la materia utilizada son: el 20 PLA, extraído de materiales vegetales con un mínimo del 50% y porque la carga agregada de minerales inertes y no tóxicos del grupo de los carbonates y sales minerales son: el carbonato cálcico, bicarbonato sódico o sulfato de bario, con un máximo del 50% de la mezcla.

4.- Cartuchos biodegradables para escopetas, según reivindicación 1

caracterizados porque la materia está compuesta por que el termoplástico biodegradable derivado del petróleo está compuesto por polímeros

biodegradables como la caprolactona o cualquier otro material similar con un

mínimo del 50% y porque la carga agregada de minerales inertes y no tóxicos del grupo de los carbonates y sales minerales son: el carbonato cálcico, bicarbonato sódico o sulfato de bario, con un máximo del 50% de la mezcla.

5.- Cartuchos biodegradables para escopetas, según reivindicación 1, caracterizados porque la materia está compuesta por polímeros

ío termoplásticos como el PET, PVC, ABS o cualquier otro material similar más un catalizador con un mínimo del 50% y porque la carga agregada de minerales inertes y no tóxicos del grupo de los carbonates y sales minerales son: el carbonato cálcico, bicarbonato sódico o sulfato de bario, con un máximo del 50% de la mezcla.

6.- Cartuchos biodegradables para escopetas, según reivindicaciones 1

y 2, caracterizados porque la materia está mezclada con bioplásticos formados por polímeros biodegradables de origen vegetal como el PLA, extraído del almidón, féculas y celulosas o cualquier otro material vegetal idóneo, o con termoplásticos biodegradables derivados del petróleo

compuestos por polímeros biodegradables como la caprolactona o cualquier otro material similar, o por polímeros termoplásticos como el PET, PVC, ABS o cualquier otro material similar más un catalizador, o con una mezcla de estos tres tipos de materiales con un máximo del 50% de la mezcla.

9.- Cartuchos biodegradables para escopetas, según reivindicaciones 1 y 3, caracterizados porque la materia está mezclada con bioplásticos formados por polímeros elastómeros de origen vegetal como caucho, látex, o cualquier otro basado en polímeros elastómeros de origen vegetal, s termoplástico biodegradable derivado del petróleo compuesto por polímeros biodegradables como la caprolactona o cualquier otro material similar, o por polímeros termoplásticos como el PET, PVC, ABS o cualquier otro material similar más un catalizador o con una mezcla de estos tres tipos de materiales con un máximo del 50% de la mezcla.

ío 10.- Cartuchos biodegradables para, según reivindicaciones 1 y 4,

caracterizados porque la materia utilizada está mezclada con bioplásticos formados por polímeros elastómeros de origen vegetal como caucho, látex, o cualquier otro basado en polímeros elastómeros de origen vegetal, o bioplásticos formados por polímeros biodegradables de origen vegetal como ís el PLA, extraído del almidón, féculas y celulosas o cualquier otro material vegetal idóneo, o por polímeros termoplásticos como el PET, PVC, ABS o cualquier otro material similar más un catalizador, o con una mezcla de estos tres tipos de materiales con un máximo del 50% de la mezcla.

11.- Cartuchos biodegradables para, según reivindicaciones 1 y 5, 20 caracterizados porque la materia está mezclada con bioplásticos formados por polímeros elastómeros de origen vegetal como caucho, látex, o cualquier otro basado en polímeros elastómeros de origen vegetal, o por bioplásticos formados por polímeros biodegradables de origen vegetal como el PLA, extraído del almidón, féculas y celulosas o cualquier otro material vegetal

idóneo, o con termoplásticos biodegradables derivados del petróleo compuestos por polímeros biodegradables como la caprolactona o cualquier otro material similar, o con una mezcla de estos tres tipos de materiales, con un máximo del 50% de la mezcla

12.- Cartuchos biodegradables para, según reivindicaciones 1 a 11,

caracterizados porque el peso específico de las mezclas oscila entre 0.6 gr/cm3 y 5 gr/cm3.