Uso de IL-6 en la preparación de composiciones farmacéuticas para tratar y prevenir lesiones hepáticas.

Uso de IL-6 o una muteína, isoforma, proteína fusionada, derivado funcional, fracción activa o sal de la misma

, en la elaboración de un medicamento para el tratamiento de cirrosis hepática tratada mediante resección hepática, comprendiendo opcionalmente dicho medicamento un vehículo farmacéuticamente aceptable, en que el medicamento es para una administración a una dosis que varía en el intervalo de 0,1 a 10 mcg/kg; y en que adicionalmente el derivado funcional comprende al menos un resto de polietileno unido a uno o más grupos funcionales que se producen en forma de una o más cadenas laterales en los residuos de aminoácidos y la muteína, isoforma, proteína fusionada, derivado funcional, fracción activa o sal es capaz de unirse al sitio de unión de IL-6 de gp80.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/IL2004/001158.

Solicitante: MERCK SERONO SA.

Nacionalidad solicitante: Suiza.

Dirección: CENTRE INDUSTRIEL 1267 COINSINS, VAUD SUIZA.

Inventor/es: DREANO, MICHEL, GAROTTA,Gianni, SCHIAFFONATI,LUISA, TIBERIO,GUIDO A. M.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen péptidos... > A61K38/20 (Interleuquinas)

PDF original: ES-2493391_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Uso de IL-6 en la preparación de composiciones farmacéuticas para tratar y prevenir lesiones hepáticas Campo de la invención

La presente invención está en el campo del uso de IL-6 en una lesión hepática. En particular, se refiere al uso IL-6 para la elaboración de un medicamento para el tratamiento de cirrosis, tratada mediante resección hepática o tratada mediante injerto del hígado en el intervalo de ,1 a 1 pg/kg.

Antecedentes de la invención

La mayoría de las causas comunes de la lesión hepática da lugar a cirrosis. La cirrosis implica la destrucción del tejido hepático normal que deja un tejido de cicatriz sin funcionamiento que rodea zonas del tejido hepático en funcionamiento, acompañado de la formación de nodulos hepáticos regenerativos.

El daño o lesión del hígado puede tener diversas causas. Puede ser debido a infecciones virales o bacterianas, abuso del alcohol, trastornos inmunológicos o cáncer, por ejemplo.

La hepatitis viral, debida al virus de la hepatitis B y hepatitis C, por ejemplo, son enfermedades escasamente abordadas que afectan a un gran número de personas en todo el mundo. El número de especies de virus de la hepatitis conocido está creciendo constantemente. Aparte del virus de la hepatitis B y C, han sido descubiertos al menos otros cuatro virus que provocan hepatitis asociada a virus hasta ahora denominados virus de la hepatitis A, D, Ey G.

A veces, las sustancias que normalmente son no tóxicas pueden resultar hepatotóxicas cuando se abusa de ellas como las sobredosis de acetaminofeno (APAP) y el etanol.

La enfermedad hepática alcohólica es otra enfermedad ampliamente extendida asociada con el consumo crónico de alcohol. La hepatitis inmune es una enfermedad autoinmune rara que está escasamente abordada. La lesión hepática incluye también daños de los conductos biliares. La cirrosis biliar primaria (PBC) es una enfermedad hepática autoinmune caracterizada por la destrucción de los conductos biliares intrahepáticos.

Recientemente se encontró que la lesión hepática era un efecto secundario de la terapia génica, por ejemplo, la lesión hepatocelular aguda caracterizada por una necrosis de hepatocitos centrilobulares es un efecto secundario principal de terapias génicas de base viral dirigidas a diana al hígado (Nielsen et al., 1998; Bao et al., 1996).

Diversos estudios han demostrado que el daño al hígado en enfermedades como hepatitis alcohólicas, cirrosis hepáticas, hepatitis viral y cirrosis biliar primaria está asociado con las respuestas de células 1 T-helper (Th1) (Nishimura and Ohta, 1999) (Okamoto et al., 1998) (Harada et al., 1997) (Lee et al., 1999) (Baroni et al., 1999). Los niveles elevados del ligando FAS y su receptor (CD95) fueron descritos en el hígado de pacientes de hepatitis B y C (Luo et al., 1997) (Hiramatsu et al, 1994; Okazaki et al., 1996) por tanto, el ligando FAS se considera que es uno de los agentes citotóxicos principales que conducen a la apoptosis de hepatocitos.

El ligando FAS y su receptor están también elevados en enfermedades alcohólicas, sugiriendo una vez más que las citoquinas Th1 están implicadas en procedimientos autoinmunes inducidos en hepatitis alcohólica (Galle et al., 1995; Taieb et al., 1998; Fiore et al., 1999).

El tratamiento de la cirrosis incluye retirar agentes tóxicos como el alcohol, recibir una nutrición apropiada que incluye complementos de vitaminas y tratar las complicaciones a medida que surgen. El trasplante de hígado es actualmente la única cura y puede ayudar a una persona con cirrosis avanzada.

En las fases tempranas de la cirrosis, los pacientes son clasificados como compensados, queriendo indicar que aunque se haya producido un daño del tejido hepático, el hígado del paciente todavía es capaz de toxificar metabolitos en la corriente sanguínea. Además, muchos pacientes con enfermedad hepática compensada no presentan síntomas. En las fases tardías de la cirrosis, los pacientes se clasifican como descompensados, queriendo indicar que su capacidad para destoxicar metabolitos en la corriente sanguínea está disminuida y esta

fase es en la que pueden estar presentes las siguientes características clínicas: varices esofágicas, ascitis, ictericia y encefalopatía (Zakim D, BoyerT D. Hepatology: ATextbook of Liver Disease, Second Edition, Volume 1,199, W. B. Saunders Company, Philadelphia).

El hígado es también único en cuanto es el único órgano de mamíferos que puede regenerar su masa parenquimal funcional biológicamente a continuación de una resección o lesión en lugar de curar con tejido de cicatriz biológicamente no funcional.

La capacidad de un paciente para restaurar la masa hepática pre-operatoria a continuación de una resección hepática principal es bien conocida (Hadjis, 199). Por lo tanto, la capacidad para inducir la regeneración de una masa hepática funcional adecuada sería un avance significativo que podría prevenir muchas muertes por fallo hepático. La capacidad para inducir o mejorar la proliferación hepato-celular permitiría que las enfermedades malignas hepáticas fueran reseccionadas y facilitarán el aumento de tejido hepático sano. Esto prevendría la muerte post-operatoria del paciente a partir de un fallo hepático debido a una masa hepática funcional restante demasiado pequeña. Lo mismo se puede decir, por ejemplo, de pacientes que sufren un fallo hepático fulminante a partir de causas tóxicas metabólicas o virales si se pudiera inducir que el hígado nativo se regenerara a una velocidad que restaurara una función hepática adecuada.

Kokudo et al. (1992) establecieron un modelo de animal para investigar la respuesta regenerativa del hígado cirrótico después de una hepatectomía, por ejemplo, mediante factores añadidos exógenos y, particularmente, mediante el factor de crecimiento transformador a (TGF-a). En este modelo, la cirrosis micronodular fue establecida mediante la administración simultánea de CCL4 y fenobarbital. La síntesis de DNA hepático (incorporación de 3H timidina en DNA) fue ensayada 24 horas después de una hepatectomía parcial en ratas cirróticas en presencia o en ausencia tratamiento de TGF-a (a las y 12 h después de la hepactectomía).

La IL-6 actúa no solamente como un pro-contra sino también como una citoquina inflamatoria (Jones et al., 21). Las propiedades funcionales de la IL-6 son extremadamente variadas y esto se refleja mediante la terminología originalmente usada para describir esta citoquina (Horst Ibelgaufts1 COPE: Cytokines Online Pathfinder Encyclopaedia).

Las actividades biológicas de la IL-6 están mediadas por un sistema receptor de membrana que comprende dos proteínas diferentes, una denominada receptor de IL-6 (IL-6R o gp8 examinadas por Jones et al., 21) y otra gp13 (examinada por Flirano et al., 1994). Algunas formas de IL-6R (slL-6R), correspondientes al dominio extracelular de gp8, son productos naturales del cuerpo humano que se encuentran como glicoproteínas en la sangre y la orina (Novick et al., 199, 1992). Una propiedad excepcional de las moléculas de slL-6R es que actúan como potentes agonistas de IL-6 en muchos tipos de células que incluyen células humanas (Taga et al., 1989; Novick et al., 1992). Incluso sin el dominio intracitoplásmico de gp8, la slL-6R es capaz todavía de provocar la dimerización de gp13 en respuesta de IL-6 que su a su vez media la posterior transducción de señales específicas de IL-6 y efectos biológicos (Murakami et al., 1993). La slL-6R tiene dos tipos de interacción gp13, los cuales son ambos esenciales para las actividades biológicas específicas de IL-6 (Halimi et al., 1995), y el complejo de receptor de IL-6 activo se propuso que era una estructura hexámera por dos cadenas gp13, dos IL-6R y... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Uso de IL-6 o una muteína, ¡soforma, proteína fusionada, derivado funcional, fracción activa o sal de la misma, en la elaboración de un medicamento para el tratamiento de cirrosis hepática tratada mediante resección hepática, comprendiendo opcionalmente dicho medicamento un vehículo farmacéuticamente aceptable, en que el medicamento es para una administración a una dosis que varía en el intervalo de ,1 a 1 mcg/kg; y en que adicionalmente el derivado funcional comprende al menos un resto de polietileno unido a uno o más grupos funcionales que se producen en forma de una o más cadenas laterales en los residuos de aminoácidos y la muteína, isoforma, proteína fusionada, derivado funcional, fracción activa o sal es capaz de unirse al sitio de unión de IL-6 de gp8.

2. El uso según la reivindicación 1, en el que la cirrosis hepática es cirrosis compensada o cirrosis descompensada.

3. El uso según cualquiera de las reivindicaciones 1 ó 2, en el que la IL-6 está glicosilada en uno o más sitios o está no glicosilada.

4. El uso según cualquiera de las reivindicaciones 1 a 3, en el que la proteína fusionada comprende una fusión de ¡nmunoglobulina (Ig), IL-6 y gp8, o un fragmento de gp8.

5. El uso según la reivindicación 1, en el que el medicamento comprende (i) una célula que expresa la IL-6 o una muteína, isoforma, proteína fusionada o fracción activa de la misma, o (ii) un vector de expresión que comprende la secuencia codificadora de la IL-6, o una muteína, isoforma, proteína fusionada, derivado funcional, fracción activa o sal de la misma.

6. El uso según la reivindicación 5, en el que el vector es un vector lentiviral.

7. El uso según cualquiera de las reivindicaciones 1 a 6, en el que el medicamento es administrado antes, durante y/o después del tratamiento de resección.

8. El uso según cualquiera de las reivindicaciones 1 a 7, en el que el medicamento es para una administración a aproximadamente ,1 pg/kg, 1 pg/kg ó 1 pg/kg.

9. El uso según cualquiera de las reivindicaciones 1 a 8, en el que la IL-6, o muteína, isoforma, proteína fusionada,

derivado funcional, fracción activa o sal de la misma es administrada diariamente, tres veces por semana o una vez

a la semana.

1. Uso de IL-6 o una muteína, proteína fusionada o fracción activa de la misma, en la elaboración de un medicamento para tratar cirrosis hepática seguida de injerto, en que el medicamento es para una administración a una dosis que varía en el intervalo de ,1 a 1 mcg/kg; y en que adicionalmente la muteína, proteína fusionada o fracción activa es capaz de unirse al sitio de unión de IL-6 de gp8.

11. El uso según cualquiera de las reivindicaciones 2 a 1, en que la cirrosis es grave.

12. El uso según cualquiera de las reivindicaciones 2 a 1, en que la cirrosis es aguda.