Solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones.

1. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones se caracteriza por estar constituido mediante dos paneles de vidrio, el superior es un vidrio de seguridad, resistente, transitable

(9), apoyado sobre tacos de material elástico (8) que transmiten el peso a los soportes (4), elementos resistentes discontinuos. Estos soportes se fijan al elemento estructural resistente (11) donde se apoya el pavimento o solado del recinto (1, 2, 3). El panel de vidrio inferior (10) está formado por láminas de vidrio, (doble o triple, con cámara estanca entre ellas) para evitar la formación de condensaciones en el vidrio de seguridad y permitir la visión de la cámara inferior (6). Se incluye una alternativa de colocación de un tercer panel de vidrio con cámara estanca entre sus láminas (10R), apoyado también sobre tacos de material elástico (8R) y sobre una pletina soldada al perfil (4R).

2. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicación 1, se caracteriza por el hecho de que el panel de vidrio se coloca dejando entre cuerpos o piezas de solado, a la hora de la colocación, una separación para la ventilación de seis milímetros por junta, asegurada por otra separación de 5 centímetros para el caso de que el panel de vidrio linde con una pared.

3. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende un tablero superior de vidrio u otros materiales de prestaciones similares, adecuados para pavimentos de 20 milímetros mínimo (sólo suelo resistente) y de 36 milímetros de espesor mínimo (suelo resistente y cámara estanca, 6+10+12+8 milímetros) y sin límite en el caso del panel de la superficie del suelo.

4. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende, en todos sus paneles de vidrio, la posibilidad de pegar láminas resistentes o láminas provistas de cámaras estancas, así como otros materiales de prestaciones similares.

5. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende una separación para la ventilación de seis milímetros por junta, o cualquier otra que resulte adecuada, asegurada con separadores o pestañas salientes (5) del ancho de la junta o de su mitad si se colocan en ambos lados, en cualesquiera de las posiciones previamente fijadas sobre los laterales del elemento de solado, al objeto de poder hacer tope entre sí.

6. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende el hecho de que las láminas de vidrio de geometría formal prefijada -rectangular o no- se apoyan en tacos de caucho-butilo o material similar de 20 milímetros de altura mínima, (puede ser mayor) ubicados junto al borde inferior cada 50 cm (o la dimensión que se estime oportuna), los cuales, a su vez, descansan sobre vigas (metálicas, de madera u otros materiales) o elementos de soporte existentes de cualquier tipo para poder garantizar la ventilación de las cámaras inferiores que se quieren airear bajo la conformación del solado.

7. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende también la ventilación mediante ranuras corridas de borde, junto a los muros, de cámaras inferiores de cualquier tipo, pudiendo ser el ancho de la ranura de dos centímetros o cualquier otra anchura mayor, menor o recibirse a tope, es decir, sin ranura allí donde interese.

8. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende cualquier tipo de bastidor rígido como soporte.

9. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende mecanismos de cierre añadidos mediante cerradura o llave convencional para el caso de que sean portillos o trampillas en el suelo, incluyendo manubrios o asas enrasados, herrajes, bisagras (ocultas o no), cierres de colgar y de seguridad, mando a distancia, cierres telescópicos, cierres desde central informatizada, llaves de cuadradillo, de Allen, hexagonales y, en general, llaves maestras.

10. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende el hecho de que los mecanismos constructivos que se presentan pueden aplicarse también a solados de dimensión convencional y a piezas prefabricadas e industrializadas.

Tipo: Modelo de Utilidad. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: U201431674.

Solicitante: GONZÁLEZ FRAILE, Eduardo Miguel.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: GONZÁLEZ FRAILE,Eduardo Miguel.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION E — CONSTRUCCIONES FIJAS > EDIFICIOS > ESTRUCTURA GENERAL DE LOS EDIFICIOS; MUROS, p. ej.... > Suelos; Estructuras de suelos en lo concerniente... > E04B5/46 (Adaptaciones especiales de los suelos para el paso de la luz, p. ej. por incorporación de elementos de vidrio (de techos E04B 9/32; elementos en forma de bloques E04C 1/42; elementos en forma de losas o de hojas E04C 2/54; para el recubrimiento de tejados E04D 3/06))
google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones.

SECTOR DE LA TÉCNICA

El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones es un dispositivo constructivo que se caracteriza por estar constituido mediante una serie de planos de vidrio resistentes que dejan una cámara de aire ventilada en su perímetro o entre ellos y permiten el flujo de aire entre la cámara inferior del suelo y el espacio superior, evitando condensaciones en los distintos vidrios.

Se conforma mediante una plancha de láminas de vidrio resistente a las acciones mecánicas que deberá sufrir (de 36 o más mm de espesor o de similares características), en continuidad con el pavimento y dejando una separación para la ventilación de seis milímetros por junta, apoyada en su perímetro sobre tacos elásticos de caucho butilo o similar de 20 milímetros de altura mínima que se ubican bajo su borde inferior (a 10 centímetros de cada extremo y el resto repartidos a distancias entre 40 y 70 centímetros), los cuales, a su vez, descansan sobre unas soportes discontinuos (metálicos, de madera, de otros materiales...). Estos soportes discontinuos se encuentran anclados a vigas (metálicas, de madera, de otros materiales,...). En la parte inferior se coloca otra pieza de láminas de vidrio con cámara intermedia estanca, apoyada también en los tacos elásticos sobre un soporte puntual o lineal, de forma similar al vidrio superior, dejando una cámara de aire ventilada entre las dos láminas de vidrio. Se abre la posibilidad de incluir una tercera plancha de láminas de vidrio (doble o triple, con cámara estanca entre ellas) intermedia entre las dos primeras planchas de vidrio, también apoyada en los tacos elásticos sobre una pletina o similar unida al soporte discontinuo, asegurando la imposibilidad de que se formen condensaciones en el vidrio, incluso en las peores condiciones de humedad y frío.

Por lo tanto, el dispositivo resulta adecuado allí donde exista un substrato inferior que sea necesario ventilar y visualizar para armonizar con la interacción de las personas; o para el diseño de pasarelas sobre exposiciones arqueológicas; o, también, para solados de uso público o industrial, ventilando las cámaras susceptibles de albergar instalaciones; o, incluso, sobre los camaranchones de los edificios patrimoniales que deben airear los cimientos de forma continua para evitar que las humedades de capilaridad invadan y desmoronen las pinturas, esculturas o frisos de los zócalos o paredes hasta 4 o más metros de altura sobre el suelo; o, también, para un espacio o edificio con restos arqueológicos bajo el solado, que se vayan a recuperar y quieran mostrarse, sin perder la continuidad del pavimento, libre de barreras arquitectónicas y permitiendo la ventilación del subsuelo para evitar condensaciones en la lámina de vidrio, protegiendo los restos arqueológicos y permitiendo siempre la visibilidad. Lo cual hace que sea un conjunto útil en los edificios públicos, en los edificios industriales, en locales de los edificios privados y en los casos singulares de restauración arquitectónica de los edificios monumentales o declarados Bien de Interés Cultural. El dispositivo constructivo que se presenta puede aplicarse también a suelos de dimensión convencional, pero alcanzan la adecuación total de su diseño y el cumplimiento con éxito de su verdadero objetivo en suelos que se dibujan como específicos y únicos para su marco arquitectónico.

Aunque aquí se presentan tanto los fundamentos y especificaciones de los materiales con una geometría de dimensiones determinadas, los materiales pueden adaptarse a las dimensiones que sean necesarias, gracias a la adaptabilidad de su montaje. Es de aplicación en todo el sector productivo de la construcción: todo tipo de edificios que requieran de la exposición de restos arqueológicos.

ESTADO DE LA TÉCNICA

Entre los dispositivos constructivos patentados no se encuentran suelos técnicos de vidrio, para las finalidades concretas descritas, con todas y cada una de las prestaciones que se pueden señalar para el modelo de utilidad que aquí se presenta: Ventilación de todo el espacio inferior; ventilación con el caudal de renovación de aire que se quiera; renovaciones de aire y ventilaciones muy localizadas, allí donde se necesite; aireación y desecado específico de los arranques de paredes y cimientos; limpieza rápida en material no absorbente; mantenimiento sin reposiciones ni roturas; excelente conservación del acabado; prefabricación completa del suelo en taller y montaje directo; facilidad de industrialización con piezas regulares; adecuación a cualquier dimensión; apoyo geotérmico en la estabilidad de la temperatura, etc.

Puede diseñarse el solado de vidrio, como ocurre en los dibujos que se presentan, (el solado transparente de un pozo con agua que debe observarse a través de un marco de 88 por 113 centímetros) repartiendo sus juntas con dimensiones y formas que convienen a los edificios monumentales y religiosos. Este último caso es el de los solados de catedrales, de iglesias parroquiales o de cofradías donde, al estar el subsuelo cuajado de enterramientos históricos, reviste gran interés que puedan diseñarse solados con magnitudes similares a las de las tumbas, bien sea para señalar las mismas o para dejarlas intactas y visibles bajo la cámara correspondiente. Pero, sobre todo, la bondad del sistema consiste en que se preserva el solado y los elementos materiales del subsuelo de las humedades, que se evaporan en el momento que se generan, si el caudal de ventilación y el número de juntas está bien dimensionado.

El sistema de dispositivo constructivo que aquí se propone tiene antecedentes muy arcaicos, aún sin tener nada que ver respecto a la transparencia de los materiales, en la idea de la construcción de los hipocaustos de las termas romanas, en ese caso para calentar el aire y conseguir la temperatura adecuada el agua, además de ser fácilmente registrables en cada punto. También las gradas y escenarios romanos proyectaban grandes espacios vacíos bajo sus solados, a modo de huecos con bóvedas para amortiguar la fricción y el impacto, consiguiendo así apagar el ruido. Y, desde luego, algunos solados, que evocan el suelo de vidrio que se describe, han existido, más bien como claraboyas que permitían ver un espacio inferior, que como suelo real y transitable. El solado de vidrio resistente se emplea desde que existe el vidrio armado, ya en épocas muy recientes, sin que se haya conseguido evitar, hasta el momento, las condensaciones procedentes de la humedad del espacio inferior.

Para evidenciar diferencias y destacar el dispositivo constructivo propuesto, que opera a escalas de peso, tamaño y versatilidad de forma muy distinta a la de los existentes que puedan parecer similares, se informan en este apartado varios tipos de solados, a la vez que se incluyen las referencias, a veces lejanamente relacionadas, de solicitudes anteriores, las cuales se citan a continuación:

SUELO DE BLOQUES DE VIDRIO AUTOPORTANTE SIN ARMADURAS INTERIORES. Número de publicación: 2 237 989. Fecha de publicación de la solicitud: 01.08.2005. Solicitante/s UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

DISPOSITIVO DE ILUMINACIÓN EMPOTRADO DE SUELO O PARED CON UNA SUPERFICIE EXTERIOR COMPLETAMENTE DE VIDRIO. Número de publicación: 2 347 170 Fecha de publicación de la solicitud: 26.10.2010. Titular/es IGUZZINI ILLUMINAZIONE S.P.A.

Entre los dispositivos constructivos de referencia y otros que se han investigado, no se encuentran suelos de vidrio con todas las prestaciones que se pueden señalar para el modelo de utilidad que aquí se presenta. Lo más importante en cuanto a la novedad y actividad inventiva del "Solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones", cuyo...

 


Reivindicaciones:

1. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones se caracteriza por estar constituido mediante dos paneles de vidrio, el superior es un vidrio de seguridad, resistente, transitable (9), apoyado sobre tacos de material elástico (8) que transmiten el peso a los soportes (4), elementos resistentes discontinuos. Estos soportes se fijan al elemento estructural resistente (11) donde se apoya el pavimento o solado del recinto (1, 2, 3). El panel de vidrio inferior (10) está formado por láminas de vidrio, (doble o triple, con cámara estanca entre ellas) para evitar la formación de condensaciones en el vidrio de seguridad y permitir la visión de la cámara inferior (6). Se incluye una alternativa de colocación de un tercer panel de vidrio con cámara estanca entre sus láminas (10R), apoyado también sobre tacos de material elástico (8R) y sobre una pletina soldada al perfil (4R).

2. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicación 1, se caracteriza por el hecho de que el panel de vidrio se coloca dejando entre cuerpos o piezas de solado, a la hora de la colocación, una separación para la ventilación de seis milímetros por junta, asegurada por otra separación de 5 centímetros para el caso de que el panel de vidrio linde con una pared.

3. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende un tablero superior de vidrio u otros materiales de prestaciones similares, adecuados para pavimentos de 20 milímetros mínimo (sólo suelo resistente) y de 36 milímetros de espesor mínimo (suelo resistente y cámara estanca, 6+10+12+8 milímetros) y sin límite en el caso del panel de la superficie del suelo.

4. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende, en todos sus paneles de vidrio, la posibilidad de pegar láminas resistentes o láminas provistas de cámaras estancas, así como otros materiales de prestaciones similares.

5. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende una separación para la ventilación de seis milímetros por junta, o cualquier otra que resulte adecuada, asegurada con separadores o pestañas salientes (5) del ancho de la junta o de su mitad si se colocan en ambos lados, en cualesquiera de las posiciones previamente fijadas sobre los laterales del elemento de solado, al objeto de poder hacer tope entre sí.

6. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende el hecho de que las láminas de vidrio de geometría formal prefijada -rectangular o no- se apoyan en tacos de caucho-butilo o material similar de 20 milímetros de altura mínima, (puede ser mayor) ubicados junto al borde inferior cada 50 cm (o la dimensión que se estime oportuna), los cuales, a su vez, descansan sobre vigas (metálicas, de madera u otros materiales) o elementos de soporte existentes de cualquier tipo para poder garantizar la ventilación de las cámaras inferiores que se quieren airear bajo la conformación del solado.

7. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende también la ventilación mediante ranuras corridas de borde, junto a los muros, de cámaras inferiores de cualquier tipo, pudiendo ser el ancho de la ranura de dos centímetros o cualquier otra anchura mayor, menor o recibirse a tope, es decir, sin ranura allí donde interese.

8. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende cualquier tipo de bastidor rígido como soporte.

9. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende mecanismos de cierre añadidos mediante cerradura o llave convencional para el caso de que sean portillos o trampillas en el suelo, incluyendo manubrios o asas enrasados, herrajes, bisagras (ocultas o no), cierres de colgar y de seguridad, mando a distancia, cierres telescópicos, cierres desde central informatizada, llaves de cuadradillo, de Allen, hexagonales y, en general, llaves maestras.

10. El solado de vidrio para exposición arqueológica sin condensaciones, según reivindicaciones 1 y 2, comprende el hecho de que los mecanismos constructivos que se presentan pueden aplicarse también a solados de dimensión convencional y a piezas prefabricadas e industrializadas.