Péptidos derivados de FVIII y su uso en la inducción de tolerancia en pacientes hemofílicos.

Péptido que consiste en la secuencia EDNIMVTFRNQASR

Tipo: Patente Europea. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: E12159740.

Solicitante: Apitope International NV.

Nacionalidad solicitante: Bélgica.

Dirección: Agoralaan, geb. A bis 3590 Diepenbeek BELGICA.

Inventor/es: WRAITH,David.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION C — QUIMICA; METALURGIA > QUIMICA ORGANICA > PEPTIDOS (péptidos que contienen β -anillos lactamas... > Péptidos con más de 20 aminoácidos; Gastrinas;... > C07K14/755 (Factores VIII)
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen péptidos... > A61K38/37 (Factores VIII)

PDF original: ES-2525448_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Péptidos derivados de FVIII y su uso en la inducción de tolerancia en pacientes hemofílicos

Campo de la invención La presente invención se refiere a un péptido. En particular, se refiere a un péptido que puede derivarse del factor VIII (FVIII) . Los péptidos pueden usarse para reducir o prevenir la formación de anticuerpos inhibidores contra el factor VIII, por ejemplo en el tratamiento de hemofilia A y hemofilia adquirida.

Antecedentes de la invención Hemofilia La hemofilia pertenece a un grupo de trastornos sanguíneos hereditarios que incluye hemofilia A, hemofilia B (enfermedad de Christmas) y enfermedad de Von Willebrand.

En la hemofilia, la capacidad de la sangre para coagularse se ve gravemente reducida debido a que falta parcial o completamente un factor de coagulación esencial, dando como resultado un aumento del tiempo de hemorragia. La hemofilia A es una deficiencia del factor de coagulación VIII, mientras que la hemofilia B es una deficiencia del factor de coagulación IX. En ambas enfermedades, el gen defectuoso se encuentra en el cromosoma X, de modo que los estados están ligados al cromosoma X. La hemofilia A es cinco veces más común que la hemofilia B.

La hemofilia es un estado genético hereditario que dura toda la vida, que afecta a mujeres como portadoras y a hombres que heredan el estado. Aproximadamente una tercera parte de los nuevos diagnósticos son en casos en los que no hay una historia familiar previa. Aparece en todo el mundo y se produce en todos los grupos raciales. Aproximadamente 6.000 personas están afectadas con hemofilia en el R.U.

Los pacientes hemofílicos presentan hemorragia durante un periodo prolongado tras una lesión. Las lesiones externas tales como cortes y rasguños no plantean habitualmente problemas graves: a menudo es posible detener la hemorragia aplicando cierto grado de presión y cubriendo la zona afectada (por ejemplo, con un apósito) .

El principal problema es la hemorragia interna en articulaciones, músculos y tejidos blandos, que puede producirse espontáneamente. La hemorragia interna, tales como hemorragias en el cerebro, es muy difícil de manejar y puede ser mortal. La hemorragia repetida en las articulaciones produce dolor agudo y puede producir artritis y/o daño articular a largo plazo que conduce a incapacidad.

El tratamiento para la hemofilia es habitualmente mediante sustitución del factor de coagulación que falta. En hemofilia leve o moderada, pueden administrarse inyecciones en el momento en que se produce una hemorragia (terapia a demanda) . Sin embargo, en hemofilia grave, se administran inyecciones profilácticas regulares para ayudar a que se coagule la sangre y minimizar la probabilidad de daño articular a largo plazo.

Una complicación potencialmente grave de la terapia de sustitución de factores de coagulación para la hemofilia A es el desarrollo de anticuerpos que neutralizan la función procoagulante del factor VIII. Los inhibidores del factor VIII

se producen en aproximadamente el 25% de los pacientes con hemofilia A grave. Puesto que los pacientes con hemofilia A congénita pueden ser genéticamente deficientes en FVIII, la síntesis de inhibidores es una respuesta aloinmunitaria frente a la proteína foránea administrada para prevenir o tratar episodios hemorrágicos.

Las células T CD4+ desempeñan un papel fundamental en la respuesta inmunitaria frente a FVIII. Tras captarse por células presentadoras de antígeno (CPA) , FVIII experimenta degradación proteolítica para dar fragmentos peptídicos (Reding et al (2006) Haemophilia 12 (sup. 6) 30-36) . Estos péptidos se presentan entonces en la superficie de la CPA en asociación con moléculas de CMH de clase II. Este complejo lo reconoce entonces el receptor de células T de una célula CD4+ específica para FVIII. En presencia de las señales coestimuladoras apropiadas, este reconocimiento provoca en última instancia que la célula CD4+ dirija la síntesis de anticuerpos por células B.

La incidencia de formación de inhibidores aumenta inicialmente con el número de tratamientos con factor VIII, pero parece alcanzar una meseta tras 50-100 días de exposición. La formación de inhibidores es mucho más común en hemofilia grave que en la enfermedad moderada o leve y algunos defectos moleculares, lo más claramente grandes deleciones y mutaciones sin sentido en la cadena ligera del factor VIII, parecen predisponer a la formación de inhibidores. Parámetros tales como la concentración, el tipo (purificado o recombinante) del factor de sustitución, y el historial de tratamientos también pueden afectar a la probabilidad de producción de anticuerpos.

El manejo de pacientes con hemofilia con inhibidores es un reto continuo. La inducción de tolerancia inmunitaria (ITI) usando una técnica de desensibilización es satisfactoria en algunos pacientes con aloanticuerpos contra el factor

VIII. Este enfoque terapéutico requiere la exposición continua a la terapia de sustitución de factor, de modo que es una estrategia a largo plazo.

Aunque la ITI puede ser satisfactoria, una proporción significativa (aproximadamente el 30%) de los pacientes no responde a la ITI. Es mucho menos probable que los pacientes con altos títulos de inhibidor respondan al tratamiento. Otro factor contribuyente significativo es la edad al inicio cuando se comienza la ITI, con tasas de éxito enormemente disminuidas cuando el paciente tiene más de 20 años (Hay et al (2005) Seminars in Thrombosis and Hemostasis 32:15-21) .

Cuando la terapia con ITI es insatisfactoria, el inhibidor persiste generalmente durante toda la vida, y debido a que tales pacientes son habitualmente pacientes de alta respuesta, es necesario tratar episodios de hemorragia con productos de desvío de FVIII, tales como concentrados de complejo de protrombina activada (FEIBA™) y FVII activado recombinante. Sin embargo, el uso de tales agentes está asociado con acontecimientos adversos tales como coagulación intravascular diseminada, infarto agudo de miocardio, émbolo pulmonar y trombosis (Achar y a y DiMichele (2006) Best Practice & Research Clinical Haematology 19:51-66) .

A veces se usa la terapia inmunosupresora para pacientes que no responden a ITI. El tratamiento incluye la administración de fármacos inmunosupresores tales como ciclofosfamida, prednisona, azatioprina y ciclosporina que seleccionan como diana de manera inespecífica el sistema inmunitario. Estos tratamientos pueden tener efectos secundarios asociados con la inmunosupresión general.

Existe un interés renovado en la reducción selectiva de células B usando Rituximab™, un anticuerpo monoclonal humanizado frente al antígeno CD20 de células B. Sin embargo, se han producido reacciones a la infusión, enfermedad del suero e infecciones oportunistas en algunos niños tratados con este fármaco (DiMichele (2007) J Thromb Haemost 5:143-50) .

Hemofilia adquirida La hemofilia adquirida es un raro estado autoinmunitario que afecta a entre 1 y 4 personas por millón. En este estado, los sujetos que no han nacido con hemofilia desarrollan anticuerpos contra uno de los factores de coagulación tales como el factor VIII. Se cree que el embarazo y enfermedades autoinmunitarias tales como artritis reumatoide y cáncer pueden aumentar el riesgo de desarrollar hemofilia adquirida. Aunque existen diferencias en los mecanismos inmunitarios subyacentes que conducen a su producción, las manifestaciones clínicas de los inhibidores de FVIII producidos en respuesta a la terapia de sustitución de factores de coagulación y los producidos en hemofilia adquirida son similares.

Los pacientes con hemofilia adquirida tienen una tasa de mortalidad que se aproxima al 25%, debido en parte a la asociación de... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Péptido que consiste en la secuencia EDNIMVTFRNQASR.

2. Composición que comprende una pluralidad de péptidos, incluyendo un péptido según la reivindicación 1.

3. Péptido según la reivindicación 1, o composición según la reivindicación 2, para su uso en el tratamiento de hemofilia en un sujeto.

4. Péptido según la reivindicación 1, o composición según la reivindicación 2, para su uso en el tratamiento de hemofilia en un sujeto según la reivindicación 3, en el que el sujeto

(a) tiene hemofilia A, y está sometiéndose, o está a punto de someterse, a terapia de sustitución de factor VIII; o

(b) tiene, o corre el riesgo de contraer, hemofilia adquirida

5. A Péptido según la reivindicación 1, o composición según la reivindicación 2, para su uso en el tratamiento de hemofilia en un sujeto según la reivindicación 3, en el que el sujeto es HLA-DR2.