Uso de biotina para el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Biotina para uso de la misma en el tratamiento de la esclerosis múltiple

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/EP2013/058936.

Solicitante: ASSISTANCE PUBLIQUE, HOPITAUX DE PARIS.

Inventor/es: SEDEL,FRÉDÉRIC.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > ACTIVIDAD TERAPEUTICA ESPECIFICA DE COMPUESTOS QUIMICOS... > A61P25/00 (Medicamentos para el tratamiento de trastornos del sistema nervioso)
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen ingredientes... > A61K31/4188 (condensados con heterocidos, p. ej. biotina, sorbinil)

PDF original: ES-2532364_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Uso de biotina para el tratamiento de la esclerosis múltiple

La invención se refiere al tratamiento de la esclerosis múltiple y, en particular, de las formas progresivas y de las secuelas neurológicas después de los ataques de la enfermedad.

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neurológica frecuente e incapacitante, caracterizada por una destrucción multifocal de la mielina del sistema nervioso central.

La prevalencia de la EM en Europa es de aproximadamente 1/2. habitantes (Noseworthy y col., 2). Típicamente, la enfermedad comienza a la edad de entre 2 y 3 años y afecta al doble de mujeres que de hombres. En el 8 % de los casos, la enfermedad evoluciona ¡nicialmente a través de ataques que se resuelven completamente o con secuelas en unas pocas semanas o meses (fase remitente pura o fase remitente con secuelas). Sin embargo, en el 4 % al 7 % de los casos, los pacientes que experimentan una evolución inicialmente remitente, evolucionan posteriormente hacia una forma progresiva (forma progresiva secundaria). En el 2 % de los pacientes, la evolución es inmediatamente progresiva sin ataques (forma progresiva primaria).

Para los pacientes que experimentan una evolución a través de ataques remitentes, las remisiones son menos completas con el tiempo, lo que resulta en secuelas funcionales y la pérdida de la capacidad de caminar en una media de 2 años después del comienzo de la enfermedad.

Por lo tanto, la forma convencional de la esclerosis múltiple puede presentar tres modos de evolución:

- Forma recurrente-remitente: agravamientos alternando con remisiones, durante las cuales se observa una recuperación parcial o total. Las remisiones pueden durar meses o años. Los agravamientos pueden tener lugar espontáneamente o ser desencadenados por ciertos factores externos, como una infección, un postparto o ciertas vacunas.

- Forma progresiva primaria: la enfermedad evoluciona progresivamente sin remisiones, con la posibilidad de una estabilización de la evolución, durante la cual la enfermedad no progresa. Al contrario que la tendencia cíclica, no se producen agravamientos claros.

- Forma progresiva secundaria: esta forma sucede a una forma de remisión que comienza con ataques que alternan con remisiones, a lo que sigue una progresión gradual de la enfermedad sin ataques identificables.

El síndrome piramidal marca el inicio de (pone de manifiesto) la enfermedad en el 2 % de los casos y se manifiesta por problemas al caminar con gran fatigabilidad, espasticidad y reflejos exagerados en las extremidades inferiores. Al final del ataque, a menudo permanece el signo de Babinski como secuela.

La neuritis óptica retrobulbar es también una indicación de la enfermedad en aproximadamente un tercio de los casos: es el síntoma más evocador. Se manifiesta en el paciente por una disminución rápida e intensa de la agudeza visual, dolor ocular y orbital que aumenta con los movimientos del ojo, escotoma central o cecocentral y daltonismo (discromatopsia del eje rojo-verde). En el estado agudo, el fondo del ojo es normal y solo aproximadamente 15 días después se produce la atrofia de la papila, lo que testifica el daño del nervio óptico y a veces persiste como secuela. Los potenciales provocados visuales están alterados, con un retraso de la onda P1.

Son comunes los problemas sensoriales. Estos son esencialmente subjetivos: parestesia, hormigueo, el signo de Lhermitte (sensación de descarga eléctrica que desciende por la columna vertebral al doblar el cuello). A veces se presenta un síndrome cordonal posterior con intensos trastornos sensoriales y, más raramente, afectación del tracto espinotalámico con anestesia termoalgésica. En caso de que el nervio trigémino esté afectado en su porción bulbar, es posible el dolor facial (o, por el contrario, anestesia).

La enfermedad pude manifestarse también a través de:

- un síndrome vestibular que combina vértigo rotatorio, nistagmo y ataxia;

- un síndrome cerebeloso: son frecuentes placas desmielinizadas en el cerebelo y en la fosa posterior que pueden producir un síndrome cerebeloso con una postura erguida inestable, caminando como en estado de embriaguez, movimientos descoordinados, etc.;

- una diplopía que consiste en una sensación de visión doble debida a la parálisis de uno o más músculos oculomotores; una oftalmoplejía internuclear es posible en caso de afectación de los fascículos longitudinales posteriores, que se manifiesta en la lateralidad de la mirada a través de una aducción incompleta de un ojo asociada con el nistagmo del ojo en la abducción;

- los trastornos genitoesfinterianos son frecuentes y están ligados a la afectación de la médula espinal; se manifiestan a través de urgencia urinaria (o retención urinaria), estreñimiento e impotencia; estos trastornos son fuente de una retención de orina aguda y de infecciones urinarias;

- parálisis facial;

- la astenia (fatiga), un síntoma frecuente de la esclerosis múltiple, es a veces lo más debilitante.

Generalmente, la esclerosis múltiple se considera una enfermedad autoinmunitaria que se presenta en un fondo genético concreto (Weiner, 24; Chaudhuri y col., 24). Desde el punto de vista neuropatológico, la enfermedad se caracteriza por placas desmielinizadas, regiones hipocelulares bien definidas en las que se observa una escasez de mielina, una gliosis astrocitaria y a veces un infiltrado inflamatorio que, cuando está presente, atestigua la naturaleza activa de la enfermedad. Con el tiempo (pero a veces al principio), también hay lesiones axonales irreversibles, cuyo mecanismo no se conoce bien.

Por lo tanto, es posible distinguir dos componentes en la fisiopatología de la esclerosis múltiple: (1) un componente inflamatorio, responsable de los ataques evolutivos y que comienza con la llegada de linfocitos T CD4+ al sistema nervioso central (Weiner, 24), y (2) un componente degenerativo, cuyo mecanismo por el momento no se conoce bien (Chaudhuri y col., 24) y se caracteriza por una progresión con poca inflamación. Recientemente, se ha hipotetizado que esta neurodegeneración progresiva podría estar asociada con un fallo energético secundario. De hecho, se cree que, en las condiciones normales, el aislamiento de la mielina reduce la demanda de energía durante la propagación del impulso, ya que se solo necesita ATP para reformar el potencial de membrana restante en los nodulos de Ranvier. Las fibras desmielinizadas están en desventaja energética por el aumento de las pérdidas iónicas a través de la membrana desnuda del axón, lo que resulta en un aumento de la demanda de energía para el bombeo de iones. Además, la producción de energía puede quedar comprometida debido a la disrupción mitocondrial, y el transporte de iones mediado por la ATPasa de Na+ y K+ puede reducirse en muchos axones desmielinizados en el cerebro de un paciente con EM, lo que puede desviar tales axones hacia un estado de "hipoxia virtual". La discrepancia resultante entre el suministro y la demanda de energía podría culminar en la degeneración (Stys y col., 22).

Aunque se ha demostrado que algunos fármacos inmunosupresores e inmunomoduladores dirigidos al componente inflamatorio de la enfermedad disminuyen el número de recaídas y de lesiones cerebrales, todavía se discute si estos fármacos son realmente eficaces para prevenir la progresión de la incapacidad a largo plazo. En la actualidad no hay fármaco eficaz que actúe sobre la fase progresiva (ya sea primaria o secundaria) de la enfermedad.

El interferón p y el acetato de glatirámero han demostrado ser eficaces en la esclerosis múltiple (ataques menos numerosos y menos graves, mejora de las lesiones visibles por IRM, a veces una naturaleza menos evolutiva... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Biotina para uso de la misma en el tratamiento de la esclerosis múltiple.

2. Biotina para uso de la misma en el tratamiento de la esclerosis múltiple de acuerdo con la reivindicación 1, en que la esclerosis múltiple es una forma progresiva primaria o secundaria de la esclerosis múltiple.

3. Biotina para uso de la misma en el tratamiento de secuelas neurológicas después de los ataques de esclerosis múltiple.

4. Biotina de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 3, en la que la cantidad diaria de biotina administrada al paciente está comprendida entre 5 y 7 mg.

5. Biotina de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 4, en que la cantidad de biotina administrada al paciente está comprendida entre 1 y 3 mg.

6. Biotina de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 5, caracterizada porque es una forma adecuada para su administración por vía oral.

7. Biotina de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 6, caracterizada porque está en forma de cápsulas de gel, comprimidos (opcionalmente recubiertos con película), pastillas para chupar o píldoras.

8. Biotina de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 7, caracterizada porque está en forma de una composición que contiene biotina y excipientes, sin ningún otro principio activo.

9. Biotina de acuerdo con la reivindicación 8, caracterizada porque los excipientes se eligen del grupo que consta de talco, celulosa microcristalina, lactosa y mañosa.

1. Biotina de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 5, caracterizada porque es una forma adecuada para administración por inyección.

11. Biotina de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 1 a 1, caracterizada porque está en forma de una composición de liberación lenta.

12. Combinación de biotina y otro fármaco contra la esclerosis múltiple para uso simultáneo, independiente o secuencial (extendido en el tiempo) en el tratamiento de la esclerosis múltiple.

13. Combinación de acuerdo con la reivindicación 12, en que dicho otro fármaco contra la esclerosis múltiple es un fármaco inmunomodulador o inmunosupresor.