Proceso para proporcionar oligoelementos cerca de las residuoesferas o zonas del suelo que rodean los residuos de cultivo.

Proceso para la vectorización de oligoelementos cerca de los residuos de cultivos pajizos en los suelos, usando semillas forrajeras de Cipan no Fabaceae revestidas con película o revestidas con preparaciones que contienen sales solubles de molibdeno y, opcionalmente, otros oligoelementos elegidos entre un grupo que comprende las sales de cinc

(Zn), cobre (Cu), manganeso (Mn), hierro (Fe) y/o boro (B), poniendo dichas semillas en contacto directamente con dichos residuos de cultivos pajizos en el momento de su soterramiento en otoño, caracterizado por que la dosis equivalente por hectárea de Mo proporcionada a dichos residuos de cultivos pajizos está comprendida entre 1 y 100 g, de forma más particular entre 10 y 40 g, y de forma ventajosa aproximadamente 25 g.

Tipo: Patente Europea. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: E10366006.

Solicitante: Agronutrition.

Nacionalidad solicitante: Francia.

Dirección: 3 Avenue de L'Orchidée Parc Activestre 31390 Carbonne FRANCIA.

Inventor/es: CLAUDE,PIERRE-PHILIPPE.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > AGRICULTURA; SILVICULTURA; CRIA; CAZA; CAPTURA; PESCA > PLANTACION; SIEMBRA; FERTILIZACION (en combinación... > Aparatos o formas de empleo de los aparatos destinados... > A01C1/06 (Envoltura o preparación de las semillas)

PDF original: ES-2533526_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Proceso para proporcionar oligoelementos cerca de las residuoesferas o zonas del suelo que rodean los residuos de cultivo 5

Campo técnico de la invención

El campo de la invención es el de materiales fertilizantes, y de forma más particular el de los suplementos de oligoelementos y biofertilizaciones (azoto) bacterianas destinadas a los cultivos agrícolas y de forraje. 10

Estado de la técnica

El molibdeno en producción vegetal 15

El molibdeno (Mo) desempeña un papel en la producción vegetal (Kaiser et al. 2005) como cofactor enzimático de varios metabolismos, incluyendo nitratos y nitrógeno diatómico. El Mo también desempeña un papel en la rizosfera a través de su interacción con ciertas bacterias que favorecen el crecimiento de las plantas (BFCP; El-Samad et al. 2005) .

Según Loué (1993) , de una manera general, los cereales (trigo, cebada, avena y centeno) son poco sensibles a las deficiencias de Zn, B, Mo y más sensibles a las deficiencias de Mn y Cu. Según Loué 1993, la deficiencia de Mo tiene muy poca importancia en Poaceae (gramíneas) ; no se ha detectado deficiencia de Mo en cereales en Francia. Dicho de este modo, debido a la implicación de la nitrato reductasa â?" enzima que contiene molibdeno implicada en la asimilación del nitrógeno por la planta, algunos autores (obra citada de Loué 1993) fueron capaces de detectar 25 defectos de la fertilización con Mo en los rendimientos del cereal, pero ésto solamente en el caso de suelos muy pobres en Mo extraíble; en cereales, las deficiencias de Mo no se deberían manifestar más que en suelos con menos de 10 ng (nanogramo) de Mo por g de suelo. Las necesidades de Mo del maíz son muy bajas; si existen carencias, es sobre todo a nivel de las semillas que se podría manifestar si los contenidos de Mo son inferiores a 0, 02 ppm, umbral crítico después de todo relativamente bajo. Por último, y con respecto a lo que concierne a las 30 herbáceas, los contenidos de oligoelementos objetivos (de preferencia) dependen sobre todo de las necesidades de la ración animal. Sin embargo, para el Mo, los umbrales de deficiencia vegetal y de carencia animal son ambos de aproximadamente 0, 1 ppm (100 ppb) , mientras que el umbral de toxicidad animal es de 3 ppm (3000 ppb) , umbral fácilmente franqueable â?" al menos por el raigrás (Lolium spp.) .

Por lo tanto, es razonable decir que en la producción de cereales y maíz, o incluso más generalmente en lo que respecta al cultivo de herbáceas Poaceae, esta protección frente a posibles carencias en el suministro de Mo al suelo, follaje y/o semillas es a priori poco o nada defendible económicamente. A los ojos del experto en la materia, justifica en este momento este estado de la técnica la deficiencia del Mo como tratamiento de semillas de Poaceae, incluso de forma más general de todas las semillas no Fabaceae. 40

El molibdeno en microbiología de los suelos

El metabolismo azotobacteriano se ve afectado por la disponibilidad de molibdeno (Mo) , y en menor medida del hierro (Fe) , incluso del vanadio (V) , cofactores del complejo enzimático de nitrogenasa responsable de la reducción 45 del nitrógeno diatómico (Igarashi y Seefeldt 2003 ; Loveless et al. 1999) . Esta actividad enzimática es fuente de nitrógeno reducido asimilable por la planta y/o ciertas fitohormonas, en particular ciertos ácidos indol acéticos (IAA) , o auxinas. De hecho, la mayoría de las 50 enzimas de molibdeno, es decir aproximadamente un 90 %, son exclusivamente bacterianas (Mendel 2007) . De éstas, solamente la nitrogenasa consta de un factor de Mo que no está unido a una molécula ptérica (Hansch y Mendel 2002) . 50

En situaciones ecológicas en las que la tasa de producción de biomasa es moderada, la disponibilidad de Mo en los suelos por lo general no es limitante. Sin embargo, en situaciones agrícolas, sobre todo si se aumenta la actividad azotobacteriana tras la incorporación al suelo de residuos de cultivos pajizos y/o radiculares, incluso por la bacterización azotobacteriana del mismo, la disponibilidad de Mo en principio, puede ser insuficiente para permitir el 55 pleno rendimiento de la diazotrofía. En tales situaciones, el aporte de Mo es posible, aunque en la práctica es económicamente inviable.

Como aportar Mo a la residuoesfera?

Debido a un mejor contacto entre las bacterias del suelo y los residuos de cultivos pajizos que implica, por lo general se establece que la incorporación de éstos favorecerá su degradación. Sin embargo, por razones agrícolas, en particular la supresión de malas hierbas por " asfixia " de esta flora por biomasas de Cipan siempre en el lugar en el momento de la siembra, a veces se recomienda retrasar este soterramiento. Dicho ésto, este soterramiento después de la siembra - y en parte por la naturaleza de las cosas, las biomasas de Cipan Poaceae también retrasarán - por 65 razones de orden práctico, la aplicación del Mo. Este soterramiento después de la siembra se traducirá en hacer coincidir en el tiempo la acción estimulante del Mo en la flora (azoto) bacteriana del suelo y el aumento de la fuerza de la tasa de eliminación de nitrógeno y fósforo por las raíces. Desde un punto de vista agrícola, el Mo aplicado después de la siembra en este sentido podría ser contraproducente por lo tanto debido al aumento de la competencia entre la flora (azoto) bacteriana y las raíces del maíz, y ésto a pesar de un cierto efecto auxinógeno (fitógeno) al principio del cultivo. 5

De hecho, hay cuatro (4) casos de situaciones;

i) suelos desnudos y por lo tanto después de la siembra de Cipan; necesita aportes de Mo ponderales de al menos 40 a 100 g por ha de difícil justificación en cultivos no Fabaceae; 10

ii) residuos de cultivos pajizos en el suelo antes de la siembra de Cipan; necesita la dedicación de un pasaje de pulverizador agrícola para este fin igualmente de difícil justificación;

iii) fitomasas de Cipan durante su destrucción química antes de la siembra del cultivo de referencia; este tipo de destrucción química ya no se recomienda;

iv) Fitomasas de Cipan durante de su destrucción química después de la siembra del cultivo de referencia: 15 estimula la flora nitrobacteriana del suelo en el momento del brote de las plántulas, siendo en ocasiones esta competencia de las Azotobacteraceae contraproducente.

El aporte del Mo a la residuoesfera que proviene del soterramiento de los residuos de cultivos pajizos en el suelo - pero muy capaces, en principio, de estimular el desarrollo y la actividad BFCP de las poblaciones de 20 Azotobacteraceae, parece problemático y/o económicamente injustificable en producciones agrícolas de Poaceae y de forraje.

Cultivos intermedios que actúan como trampas para nitrato (Cipan)

Los Cipan son cultivos, generalmente de forraje y de forma ventajosa de cifras (por ejemplo, mostaza y rábano forrajero) y/o Poaceae (por ejemplo, raigrás, festuca) implantados después de la recogida de un cultivo de invierno y antes de la siembra de un cultivo en la primavera siguiente, es decir, en el momento del cultivo intercalado. El crecimiento aéreo y subterráneo de estos cultivos, que retienen el nitrógeno necesario para este fin, permite de forma eficaz " atraparlo " temporalmente, evitando de este modo que se vierta en la capa freática y/o las aguas 30 subterráneas. Los Cipan más eficaces en términos de captación de restos de nitrógeno mineral en otoño son las Brassicacea, en particular la mostaza blanca, y las Graminae de cereal, en particular la avena y la cebada forrajeras. Los Cipan Brassicacea por lo general se pueden " helar " y se destruyen automáticamente con las heladas de otoño, en particular en el NE de Francia y Europa Occidental. Los Cipan Poaceae,... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Proceso para la vectorización de oligoelementos cerca de los residuos de cultivos pajizos en los suelos, usando semillas forrajeras de Cipan no Fabaceae revestidas con película o revestidas con preparaciones que contienen sales solubles de molibdeno y, opcionalmente, otros oligoelementos elegidos entre un grupo que comprende las 5 sales de cinc (Zn) , cobre (Cu) , manganeso (Mn) , hierro (Fe) y/o boro (B) , poniendo dichas semillas en contacto directamente con dichos residuos de cultivos pajizos en el momento de su soterramiento en otoño, caracterizado por que la dosis equivalente por hectárea de Mo proporcionada a dichos residuos de cultivos pajizos está comprendida entre 1 y 100 g, de forma más particular entre 10 y 40 g, y de forma ventajosa aproximadamente 25 g.

2. Proceso para la vectorización de oligoelementos de acuerdo con la reivindicación precedente caracterizado por que los residuos de cultivos pajizos en el suelo se soterran a aproximadamente 5 cm de profundidad en la superficie de un suelo que se puede cultivar, incluso de forma más ventajosa como máximo a aproximadamente 2 cm de profundidad.

3. Proceso para la vectorización de oligoelementos de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones precedentes caracterizado por que la superficie del suelo recubierta inicialmente de residuos de cultivos pajizos y que recibe por puesta en contacto con estos residuos de cultivo al menos una semilla individual está comprendida entre 1 y 10 cm2 de forma más particular entre 2 y 8 cm2, y de forma ventajosa de aproximadamente 4 a 5 cm2.

4. Proceso para la vectorización de oligoelementos de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones precedentes caracterizado por que las semillas de Cipan no Fabaceae tienen un peso de mil granos (PMG) comprendido entre 500 y 3000 mg, y de forma ventajosa como máximo 1000 mg.

5. Proceso para la vectorización de oligoelementos de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 25 precedentes caracterizado por que las semillas de Cipan no Fabaceae se proporcionan en dosis por hectárea ponderalmente equivalentes a entre 15 y 40 kg, y de forma ventajosa del orden de 25 kg.

6. Proceso para la vectorización de oligoelementos de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones precedentes caracterizado por que las semillas de Cipan no Fabaceae se proporcionan a dosis por hectárea que 30 permiten proporcionar entre 8 y 25 millones de semillas individuales (propágulos) por hectárea, es decir como media una semilla por unidad de superficie de aproximadamente 8 a 10 cm2 para los PMG más importantes (es decir, de 2 a 3 g ; por ejemplo, Lolium multiflormum y L perenne) , y como máximo algunos - 2 a 4, cm2 para los PMG más bajos (es decir, como máximo 1 g ; por ejemplo, Festuca, Dactylis, incluso Agrastis) .