Pruebas de sensibilidad a los alimentos en perros y gatos.

Un método para diagnosticar una sensibilidad a los alimentos en un animal de compañía que es un perro o gato

, que comprende las etapas de tamizar una muestra de saliva de un animal de compañía para detectar el nivel de anticuerpo IgA o anticuerpo IgM a un ingrediente determinado alimentario o composición, y diagnosticar una sensibilidad alimentaria del animal de compañía basado en la presencia de al menos uno de los anticuerpos.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/US2010/020677.

Solicitante: Dodds, W. Jean.

Nacionalidad solicitante: Estados Unidos de América.

Dirección: 938 Stanford Street Santa Monica, CA 90403 ESTADOS UNIDOS DE AMERICA.

Inventor/es: DODDS,W. JEAN.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION G — FISICA > METROLOGIA; ENSAYOS > INVESTIGACION O ANALISIS DE MATERIALES POR DETERMINACION... > Investigación o análisis de materiales por métodos... > G01N33/53 (Ensayos inmunológicos; Ensayos en los que interviene la formación de uniones bioespecíficas; Materiales a este efecto)
  • SECCION G — FISICA > METROLOGIA; ENSAYOS > INVESTIGACION O ANALISIS DE MATERIALES POR DETERMINACION... > Investigación o análisis de materiales por métodos... > G01N33/02 (alimentación)

PDF original: ES-2478891_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Pruebas de sensibilidad a los alimentos en perros y gatos ANTECEDENTES

La descripción se refiere a las pruebas de sensibilidad a los alimentos en animales de compañía. Esta descripción también se refiere a un diagnóstico de nutrición animal.

Más específicamente, la descripción se refiere al diagnóstico y cuidado de la nutrición animal, el bienestar animal y la nutrición, y los métodos y sistemas para mejorar la determinación de estos factores.

Un problema de salud común identificado en las encuestas de salud de varios clubes de perros de raza pura es la sensibilidad o intolerancia alimentaria. Aparte de que los ensayos de alimentación consumen mucho tiempo, los cuales eliminan los posibles ingredientes alérgicos cada varias semanas, las pruebas de este trastorno usan pruebas de parche par ala piel costosos y antiestéticos o el tamizaje sérico de la alergia que carecen de especificidad.

La sensibilidad tardía a los alimentos en las personas es muy común y se pueden manifestar por problemas gastrointestinales, neurológicos, pulmonares, dermatológicos, en oídos, nariz y garganta, musculoesquelético, genitourinario, cardiovasculares y endocrinos. Problemas clínicos similares se manifiestan en animales con sensibilidad a los alimentos.

Los sistemas de pruebas de diagnóstico disponibles para los seres humanos se basan normalmente en las pruebas de inmunoglobulina E (IgE) o inmunoglobulina A (IgA) o una combinación de anticuerpos de inmunoglobulina G (IgG) o la prueba del complejo inmune mediada por el complemento.

Las nuevas metodologías de prueba para los seres humanos se ejecutan en suero, heces o saliva y normalmente usan ELISA u otras plataformas de inmunoensayo tales como flujo lateral, o aglutinación de látex o glóbulos, y la identificación de IgG o IgA o reacciones de complejos inmunes a los ingredientes alimentarios que están mediadas por el complemento, así como anticuerpos de IgA o inmunoglobulina M (IgM) a los ingredientes de los alimentos que se elaboran en la saliva.

La investigación ha demostrado que la clave para las pruebas de sensibilidad retardada a los alimentos o latente o preclínica en seres humanos es la identificación de anticuerpos IgG o IgA infractores y complejos inmunes en el suero o las heces, y los anticuerpos IgG o IgA infractores en la saliva. De hecho, los anticuerpos para ingredientes alimentarios pueden aparecer en la saliva antes de que se realice el diagnóstico clínico o biopsia gastrointestinal de la enfermedad inflamatoria intestinal o "síndrome de intestino permeable" en pacientes humanos. La prueba de saliva puede revelar así la forma latente o pre-clínica de la sensibilidad a los alimentos. Una elaboración similar de anticuerpos IgA o IgM en la saliva, pero no el suero pertenece a los animales con enfermedad gastrointestinal latente o preclínica.

Las sensibilidades retardadas en humanos por lo general se revelan tan pronto como 2 horas o hasta 72 horas después de comer, lo cual es la razón por la que puede ser difícil asociar los síntomas con un alimento o alimentos ingeridos hasta varios días antes. Hay una correlación muy alta entre la sensibilidad alimentaria retardada y la cantidad y la frecuencia de los alimentos consumidos.

En las pruebas de suero humano, las reacciones de sensibilidad alimentaria en el intestino conducen al aumento de los niveles sanguíneos de IgA o IgG dirigidos a estos ingredientes alimentarios. Del mismo modo, los complejos inmunes que se forman a partir de reacciones de alimentos en la sangre se adhieren a las células rojas de la sangre y estas células de sangre alteradas se borran a continuación, por el sistema retículoendotelial del cuerpo en el hígado y el bazo. Los individuos que tienen más complejo inmune en sus células rojas de la sangre son los que padecen de sensibilidad a los alimentos crónica.

En la prueba de saliva, la deposición de antígenos de los alimentos o péptidos en el intestino se ha documentado en los seres humanos para dar lugar a la producción de anticuerpos IgA o IgM en el suero y en las secreciones tales como saliva. En algunas situaciones, los anticuerpos IgA o IgM a ingredientes alimentarios aparecen en la saliva pero no están presentes en el suero. Así, en los seres humanos los anticuerpos salivales sirven como una indicación de una respuesta inmune de la mucosa general y pueden ser inducidos en personas y animales sin que se detecte anticuerpos paralelos en el suero.

Hay una necesidad de proporcionar una selección y ensayo práctico y rápido para la sensibilidad a los alimentos y la intolerancia para permitir la mejora de la salud de los animales. Los estudios han indicado que la ingesta de nutrientes especializados amplía y mejora la vida, retrasa la aparición y retrasa la progresión de la enfermedad y mejora la calidad de vida de los animales de compañía.

El cambio de las proporciones de macronutrientes y micronutrientes en diferentes productos nutricionales y alimentarios es importante para obtener el equilibrio adecuado. Hasta la fecha, la utilidad de tales características y componentes se ha limitado o no lo más útil posible.

Actualmente, los ensayos dietéticos de eliminación del consumo de tiempo se realizan donde se elimina uno de los ingredientes a la vez y la dieta restante se alimenta durante seis a ocho semanas para determinar si los síntomas de intolerancia a los alimentos o la sensibilidad a los alimentos del paciente animal desaparecen. Alternativamente, se puede hacer la selección arbitraria de una preparación alimenticia que contiene una fuente de antígeno específicamente restringida, limitada, o se emplean ingredientes nuevos, es decir, no alimentados previamente. Ambas técnicas son métodos imprecisos o indirectos de abordar el problema. La IgA en la saliva en los perros puede ser un indicador no fiable de la concentración de IgA intestinal (ver Flickinger y otros, J Nutr 134:2130S-2132S, 2004) . Además, las mediciones de IgA en suero puede no ser usada para evaluar la IgA secretora en la superficie de la mucosa (ver Rinkinen y otros Microbiol Immunol 47:155-159, 2003) . Estudios anteriores de German y otros, Vet Immunol. 64:107121, 1998, encontraron que las concentraciones de inmunoglobulina en suero fueron indicadores muy pobres de la secreción de la mucosa en perros. Esto confirma los estudios anteriores de otros tales como Heddle and Rowley, Immunol 29:185-195, 1975.

Se conoce que la IgA es la immunoglobulina predominante de las superficies de la mucosa. En humanos, el suero IgA (S-IgA) se divide en dos subclases IgA 1 e IgA 2, pero no se han identificado subclases similares en perros (Rinkinen y otros Microbiol Immunol 47:155-159, 2003) . Además, la cantidad de S-IgA en humanos saludables es es muchas veces mayor que la de los perros (150-400 mg/100 ml vs 20-150 mg/100 ml, respectivamente) , ver Tizard, Vet Immunol, 4ta Ed, Saunders, Filadelfia, 1992, p. 115.

La otra área de marcadas diferencias entre la IgA de los seres humanos, perros y otros mamíferos es la cantidad de IgA secretada en la bilis. Por ejemplo, la rata y el conejo secretan aproximadamente 9-45 veces más IgA en la bilis que los seres humanos, y en ratas, esencialmente toda la bilis de IgA viene a partir del suero (ver Delacroix y otros J Clin Invest 70:230-241, 1982, p. 239) . En humanos, las concentraciones de IgA en la bilis son aproximadamente un quinto de la del suero, mientras que las concentraciones en saliva son 3, 5 veces la de la bilis y 78% de esa en suero (ver Delacroix y otros, J Clin Invest 70:230-241, 1982, p. 233) . En los perros, rumiantes y cerdos, por el contrario, de 5% de suero de IgA entra en la bilis (ver Tizard, Vet Immunol, 4ta Ed, Saunders, Filadelfia, 1992, p. 242) . Por lo tanto, en comparación con la rata y el conejo,... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Un método para diagnosticar una sensibilidad a los alimentos en un animal de compañía que es un perro o gato, que comprende las etapas de tamizar una muestra de saliva de un animal de compañía para detectar el nivel de anticuerpo IgA o anticuerpo IgM a un ingrediente determinado alimentario o composición, y diagnosticar una sensibilidad alimentaria del animal de compañía basado en la presencia de al menos uno de los anticuerpos.

2. El método de la reivindicación 1, que comprende además recoger una porción de pruebas de saliva y en donde la porción de prueba es la muestra en la etapa de tamizaje, y en donde la muestra es de 1-5 mililitros o 1-15 gramos.

3. El método de cualquiera de las reivindicaciones 1 o 2 en donde la etapa de tamizaje utiliza un inmunoensayo para detectar el nivel de un anticuerpo a un ingrediente determinado alimentario o composición de ingredientes alimentarios.

4. El método de cualquiera de las reivindicaciones 1 a 3 en donde la sensibilidad a los alimentos se selecciona del grupo que consiste en trigo, gluten, maíz, soja, carne de vaca, carne, proteína de pescado, productos lácteos, huevos, granos, productos botánicos, aceites de semillas, peces, verduras y frutas.

5. El método de cualquiera de las reivindicaciones 1 a 4 en donde el animal es un gato y el anticuerpo es IgA o IgM, y el nivel de al menos uno de 30 U/ml de IgA es indicativo de la sensibilidad a los alimentos; o el nivel de 35 U/ml de IgM es indicativo de sensibilidad a los alimentos.

6. El método de una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 4 en donde el nivel para un perro de 15 U/ml de IgA es indicativo de sensibilidad; o el nivel de 35 U/ml de IgM para el perro es indicativo de sensibilidad.

7. El método de cualquiera de las reivindicaciones 1 a 4, en donde el nivel para un perro por debajo de 10 U/ml de IgA es indicativo de tolerancia; o un nivel por debajo de 25 U/ml de IgM es indicativo de tolerancia.

8. El método de cualquiera de las reivindicaciones 1 a 4, en donde el nivel de un gato de 25 U/ml de IgA es indicativa de la tolerancia; o un nivel por debajo de 25 U/ml de IgM es indicativo de la tolerancia.

9. El método de cualquiera de las reivindicaciones 1 a 8, que comprende las etapas de recoger en primer lugar una muestra de saliva; tamizar la saliva para detectar el nivel de al menos uno de los anticuerpos IgA o IgM a un ingrediente determinado alimentario o composición, diagnosticar una sensibilidad alimentaria basado en la presencia del anticuerpo, y en segundo lugar recoger una muestra de sangre; preparar el suero de la muestra; tamizar la muestra de suero para detectar semi-cuantitativa o cuantitativamente un nivel de al menos uno de un anticuerpo IgA o IgM a un ingrediente alimentario o composición determinada, y diagnosticar una sensibilidad alimentaria basado en el nivel del anticuerpo.

10. El método de cualquiera de las reivindicaciones 1 a 9, en donde el ingrediente alimentario para los cuales se lleva a cabo el método está contenido en una composición seleccionada del grupo que consiste de una composición alimenticia procesada previamente, dieta equilibrada y la composición de receta que incluye ingredientes crudos o cocidos.