Dispositivo para limpieza interdental y procedimiento para su presentación y uso.

La presente invención describe un dispositivo para limpieza interdental consistente en un hilo resistente que forma un anillo. Su longitud total puede variar entre uno y cincuenta centímetros

, preferiblemente entre los tres y los treinta centímetros para uso humano. El anillo puede estar cerrado mediante un nudo resistente, o bien estar construido de una sola pieza. En este caso, se describen procedimientos para su preparación y uso.

Tipo: Patente de Invención. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: P201300700.

Solicitante: UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: GAÑAN CALVO,ALFONSO MIGUEL.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > TECNICA DENTAL; APARATOS O METODOS PARA HIGIENE ORAL... > Dispositivos para la limpieza del espacio interdental > A61C15/04 (Hilo dental; Portahilo dental)

PDF original: ES-2527457_A1.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Dispositivo para limpieza interdental y procedimiento para su presentación y uso.

Objeto de la invención

La presente invención describe un dispositivo para limpieza interdental consistente en un hilo resistente que forma un anillo. Su longitud total puede variar entre uno y cincuenta centímetros, preferiblemente entre los tres y los treinta centímetros para uso humano. El anillo puede estar cerrado mediante un nudo resistente, o bien estar construido de una sola pieza. En este caso, se describen procedimientos para su presentación y uso.

Estado de la técnica

El hilo o seda dental parece que tuvo su origen en 1815, cuando un dentista de New Orleans, Levi Spear Parmly, comenzó a aconsejar a sus pacientes el uso de hilo fino de seda para la limpieza interdental. Aunque en las primeras décadas no fue tomada como práctica seria para la higiene dental, al final del s. XIX varias empresas norteamericanas, incluida Johnson & Johnson, producían ya seda dental de forma comercial, realizada con la misma seda natural que se usaba en cirugía.

En los años 40 del s. XX, la seda fue siendo sustituida por Nylon, que permitió el desarrollo del hilo dental con cera. Finalmente, el hilo encerado dio lugar también a la forma en cinta en 1950.

Actualmente, pueden encontrarse hilos dentales de muy diferentes materiales, tales como fluoropolímeros, GoreTex, e hilos con dureza variable (más resistentes en los extremos de un segmento) e incluso hilos montados en pequeños arcos de plástico para su mejor manejo, en zonas que serían de difícil acceso con el hilo montado entre los dedos.

Para su empleo, comúnmente el usuario corta un trozo de longitud variable, y lo coge entre los dedos enrollando una cierta longitud de ambos extremos en uno o dos dedos de cada mano, quedando entre las dos manos un segmento de hilo en tensión que se puede introducir entre los extremos interdentales.

Debido a que la separación interdental puede ser nula en ciertos puntos (existiendo incluso una compresión entre las piezas dentales en dichos puntos), introducir el hilo puede llevar a tensiones del material necesarias muy por encima de la capacidad de sujeción con los dedos, incluso enrollando el hilo entre ellos.

Llamemos al valor de estas tensiones necesarias M. Además, la humedad de la saliva hace que la sujeción sea aún mucho menos efectiva, haciendo imposible que el hilo pueda introducirse entre ciertas piezas dentales. El hilo montado en un arco (Oral-B® Glide Pro-Health plus, por ejemplo) puede ayudar a superar el límite de resistencia de los dedos, pero aun así tampoco es suficiente en muchas ocasiones para la mayoría de personas en algún momento de su vida, sobre todo con dentición sana y jóvenes.

Sin embargo, la resistencia máxima del hilo, T, generalmente de Nylon (unos 80 MPa en bruto, pudiendo alcanzar 0.5 GPa con máxima alineación molecular), es muchos órdenes de magnitud mayor que la resultante R de aplicar la constante de fricción del hilo con la piel húmeda de los dedos sobre la longitud de hilo enrollado, dividida por la sección del

hilo (ver Figura 1a). Por otro lado, la resistencia de la piel bajo la presión de un hilo de pequeño diámetro sometido a un esfuerzo S ejerciendo una fuerza normal (consecuencia de la tracción del hilo, ver Figura 1b) es muy superior a dicha resultante R. Obviamente, el factor limitante aquí es el valor de R, como millones de usuarios del hilo dental comprueban diariamente, sobre todo en condiciones de excesiva humedad del hilo, teniendo que ser desechado muchas veces. Esto puede ilustrarse tomando dos poleas sometidas a una resultante de esfuerzo R en el hilo: las poleas pueden simular el comportamiento de la piel y el movimiento de los tejidos blandos del dedo alrededor de la falange.

En cualquier caso, enrollar una cantidad suficiente de hilo o cinta en los dedos como para que R produzca una fuerza que permita la inserción (o extracción) del hilo entre los dientes llega a suponer un gasto entre el 50 y el 90% de la longitud total útil (usada efectivamente entre los dientes) de la bobina.

Los montajes avanzados como el citado Oral-B® Glide Pro-Health plus tienen también el problema de resistencia del material del arco, muy por debajo de la resistencia a la tracción del hilo, de manera que se deforman y colapsan muy fácilmente en cuanto el hilo encuentra la suficiente resistencia entre piezas dentales, quedando el trozo de hilo flojo e inservible. Además, el propio hilo puede llegar a soltarse de uno de los extremos del arco.

Tenemos entonces que R«S«T, y por tanto, la posibilidad de idear un método de sujeción alternativa del hilo que permita alcanzar valores altos de M requeridos por las separaciones interdentales, aprovechando el hueco tecnológico ofrecido por la resistencia S de los dedos.

En esta invención se propone una solución radical a los problemas planteados.

Para ello, en lugar de un hilo abierto, la presente invención propone que el hilo o cinta forme un anillo de una cierta longitud L conveniente que simplemente se sujeta entre los dedos, como se muestra por ejemplo en la Figura 1c, permitiendo que el usuario utilice eficazmente valores S más altos de la resistencia de su piel y de los tejidos blandos de los dedos. Esta configuración permite una multiplicidad de posibilidades que resultan imposibles para la configuración tradicional. En primer lugar, se elimina por completo la limitación de la fuerza de rozamiento de la piel, así como los esfuerzos a torsión de los tejidos blandos de los dedos. Esto puede representarse mediante las mismas poleas del caso tradicional, pero ahora unidas por una correa de transmisión (Figura 1c). La limitación la impone ahora la resistencia a la rotura del hilo o de las poleas. Puesto que la resistencia de la piel bajo un esfuerzo del hilo de valor S es mucho mayor que el esfuerzo R debido a la fricción con la piel y la torsión de los tejidos blandos de los dedos, se pueden alcanzar valores mucho mayores de la tensión necesaria M para el hilo entre las piezas dentales.

Además, al eliminar mucha de la superficie de los dedos (y el número de dedos involucrados) necesaria para aumentar el rozamiento en la configuración tradicional, se permite mucho mayor control sobre el hilo. Como se indica en la Figura 2a, alguno de los dedos (por ejemplo, el dedo índice diestro) se puede emplear para mover con suavidad y precisión el hilo y minimizar un posible daño gingival, alcanzable con valores S* de la tensión del hilo. Así, uno de los dos tramos tensos (ver Figura 1c) del anillo sujeto entre los dedos (a modo de una correa de transmisión entre dos poleas relativamente libres) siempre puede introducirse con facilidad entre las piezas dentales de más difícil acceso y

más apretadas, como se muestra por ejemplo en la Figura 2b, utilizando apropiadamente la acción de guía de los dedos que pueden quedar libres. En efecto, en el caso de zonas interdentales de difícil acceso, se pueden usar sendos dedos índices para el control total del hilo sin tener que usar más dedos que los dos necesarios para mantener la tensión del hilo, como se indica en la Figura 2b.

Sujetar el hilo y controlar con los dedos la tensión del hilo con mucha mayor precisión, directamente, provee al usuario de mucho mayor control de su movimiento entre los dientes y permite obtener así mucho mayor eficacia en la limpieza. Además, le permite equilibrar con precisión la sensibilidad y el umbral del dolor (señal de que se puede estar produciendo daño local) entre los dedos y la encía para no alcanzar valores de la tensión del hilo cercanos a S*, puesto que las dos partes del organismo (dedos y encía) pueden estar directamente soportando de forma muy similar la presión del hilo en algún momento. Es... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Dispositivo para limpieza interdental caracterizado por que consiste en un hilo o cinta formando un anillo, lazo o bucle flexible, teniendo dicho anillo una longitud perimetral total entre 50 milímetros y 500 milímetros, preferiblemente entre 120 milímetros y 300 milímetros, y una sección transversal de área entre 10"10 m2 y 10'6 m2, preferiblemente entre 1CT8 m2 y 2-10"7 m2, de forma que el hilo o cinta puede estar formado por un hilo, o una multiplicidad de hilos individuales.

2. Dispositivo para limpieza interdental según la reivindicación 1, caracterizado por que el material del que está hecho el anillo puede ser cualquier material polimérico de resistencia a la tracción superior a 0.5 MPa; bien artificiales, por ejemplo del grupo de las poliamidas, poli-imidas, o fluoropolímeros; o bien naturales, por ejemplo seda de Bombix Morí o seda de araña; o celulósico: por ejemplo hilo de algodón, o fibra de lino.

3. Dispositivo para limpieza interdental según las reivindicaciones 1 y 2, caracterizado por que el anillo se forma mediante el enlazado de ambos extremos de un segmento de hilo o cinta por (a) anudamiento, (b) unión térmica por fusión local, (c) adhesión, (d) grapado, o (e) cualquier combinación de los anteriores medios.

4. Dispositivo para limpieza interdental según las reivindicaciones 1 y 2, caracterizado por que el anillo se forma a partir de una fibra de sección inferior a 1CT8 m2 y longitud superior a 10 cm, enrollada alrededor de un núcleo de perímetro entre 50 milímetros y 500 milímetros, preferiblemente entre 120 milímetros y 300 milímetros, de forma que la fibra da al menos dos vueltas alrededor del núcleo y la bobina formada finalmente constituye un anillo, lazo o bucle cerrado.

5. Dispositivo para limpieza interdental según las reivindicaciones 1 a 4, caracterizado por que el hilo o cinta del anillo está encerado.

6. Procedimiento para la presentación y uso de anillos de limpieza según las reivindicaciones de 1 a 5, caracterizado por que los anillos están unidos unos a otros mediante un material mucho más débil que el de los anillos, por ejemplo papel, que forma un eslabón entre dos anillos consecutivos, de manera que se forma una cadena que se

apila en forma de bobina de diámetro similar al de los anillos, y cada anillo puede

extraerse individualmente para su utilización sin más que tirar del anillo de un extremo de la cadena, rompiendo el eslabón siguiente de unión débil.