Papel absorbente como medio de promoción de bebidas alcohólicas a traves de los aromas.

1. El papel o tela absorbente como medio de promoción de las bebidas alcohólicas a través de los aromas que consiste en un papel o tela impregnado de un líquido con aromas concentrados del licor o vino envuelto en un envase de plástico o papel de plata

, donde se mantenga y conserven los aromas, el cual podrá ser destruido en su apertura o podrá ser cerrado de nuevo una vez abierto.

Tipo: Modelo de Utilidad. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: U201400183.

Solicitante: HERRERO ALVAREZ, Alejandro.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: HERRERO ALVAREZ,Alejandro.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION C — QUIMICA; METALURGIA > BIOQUIMICA; CERVEZA; BEBIDAS ALCOHOLICAS; VINO; VINAGRE;... > PASTEURIZACION, ESTERILIZACION, CONSERVACION, PURIFICACION,... > Pasteurización, esterilización, conservación,... > C12H1/16 (por medios físicos, p. ej. irradiación)
  • SECCION B — TECNICAS INDUSTRIALES DIVERSAS; TRANSPORTES > PULVERIZACION O ATOMIZACION EN GENERAL; APLICACION... > APARATOS PARA LA APLICACION DE LIQUIDOS U OTROS MATERIALES... > B05C21/00 (Accesorios o instrumentos empleados para la aplicación de líquidos u otros materiales fluidos a superficies, no previstos en los grupos B05C 1/00 - B05C 19/00)
google+ twitter facebookPin it
Papel absorbente como medio de promoción de bebidas alcohólicas a traves de los aromas.

Fragmento de la descripción:

a) Titulo.

Papel o tela absorbente como medio de promoción de bebidas alcohólicas a través de los aromas.

b) Indicación del sector de la técnica.

La promoción de los licores y vinos en la actualidad resulta estar muy limitada a catas de prueba, donde se puede apreciar el sabor y aroma pero con alto coste de infraestructura, o de promoción en la prensa, revistas y folletos escrita o través de anuncios televisivos o de radio.

Salvo en las catas de prueba, en el resto de promociones se pierde la mayor parte de atractivo de los licores y vinos, que es su aroma.

El aroma de los licores y vinos actúa a través del olfato armonizando los estados psíquicos emocionales y espirituales, ya que el sentido del olfato está relacionado a nuestras emociones por estar directamente conectado al cerebro donde se encuentra el centro de las emociones.

De esta forma al oler un aroma agradable evoca directamente emociones relacionadas con el placer, obteniendo un deseo inmediato de probar a través del sentido del gusto el producto que ha generado esta emoción.

Se tiene que tener en cuenta que la sensibilidad del olfato es 10.000 veces superior a la del gusto. Los sabores fundamentales son cuatro, mientras que los olores son la resultante de muchas sensaciones elementales, pueden enmascararse entre sí y la mezcla de varios aromas produce aromas nuevos.

Una persona normal acumula en la memoria hasta 40.000 aromas diferentes y con la práctica puede llegar a los 100.000 (generalmente alcanzados por quienes tienen a su cargo descubrir los aromas de los perfumes).

Uno de los sentidos que participa en la degustación o cata de un vino o licor es el olfato, y es necesario captar sus aromas para poder disfrutarlo.

En cada vino o licor se pueden encontrar muchos aromas, experiencia gratificante, el estilo de alguna bodega, o inclusive una zona determinada.

Por lo tanto, a través del sentido del olfato se generaría una promoción más efectiva de los productos que logren activar esta emoción.

Además de estar muy vinculado a las emociones, nuestro sentido olfativo tiene un mayor impacto en nuestra memoria que lo que percibimos con los ojos. También existe un vínculo entre olfato y retentiva que se ha observado en quienes padecen Alzheimer, enfermedad en la que ambas capacidades se van perdiendo poco a poco.

Al repasar mentalmente un paseo por el campo tenemos más posibilidades de evocar una flor, cuyo dulce aroma percibimos, que la espectacular puesta del sol que alegró nuestros ojos. Esto se debe a que las personas recuerdan hasta el 35 por ciento de lo que huelen y solamente el

por ciento de lo que ven, según la psicóloga Silvia Álava, que dirigió ei estudio "Los olores y las emociones", en ei que participaron 1.000 sujetos de ambos sexos, de entre 25 y 45 años.

Según los autores de la investigación, elaborada por Ambi Pur, cuando olfateamos un perfume se produce un registro en nuestro cerebro similar al de la emoción relacionada con la que se percibió por primera vez con esa fragancia.

El 83 por ciento de los entrevistados para este estudio aseguran que evocan momentos felices con ciertos olores, y un 46,3 por ciento reconoce que, volver a disfrutar por el olfato algo familiar como el material escolar de la infancia o la crema solar de las vacaciones pasadas, les influye más que volver a verlo o escucharlo.

La lengua sólo percibe si el vino o licor es dulce, ácido (en ios lados), salado ( en los lados frontales), ó amargo ( en la parte posterior).

Los componentes volátiles (éteres y aldehidos) se elevan como vapor desde las fosas nasales y desde la parte la parte posterior del paladar, hasta la parte superior de la cavidad nasal. La humedad de esta actividad disuelve los vapores y los nervios finísimos lo llevan al bulbo olfatorio en el cerebro. Detrás del bulbo olfatorio se encuentra el bulbo temporal, el almacén de la memoria.

Las sensaciones olfativas despiertan fácilmente recuerdos, la experiencia es analizada en el lóbulo parietal, y el juicio es formado en el lóbulo frontal.

"La memoria es capaz de percibir hasta 10.000 aromas distintos, aunque únicamente es capaz de reconocer 200 olores", ha explicado Álava, quien afirma que "al oler se estimula el sistema límbico", un complejo conjunto de estructuras cerebrales que procesa las respuestas fisiológicas a los estímulos emocionales.

El vino pone en marcha el cerebro y aparecen los recuerdos, pero enseguida se impone el delicado equilibro de las funciones cerebrales. Por consiguiente los catadores escupen el vino después de haber obtenido de él toda la información que necesitan.

En el caso del vino, los aromas se clasifican en aromas primarios, que son los que se desprenden sin agitar la copa, los secundarios que provienen de la etapa de fermentación y terciarios, a los que muchos le dicen "bouquet" son los que se van adquiriendo a través del tiempo de guarda, todos estos aromas son fundamentales para degustar un vino o licor.

Cuando catamos un vino o licor, iniciamos con la nariz, tratando de identificar esos primeros aromas que nos presenta el vino, servido en la copa, olfatearlo profundamente para identificar los aromas que presentarán antes de agitarse la copa, aparecen olores a frutas, madera, especias, un viaje que nos transporta al momento de oler, sabremos reconocer su intensidad aromática, suave o potente.

El presente modelo de utilidad viene a resolver dicho problema de solo poder promocionar con las catas los aroma de los vinos o licores, ya que al desarrollar un medio para que se pueda apreciar los aromas de los vinos y licores de forma sencilla se promocionaría mejor el producto al mostrar y poder apreciar una de sus principales características: el aroma.

b) Indicación del estado de la técnica.

No se tiene constancia de que exista desarrollado un producto similar o parecido.

c) Explicación de la invención de una manera clara y completa de forma que un experto en la materia pueda llevarla a la práctica, que permita una comprensión del problema técnico planteado así como ia solución al mismo, indicando las ventajas de la invención con relación al estado de la técnica anterior.

El modelo de utilidad reivindicado consiste en un papel o tela absorbente impregnado de un liquido con aromas concentrados del licor o vino, envuelto en un embase de plástico o papel de plata, donde se mantenga y conserven los aromas.

El objeto de este papel o tela absorbente consiste en mostrar a través del sentido del olfato los aromas de los vinos y licores para promocionar su venta y distribución a través de una de las principales cualidades de los vinos y licores: el aroma.

Este papel o tela absorbente impregnado envuelto en el embase se puede entregar como unidad independiente, o incluido en revistas o incluso en la etiqueta del vino o licor para que pueda apreciar el aroma antes de la apertura de la botella.

Son numerosas las ventajas que aporta este medio de promoción de los vinos y licores a través de sus aromas, como son las siguientes:

Aporta al consumidor la característica fundamental de los licores y vinos, que es su aroma.

Recuerdo del producto 35 veces superior a la publicidad gráfica.

Eficacia superior a de otro medio de promoción, salvo el de la cata.

Producto sencillo de fabricar.

Producto sencillo de distribuir mediante prensa, revistas o maiiing.

Coste relativamente bajo.

e) Descripción de los dibuios.

La figura 1 muestra el envoltorio del papel absorbente, y la figura 2 muestra la toallita de papel o tela impregnada con el aroma correspondiente.

f) Exposición detallada de, al menos, un modo de realización de la invención.

...

 


Reivindicaciones:

1. El papel o tela absorbente como medio de promoción de las bebidas alcohólicas a través de los aromas que consiste en un papel o tela impregnado de un líquido con aromas concentrados del licor o vino envuelto en un envase de plástico o papel de plata, donde se mantenga y conserven los aromas, el cual podrá ser destruido en su apertura o podrá ser cerrado de nuevo una vez abierto.