Munición no letal.

Un proyectil no letal que comprende:

un componente de cabeza macizo, de material deformable

,

un componente de base, y

medios dispuestos en el componente de cabeza para aumentar el área superficial de impacto del proyectil, caracterizado por que los medios dispuestos en el componente de cabeza para aumentar el área superficial de impacto incluyen al menos una ranura que se extiende en el interior del componente de cabeza desde una superficie de extremo de contacto del componente de cabeza, por lo que la ranura divide el componente de cabeza en dos secciones en forma cuña diferenciadas, configuradas para deformarse y esparcirse al impactar con un objetivo

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/US2007/004186.

Solicitante: Safariland, LLC.

Nacionalidad solicitante: Estados Unidos de América.

Dirección: 13386 International Parkway Jacksonville, FL 32218 ESTADOS UNIDOS DE AMERICA.

Inventor/es: KAPELES,JOHN A.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION F — MECANICA; ILUMINACION; CALEFACCION;... > MUNICIONES; VOLADURA > CARGAS EXPLOSIVAS, p. ej. PARA VOLADURA; FUEGOS ARTIFICIALES;... > Proyectiles caracterizados por disposiciones para... > F42B14/06 (Proyectiles subcalibrados provistos de calzos; Calzos para dichos proyectiles)

PDF original: ES-2458620_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Munición no letal

Campo de la invención Esta invención se refiere al campo de la munición de impacto no letal y, más particularmente, a munición que está destinada a disparar un proyectil al cuerpo de un objetivo para infligir un traumatismo no incisivo y provocar un sometimiento mediante el dolor sin causar graves lesiones corporales.

Se dispone en la actualidad de diversos diseños de proyectiles de impacto para munición no letal que incorporan algún tipo de cabeza deformable del proyectil a fin de disipar la energía al impactar con el objetivo. Estos proyectiles están destinados a ser disparados directamente al objetivo para ocasionar un traumatismo no incisivo para el sometimiento mediante el dolor. Para una eficacia máxima del proyectil, el dolor infligido por el impacto del proyectil debe ser suficiente para forzar al sometimiento y, sin embargo, la energía suministrada ha de ser lo bastante baja para evitar graves lesiones corporales. El peso total y la distribución de pesos del proyectil son importantes para la estabilidad del proyectil y la efectividad de la energía suministrada. El material del proyectil de estos diseños disponibles en el mercado es, por lo común, un plástico o caucho de baja densidad para disminuir la posibilidad de lesiones por el impacto. Se han venido empleando diferentes métodos para aumentar el peso del proyectil, tales como el sobremoldeo, o moldeo en superposición, de material de caucho por encima de una bala de metal, o el simple uso de un material más denso para moldear el proyectil entero. Estos métodos no permiten controlar de forma precisa las propiedades másicas del proyectil y, en el caso de una bala sobremoldeada, pueden dificultar una fabricación repetitiva.

Operativamente, el factor más importante en el diseño de munición no letal es la precisión del proyectil, la cual se consigue a través del diseño estructural del proyectil así como maximizando la velocidad del proyectil. El problema que plantea un mayor desafío a la hora de desarrollar una munición no letal óptima es satisfacer los requisitos contrapuestos de máxima velocidad, sometimiento por dolor y mínima posibilidad de lesiones corporales graves cuando se dispara directamente al objetivo. El uso de cabezas deformables para el proyectil, tales como de un material esponjoso o espuma, disipa la energía del impacto con el objetivo por la compresión de la espuma o material esponjoso por deformación elástica, y la energía que se necesita para comprimir adicionalmente el material esponjoso o espuma aumenta a medida que el material es comprimido. Puede conseguirse una respuesta mejorada mediante el uso de un material de cabeza rígido que se aplastará bajo la carga de un impacto por deformación plástica. La energía que se necesita para comprimir una cabeza rígida es mucho mayor inicialmente, y cae a continuación, conforme el material falla y se forma una zona de aplastamiento. La energía total requerida para deformar la cabeza dependerá del material y de su respuesta al impacto. Para satisfacer los requisitos de comportamiento no letal, la disipación de energía a través de la deformación de la cabeza debe ser maximizada.

Dos parámetros, a saber, el traumatismo no incisivo infligido en el objetivo humano y la posibilidad de penetración en el cuerpo, deben tenerse en consideración a la hora de diseñar un proyectil de impacto para que no sea letal. La mayoría de proyectiles no letales tienen una masa relativamente pequeña y se disparan a una velocidad baja, de entre 91, 44 y 152, 40 metros por segundo (300-500 pies por segundo) , con respecto a los proyectiles letales. En consecuencia, la energía transferida al objetivo no es, habitualmente, suficiente para causar una grave lesión traumática no incisiva, tal como la que resultaría de una rápida compresión de la cavidad torácica durante el impacto. Se han llevado a cabo ensayos significativos para evaluar los parámetros asociados con lesiones traumáticas no incisivas originadas por impactos de proyectil, utilizando sofisticados modelos que simulan la compresión y la desviación de la caja costillar y de la región torácica. Estos datos se han comparado también con la posibilidad de lesiones utilizando especímenes cadáver para ensayo, los cuales proporcionan una cierta correlación con la respuesta del cuerpo humano.

Para el caso de la penetración, se han realizado también ensayos para caracterizar la energía por unidad de área requerida para penetrar en el cuerpo humano utilizando modelos simulados de gelatina, lo que se ha contrastado también con los ensayos en cadáveres. Debido a que la energía total de un proyectil no letal es relativamente baja, el parámetro de control para la penetración pasa a ser el área de sección transversal de contacto cuando el proyectil impacta en el objetivo. Para munición no letal más grande, tal como de los calibres de 37, 38 o 40 milímetros, el área de sección transversal del impacto es, por lo común, suficiente para impedir que se llegue al umbral de penetración, y la penetración es altamente improbable. Para el caso de un proyectil del calibre 12, el control de la penetración resulta mucho más difícil. El pequeño diámetro inicial puede contribuir a una energía considerablemente elevada por unidad de área, particularmente cuando la velocidad del proyectil es alta para maximizar la precisión a distancias más largas. Con estas limitaciones, una de las pocas opciones del diseñador es incorporar en el proyectil una característica consistente en la expansión del área de impacto por medio de la deformación de la cabeza o del cuerpo del proyectil, con el fin de reducir suficientemente la energía total por unidad de área hasta una magnitud por debajo del umbral de penetración. Por supuesto, las consideraciones prácticas impiden algunas soluciones a este problema, tales como el uso de una cabeza de proyectil muy deformable que se deforme hasta un área superficial mayor con el impacto. Una cabeza muy deformable también se deformará conforme el proyectil se desplace por el cañón del dispositivo lanzador, al entrar en contacto con las estrías espirales, lo que ocasionará daños en el material de la cabeza. Esta circunstancia afectará, probablemente, a la rotación del proyectil dentro del ánima estriada y

reducirá la estabilidad del proyectil durante el vuelo.

Con el aumento del uso de munición no letal por parte del personal de las fuerzas de orden público, penal y militar en todo el mundo, ha venido planteándose una necesidad constante de productos más eficaces y con un mejor comportamiento. Las mejoras más solicitadas son un alcance incrementado y una precisión incrementada, al tiempo que se mantiene la eficacia del producto en lo que respecta al sometimiento por causa del dolor y a su no letalidad. Para conseguir el alcance óptimo con precisión en un proyectil, es necesario maximizar la velocidad dentro de las limitaciones de la energía de impacto transferida y del potencial de penetración. Como se ha explicado anteriormente, el diámetro del proyectil es un factor crítico para determinar los parámetros de letalidad. Un proyectil del calibre 12 puede superar el umbral de penetración incluso aunque la velocidad y la energía del impacto no sean excesivas. Cualquier tentativa de reducir la velocidad para evitar que se produzca la penetración tendrá un efecto negativo en el alcance y en la precisión del proyectil, así como reducirá la eficacia del impacto no incisivo. La mejor solución implica controlar el potencial de penetración aumentando el área superficial en el impacto, o mediante el diseño de un mecanismo para amortiguar o disipar la energía en el impacto.

Otro parámetro importante para una munición no letal de largo alcance es la consistencia de la velocidad y... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Un proyectil no letal que comprende:

un componente de cabeza macizo, de material deformable,

un componente de base, y

medios dispuestos en el componente de cabeza para aumentar el área superficial de impacto del proyectil, caracterizado por que los medios dispuestos en el componente de cabeza para aumentar el área superficial de impacto incluyen al menos una ranura que se extiende en el interior del componente de cabeza desde una superficie de extremo de contacto del componente de cabeza, por lo que la ranura divide el componente de cabeza en dos secciones en forma cuña diferenciadas, configuradas para deformarse y esparcirse al impactar con un objetivo.

2. El proyectil de acuerdo con la reivindicación 1, que comprende adicionalmente medios para controlar la distribución de pesos del proyectil.

3. El proyectil de acuerdo con la reivindicación 2, en el cual los medios para controlar la distribución de pesos incluyen un componente de disco densificado destinado a maximizar una masa del proyectil situada a una distancia radial uniforme desde un eje de rotación del proyectil, a fin de optimizar la estabilidad giroscópica del proyectil.

4. El proyectil de acuerdo con la reivindicación 2, en el cual los medios para controlar la distribución de pesos incluyen una cavidad hueca dentro del componente de base, que se extiende desde una superficie de extremo del componente de base que es opuesta al componente de cabeza.

5. El proyectil de acuerdo con la reivindicación 1, en el cual se ha colocado una membrana al menos parcialmente dentro de la ranura para proporcionar rigidez al componente de cabeza durante el disparo y el vuelo del proyectil, de tal modo que la membrana es capaz de romperse con el impacto.

6. El proyectil de acuerdo con la reivindicación 5, en el cual la membrana cubre totalmente la ranura.

7. El proyectil de acuerdo con la reivindicación 1, en el cual el proyectil incluye, adicionalmente, una banda de impulsión adyacente al componente de cabeza.