Uso de antagonistas opioides para la preparación de un medicamento en el tratamiento de enfermedades degenerativas de la retina.

El uso de antagonistas opioides o sus sales y derivados farmacéuticamente aceptables que consiste en naltrexona

, naloxona o nalmefeno a una dosis de desde 1 a 10 mg, preferiblemente 4,5 mg al día para usos internos, y en una concentración de 0,5% a 10% p/p, preferiblemente 1% p/p para usos externos, en una dosis o en dosis divididas, preferiblemente durante la noche para la preparación de un medicamento para tratar enfermedades degenerativas de la retina del ojo humano que consiste en degeneración macular relacionada con la edad o retinitis pigmentosa por bloqueo de manera selectiva de los sitios receptores de opioides del paciente.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/IB2008/002412.

Solicitante: Imuneks Farma Ilaç Sanayi Ve Ticaret A.S.

Nacionalidad solicitante: Turquía.

Dirección: Pak is Merkezi Prof. Dr. Bülent Tarcan, Sok. No: 5/1, Gayrettepe 34349 Istanbul TURQUIA.

Inventor/es: PISAK,IBRAHIM MUSTAFA ISKENDER, SELAMOGLU,MEHMET LEVENT, PAK,NEVHIZ, BINGOL,SEMRA.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > A61K31/00 (Preparaciones medicinales que contienen ingredientes orgánicos activos)
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen ingredientes... > A61K31/485 (Derivados del morfinano, p. ej. morfina, codeína)
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > ACTIVIDAD TERAPEUTICA ESPECIFICA DE COMPUESTOS QUIMICOS... > Medicamentos para tratar los trastornos de los sentidos > A61P27/02 (Agentes oftálmicos)

PDF original: ES-2475199_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Uso de antagonistas opioides para la preparaciïn de un medicamento en el tratamiento de enfermedades degenerativas de la retina.

Antecedentes de la invenciïn La presente invenciïn se refiere al campo de la farmacia y trata de la preparaciïn de un nuevo medicamento para la terapia de enfermedades degenerativas de la retina.

La retina que es la porciïn del ojo sensible a la luz, es un tejido complejo que contiene cïlulas fotorreceptoras especializadas denominadas varillas y conos. Los fotorreceptores se conectan a una red de cïlulas nerviosas para el procesamiento local de la informaciïn visual. Esta informaciïn es enviada al cerebro para decodificaciïn en una imagen visual. Las varillas se sitïan en su mayorïa lejos del centro del ojo en la periferia de la retina. La concentraciïn mïs alta de conos se encuentra en el centro de la retina, la mïcula, que es necesaria para la agudeza visual.

Bajo la retina estï la coroides, una colecciïn de vasos sanguïneos embebidos dentro de un tejido fibroso y el epitelio pigmentado (EP) , que recubre la capa coroidea. Las cïlulas del epitelio pigmentario retinal (RPE, por sus siglas en inglïs) proporcionan soporte, protecciïn y nutriciïn a la retina sensible a la luz y cooperan con otras cïlulas de la retina para mantener la funciïn visual normal. La disfunciïn y/o pïrdida de estas cïlulas del RPE desempeïa un papel crïtico en el desarrollo de la pïrdida de visiïn.

Las cïlulas del RPE son clave para la supervivencia de las cïlulas fotorreceptoras que son susceptibles en particular de lesiïn puesto que con frecuencia son las primeras cïlulas que se degeneran o sufren daïo como resultado de un proceso o estado traumatizante. Los defectos hereditarios en genes especïficos, desprendimiento de retina, trastornos circulatorios, sobreexposiciïn a la luz, efectos tïxicos para fïrmacos y deficiencias nutricionales estïn entre la amplia serie de causas que pueden dar como resultado la muerte de cïlulas fotorreceptoras.

La retina es susceptible de una variedad de enfermedades, incluyendo degeneraciïn macular relacionada con la edad, retinitis pigmentosa, retinopatïa diabïtica y otras degeneraciones de la retina heredadas, uveïtis, desprendimiento de retina y tumores malignos del ojo.

Retinitis pigmentosa (RP) designa un grupo de enfermedades heredadas que afectan a la retina y se caracterizan por una destrucciïn gradual de las varillas y conos, dando como resultado una pïrdida progresiva de visiïn y, posiblemente, ceguera. Normalmente, las cïlulas varilla son las primeras que se degeneran, causando ceguera nocturna y “visiïn de tïnel”. La pïrdida de visiïn central tardïa en el transcurso de la enfermedad puede tener lugar en algunos casos. La RP con frecuencia se diagnostica durante la infancia o en la edad madura temprana. La velocidad de progresiïn varïa. Hasta la fecha, no hay manera conocida de detener la degeneraciïn de la retina o de curar la enfermedad.

La causa principal de pïrdida visual entre los ancianos es la degeneraciïn macular, con frecuencia denominada AMD o ARMD (degeneraciïn macular relacionada con la edad, por sus siglas en inglïs) , signos de la cual aparecen despuïs de los 50. Como se documenta en el mundo occidental, es una causa principal de pïrdida permanente de visiïn con una prevalencia de 8, 5% en personas con menos de 54 aïos y de 37% en personas de mïs de 75 aïos. Aumentando la esperanza de vida continuamente en todo el mundo, la pïrdida de visiïn asociada a AMD es un problema creciente.

La AMD tiene lugar con degeneraciïn de la mïcula, que es la parte de la retina responsable de la visiïn central, aguda, necesaria para leer o conducir. Se diagnostica como seca (no neovascular) o hïmeda (neovascular) . Neovascular se refiere a crecimiento de nuevos vasos sanguïneos en la mïcula, donde se supone que no hay. La forma seca es mïs comïn que la hïmeda, con aproximadamente 85-90 por ciento de los pacientes diagnosticados. La forma hïmeda de la enfermedad conduce normalmente a pïrdida de visiïn mïs seria.

La AMD seca como una fase temprana de la enfermedad y puede resultar del envejecimiento y afinamiento de los tejidos maculares, depositïndose pigmento en la mïcula o una combinaciïn de los dos procesos. La degeneraciïn macular seca se diagnostica cuando las manchas amarillentas conocidas como drusas se empiezan a acumular desde depïsitos o partïculas de tejido que se deteriora principalmente en el ïrea de la mïcula. En aproximadamente el 10 por ciento de los casos, la AMD seca progresa a una forma hïmeda mïs avanzada y daïina cuando crecen nuevos vasos sanguïneos debajo de la retina y se fuga sangre y fluido. Esta fuga causa daïo permanente a las cïlulas de la retina sensibles a la luz, que mueren y crean manchas ciegas en la visiïn central.

Ademïs de afectar a las poblaciones mayores, la AMD parece producirse en blancos y mujeres en particular. La enfermedad tambiïn puede resultar como un efecto secundario de algunos fïrmacos. Tambiïn parece darse en familias. Factores de riesgo identificados comïnmente incluyen: fumar, alta tensiïn arterial, color de ojos mïs claros, obesidad e inactividad.

Las drusas son acumulaciones amarillas o blancas diminutas de material extracelular que se acumula en la

membrana de Bruch del ojo. La presencia de una pequeïa drusa es normal con el avance de la edad y la mayorïa de las personas con mïs de 40 presentan alguna drusa dura. No se sabe con claridad si las drusas fomentan la AMD o son asintomïticas de un proceso subyacente que causa AMD. Sin embargo, un aumento en el tamaïo y/o nïmero de drusas aumenta el riesgo de la persona a desarrollar degeneraciïn macular. (Ref. 1)

Se cree que las drusas estïn asociadas a los procesos metabïlicos que tienen lugar por todo el cuerpo. La fuente de las proteïnas y los lïpidos en las drusas tampoco estï muy claro con potenciales contribuciones por ambos, el epitelio pigmentario retinal (RPE) y la coroides.

Diversos elementos traza estïn presentes en las drusas (Ref. 2) , siendo el cinc el mïs concentrado. (Ref. 3)

La composiciïn de proteïnas de las drusas incluye apolipoproteïnas y miembros del sistema de complemento. Se ha sugerido que el cinc desempeïa una funciïn en la formaciïn de las drusas por precipitaciïn e inhibiciïn de los elementos de la cascada de complemento. (Ref. 3) La presencia de molïculas que regulan la inflamaciïn ha conducido a algunos investigadores a concluir que las drusas son un producto del sistema inmunitario humano. (Ref. 4)

El tratamiento de la degeneraciïn macular ha sido decepcionante hasta hoy. En el mejor de los casos, los tratamientos mïs valiosos ayudan a evitar la pïrdida de visiïn adicional mïs bien que a mejorar la visiïn. En la actualidad, no hay tratamiento que pueda revertir este curso. Se han empezado diversos ensayos clïnicos. (Ref. 5)

Hoy en dïa, hay dos principales intervenciones.

El Estudio de las Enfermedades del Ojo Relacionadas con la Edad (AREDS, por sus siglas en inglïs) conducido por el Instituto Nacional del Ojo mostrï que el tratamiento con antioxidantes y cinc reduce la probabilidad de desarrollar degeneraciïn macular avanzada asï como pïrdida moderada de la visiïn. Muchos investigadores y profesionales habilitados del cuidado de los ojos creen que ciertos nutrientes -cinc, luteïna, zeaxantina y vitaminas A, C y E ayudan a disminuir el riesgo de AMD o retardar el progreso. La segunda fase del estudio de AREDS empezï a finales de 2.005 para evaluar si los efectos protectores similares contra la enfermedad podïan se podïan asociar a otros nutrientes tales como ïcidos grasos omega-3 asï como luteïna y zeaxantina encontradas en las verduras de hoja.

La segunda... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. El uso de antagonistas opioides o sus sales y derivados farmacïuticamente aceptables que consiste en naltrexona, naloxona o nalmefeno a una dosis de desde 1 a 10 mg, preferiblemente 4, 5 mg al dïa para usos internos, y en una concentraciïn de 0, 5% a 10% p/p, preferiblemente 1% p/p para usos externos, en una dosis o en dosis divididas, preferiblemente durante la noche para la preparaciïn de un medicamento para tratar enfermedades degenerativas de la retina del ojo humano que consiste en degeneraciïn macular relacionada con la edad o retinitis pigmentosa por bloqueo de manera selectiva de los sitios receptores de opioides del paciente.

2. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que la naltrexona es la sustancia activa del medicamento.

3. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que la naloxona es la sustancia activa del medicamento.

4. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que el nalmefeno es la sustancia activa del medicamento.

5. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que la terapia se dirige a degeneraciïn macular (AMD) y retinitis pigmentosa (RP) .

6. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que el antagonista opioide tal como naltrexona, naloxona o nalmefeno se administra al paciente por vïa oral.

7. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que el antagonista opioide tal como naltrexona, naloxona o nalmefeno se administra al paciente en una forma farmacïutica oral que comprende: un comprimido, comprimidos recubiertos, comprimidos masticables, comprimidos dispersables, comprimidos de disoluciïn rïpida, comprimidos sublinguales, comprimidos efervescentes, grïnulos efervescentes, grageas, cïpsulas, sobrecitos, sellos, comprimidos ovalados, tabletas, liposomas, polvos, grïnulos, polvos para suspensiones, polvos para disoluciones, disoluciones, emulsiones, lïquidos y jarabes.

8. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que el antagonista opioide tal como naltrexona, naloxona o nalmefeno se administra al paciente por vïa parenteral.

9. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que el antagonista opioide tal como naltrexona, naloxona o nalmefeno se administra al paciente subcutïnea, intramuscular o intravenosa.

10. El uso de antagonistas opioides segïn la reivindicaciïn 1, en el que el antagonista opioide tal como naltrexona, naloxona o nalmefeno se administra al paciente por vïa tïpica en la forma de: cremas, pomadas, geles, gotas para los ojos, lociones, supositorios y enemas.

11. El uso de antagonistas opioides segïn las reivindicaciones precedentes, en el que el medicamento se administra diariamente al paciente, en una dosis de 1-10 mg del antagonista opioide para usos internos, lo mïs preferiblemente a aproximadamente 4, 5 mg al dïa, y en una concentraciïn de 0, 5%-10% para usos externos, preferiblemente 1% p/p, en una dosis o en dosis divididas, preferiblemente durante la noche, para la mejor actividad de bloqueo selectiva de receptores.

12. El uso de antagonistas opioides segïn las reivindicaciones precedentes, en el que el medicamento contiene ademïs del antagonista opioide tal como naltrexona, naloxona o nalmefeno otros fïrmacos o sustancias farmacolïgicamente eficaces.