Utensilio de jardinería y huertas, en especial una barrera anti-babosas y anti-caracoles.

1. Una barrera antibabosas y anticaracoles, que comprende de una pluralidad de placas

(1) para rodear un lecho de plantas y flores, jardines, zonas de cultivo o fachadas de viviendas y otras edificaciones, caracterizado porque presenta: materiales punzantes (2) fijados a la cara superior de la placa.

2. Una barrera según reivindicación 1 donde cada placa es de forma de un trapecio isósceles.

3. Una barrera según reivindicación 1 donde cada placa está fabricada de hormigón o de otro material duradero.

4. Una barrera según reivindicación 1 donde los materiales punzantes fijados a cada placa comprenden de conchas de mar rotas o piedras punzantes, una combinación de estos dos materiales punzantes, o de cualquier otro material punzante.

5. Una barrera según reivindicación 1 donde se usa un pegamento para fijar el material punzante a cada placa.

Tipo: Modelo de Utilidad. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: U201301117.

Solicitante: SINCLAIR CLARKE, Andrew.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: SINCLAIR CLARKE,Andrew.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > AGRICULTURA; SILVICULTURA; CRIA; CAZA; CAPTURA; PESCA > CAPTURA O CAZA DE ANIMALES, AHUYENTADORES PARA ANIMALES... > Dispositivos para ahuyentar o repeler, p. ej. espantapájaros > A01M29/30 (prevención u obstrucción al acceso o pasaje, p. ej. utilizando medios tipo barreras, pinchos, cuerdas, obstáculos o agua rociada)
google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Utensilio de jardinería y huertas, en especial una barrera anti-babosas y anti-caracoles.

Sector de la técnica La presente invención se refiere a un utensilio de jardinería, de agricultura e incluso se refiere también como utensilio de la construcción para el revestimiento protector de fachadas de viviendas u otro tipo de edificación. Dicho utensilio impide el paso de babosas y caracoles, y de esta manera protege jardines, huertas, zonas de cultivo y muros exteriores de edificaciones de dichas criaturas que son consideradas como pestes.

Estado de la técnica El problema de la invasión de jardines y zonas de cultivo por babosas y caracoles es un problema que ha sido tratado de diferentes maneras a través de diferentes tipos de productos, ya sean químicos o físicos, obteniendo a veces resultados positivos pero a la vez presentando todos ellos inconvenientes significativos. Los productos químicos, con la excepción de la sal, en concreto los productos venenosos, tienen la desventaja de contaminar el ecosistema y de dejar los restos de las babosas y caracoles. Aunque la sal no es un producto contaminante, su permanencia en la tierra es de una duración corta ya que la sal es diluida por la lluvia y otros agentes atmosféricos fácilmente y además su uso en grandes cantidades no es bueno para la tierra y también deja los desagradables restos de babosas y caracoles descompuestos teniendo que ser éstos recogidos. El cobre funciona como una barrera física y química a la vez, pero tiene la desventaja de ser caro, de dejar residuos de babosas y caracoles debido a la reacción electrolítica al haber entrado éstos en contacto con el cobre y la desventaja de contaminar con el tiempo la tierra, además no es un elemento atractivo en jardines.

Esta invención se refiere a un utensilio compuesto por objetos punzantes que funciona como una barrera física que impide el paso de las babosas y caracoles protegiendo el área donde se encuentran plantas, flores y hortalizas. El uso como barrera anti-babosas y anti-caracoles de tales objetos punzantes dispersos como piedras, conchas rotas y hojas de acebo por jardines y zonas de cultivo es bien conocido pero la dispersión de dichos objetos tiene la desventaja de que éstos sean esparcidos por la tierra y enterrados en la tierra fácilmente por acción de los agentes atmosféricos, de los animales, del hombre o de la caída de hojas, limitando significativamente su eficacia. Por esto mismo, la dispersión de dichos materiales como uso para barrera anti babosas y anti caracoles presenta muchos inconvenientes ya que su instalación y mantenimiento tiene que ser constante, requiere mucho tiempo y es trabajoso.

Explicación Por lo tanto, la presente invención tiene el cometido de presentar una barrera que comprende materiales punzantes y que funciona como obstáculo que imposibilita el paso de babosas y caracoles, es fácil de mantener, no se dispersa ni se queda enterrada en la tierra y es estéticamente atractiva. El cometido se soluciona con un utensilio de acuerdo con la reivindicación 1. Otras configuraciones ventajosas del utensilio son objeto de las reivindicaciones dependientes. De acuerdo con esto se presenta un utensilio de jardinería que es una barrera para las babosas y caracoles. La barrera se comprende de una pluralidad de placas que contienen materiales punzantes fijados en la cara superior de cada placa.

Descripción detallada de la invención Esta invención presenta una barrera cuya soporte es una placa sobre la cual están fijadas conchas de mar rotas punzantes o piedras punzantes, o una combinación de ambas o cualquier material punzante que pueda considerarse seguro; esta placa será colocada al conjunto de otras placas idénticas alrededor de plantas, flores u hortalizas para así todas ellas formar una barrera anti babosas y anti caracoles. El material punzante puede ser incrustado en la placa si la placa está hecha de un material como el hormigón o cualquier tipo de material que se cuaje al año o a temperaturas a las cuales resista el material punzante, o puede ser pegado con un pegamento si la placa está hecha de un material duro o de un material como la cerámica que requiere de temperaturas muy altas para cuajarse, las cuales no resistiría el material punzante. Debido a las características de la placa, la barrera puede ser instalada y mantenida fácilmente ya que se puede limpiar con tan sólo sacudir o cepillar las placas que lo requieran. La forma de la distribución de las placas puede ser modificada fácilmente. La placa puede ser de cualquier forma geométrica, pero la forma óptima es la de un trapecio isósceles, permitiendo esta forma colocar las placas en esquinas, círculos o líneas curvas y rectas adaptándolas así a la forma que se requiera según el área de flores, plantas u hortalizas a proteger. Las placas se pueden fabricar de hormigón, ladrillo o cerámica a modo de tejas o baldosas ya que estos materiales son fuertes, fáciles de fabricar y también son resistentes, aunque se pueden fabricar de cualquier otro material que lo permita. Se usan preferiblemente conchas de mar rotas como material punzante para fijar a la placa ya que son muy eficaces y además su aspecto natural es atractivo, aunque otros materiales punzantes como trozos

de piedra como el sílex y otros materiales punzantes que no sean peligrosos para las personas a la hora de manejar la barrera o para otros individuos o animales que no sean gasterópodos son también una posibilidad. Sin embargo la propuesta ideal para esta invención es una barrera que comprenda de materiales orgánicos tales como las conchas de mar.

Breve descripción de los dibujos

FIGURA 1 es una vista tridimensional de la placa entera.

FIGURA 2 es una vista bidimensional desde arriba de placas colocadas en una fila para formar una barrera a lo largo de una hilera de plantas.

FIGURA 3 es una vista desde arriba de placas colocadas en un círculo rodeando los bordes de un maceta.

FIGURA 4 es una vista desde arriba de placas colocadas de tal manera que forman una barrera en forma de esquina en la esquina de un lecho de plantas.

Exposición detallada de un modo de realización de la invención Según posible forma de realización, tal y como se muestra en la figura 1, la barrera comprende de una placa de hormigón de forma trapezoidal y cubierta por conchas de mar rotas punzantes 2, que están firmemente fijadas a la placa y por lo tanto incrustadas al hormigón. Las figuras 2, 3 y 4 muestran como pueden ser colocadas las placas con el fin de formar una barrera en línea, en círculo, en esquina o en curva para encajar con los contornos de los lechos de plantas y macetas. Con el fin de que tales combinaciones de formas de la barrera sean posibles, se recomienda que los ángulos de la placa de forma trapecio isósceles permitan un número de placas que sean divisibles por cuatro para así poder encajar en un círculo y también para a la vez poder formar un ángulo recto. Hay varios grados de ángulos que hacen que esto sea posible, pero es preferible que los ángulos del borde paralelo (base del trapecio) más corto y de los bordes no paralelos (lados laterales del trapecio) sean de 112, 5 grados, y que los ángulos del borde paralelo (base del trapecio) más largo y de los bordes no paralelos (lados laterales del trapecio) sean de 67, 5 grados. Este es el diseño más cómodo, pues permite que un número de ocho placas encajen para formar una barrera en circulo tal y como se muestra en la figura 3. En dicha figura todas las placas están colocadas con los bordes paralelos más cortos juntos siendo dichos bordes la línea interior del círculo, y los bordes paralelos más largos juntos siendo dichos bordes la línea exterior del círculo. De otra manera si colocamos los bordes paralelos más largos junto con...

 


Reivindicaciones:

1. Una barrera anti babosas y anti caracoles, que comprende de una pluralidad de placas (1) para rodear un lecho de plantas y flores, jardines, zonas de cultivo o fachadas de viviendas y otras edificaciones, caracterizado porque 5 presenta: materiales punzantes (2) fijados a la cara superior de la placa.

2. Una barrera según reivindicación 1 donde cada placa es de forma de un trapecio isósceles.

3. Una barrera según reivindicación 1 donde cada placa está fabricada de hormigón o de otro material duradero.

4. Una barrera según reivindicación 1 donde los materiales punzantes fijados a cada placa comprenden de conchas de mar rotas o piedras punzantes, una combinación de estos dos materiales punzantes, o de cualquier otro material punzante.

5. Una barrera según reivindicación 1 donde se usa un pegamento para fijar el material punzante a cada placa.