Probióticos para reducir el riesgo de obesidad.

El uso de bacterias probióticas capaces de fomentar el desarrollo de microorganismos intestinales bifidogénicos tempranos para la fabricación de un medicamento o composición nutritiva terapéutica destinada a reducir el riesgo de desarrollo de obesidad en las etapas posteriores de la vida del niño

, dichas bacterias son de la cepa Lactobacillus rhamnosus ATCC 53103 o Lactobacillus rhamnosus CGMCC 1.3724.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/EP2008/051877.

Solicitante: NESTEC S.A..

Nacionalidad solicitante: Suiza.

Dirección: AVENUE NESTLE 55 1800 VEVEY SUIZA.

Inventor/es: ISOLAURI, ERIKA, SALMINEN, SEPPO.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen sustancias... > A61K35/74 (Bacterias (uso terapéutico de una proteína de la bacteria A61K 38/00))
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > ACTIVIDAD TERAPEUTICA ESPECIFICA DE COMPUESTOS QUIMICOS... > Medicamentos para el tratamiento de trastornos del... > A61P3/04 (Anorexiantes; Medicamentos para el tratamiento de la obesidad)

PDF original: ES-2462747_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Probióticos para reducir el riesgo de obesidad

Ámbito de la invención Esta invención se refiere a la administración pre- y/o post-natal de bacterias probióticas a un bebé, capaces de fomentar con la invención la microflora intestinal bifidogénica temprana y reducir el riesgo del bebé de desarrollar obesidad en estadios posteriores de la vida, dichas bacterias probióticas son de la cepa Lactobacillus rhamnosus ATCC 53103 o Lactobacillus rhamnosus CGMCC 1.3724.

Antecedentes de la invención La preponderancia de la obesidad y sobrepeso en los adultos, niños y adolescentes ha aumentado rápidamente durante los últimos 30 años en Estados Unidos y a nivel global continúa creciendo. La definición clásica del sobrepeso y la obesidad se basa en el porcentaje de grasa corporal o, en fechas más recientes, en el índice de masa corporal o BMI. El BMI se define como el cociente del peso en kg dividido por el cuadrado de la altura en metros. Dado que el sobrepeso y la obesidad están ganando preponderancia en todos los grupos de edad, es inevitable que aumente también el número de mujeres embarazadas que tengan sobrepeso o sean obesas. Ya es sabido que las mujeres con sobrepeso o mujeres obesas tienen un mayor riesgo durante el embarazo de desarrollar la diabetes gestacional (también llamada diabetes gravidarum) . La hiperglucemia materna puede traducirse en bebés de mayor talla corporal y mayor masa grasa y dichos bebés son propensos de por sí a desarrollar la obesidad y diabetes en etapas posteriores de la niñez o de la vida adulta. Además, la investigación reciente sugiere que las mujeres obesas que, de por sí tienen una tolerancia normal a la glucosa, dan a luz bebés que tienen una mayor

masa grasa, que las mujeres que no son obesas.

El incremento de la evidencia científica sugiere que los bebés que son hijos de madres con sobrepeso o de madres obesas corren un mayor riesgo de tener sobrepeso o de ser obesos en etapas posteriores de la vida que los niños, cuyas madres no tienen sobrepeso ni están obesas. Esta predisposición parece ser mayor cuando los dos progenitores están afectados. Los niños de menos de 5 años con sobrepeso y obesidad se cifran actualmente en 18 millones a nivel mundial. Casi el 30% de los niños y adolescentes de EE.UU. y entre el 10 y el 30% de niños europeos tienen sobrepeso o están obesos.

La obesidad se considera en general el resultado de la combinación de una ingestión excesiva de energía y un modo de vida sedentario. Evidentemente, estos factores son importantes. Sin embargo, en años más recientes se ha sugerido que también pueden intervenir en ella la inflamación sistémica de baja intensidad y la situación subóptima de los microorganismos de la fauna intestinal (Fantuzzi, G. “Adipose tissue, adipokines, and inflammation”, J. Allergy Clin. Immunol. 115, 911-919, 2005. Backhed, F., Ding, H., Wang, T., y col., “The gut microbiota as an environmental factor that regulates fat storage”, Proc. Natl. Acad. Sci. USA 101, 15718-15723, 2004) .

Los meta-análisis recientes han llegado a la conclusión de que la lactancia lleva asociada una probabilidad reducida en un 13-22% de sobrepeso o de obesidad durante la infancia y que la duración la lactancia es inversamente proporcional al riesgo de sobrepeso (Owen, C.G., Martin, R.M., Whincup, P.H., Smith, G.D., Cook, D.G., “Effect of infant feeding on the risk de obesity across the life course: a quantitative review of published evidence”, Pediatrics 45 115, 1367-1377, 2005; Arenz, S., Ruckerl, R., Koletzko, B., von Kries, R., “Breast-feeding and childhood obesity: a systemic review”, Int. J. Obes. Relat. Metab. Disord. 28, 1247-1256, 2004; Harder, T., Bergmann, R., Kallischnigg, G., Plagemann, A., “Duration of breastfeeding and risk of overweight: a meta-analysis”, Am. J. Epidemiol. 162, 397403, 2005) .

Está claro que existe la necesidad de proporcionar métodos que permitan afrontar el riesgo de sobrepeso y obesidad, en especial durante la niñez.

Resumen de la invención 55 La alteración de los microorganismos intestinales, en especial durante el período crítico de maduración de la primera infancia, ya se ha relacionado con el desarrollo de estados patológicos inflamatorios, por ejemplo la alergia. Se ha sugerido también una posible relación entre obesidad y asma. En conjunto, estas consideraciones han llevado a los inventores presentes a investigar la posibilidad de una relación entre microorganismos intestinales de los bebés y el posterior aumento de peso de estos niños.

Durante un estudio de seguimiento y prospección de probióticos en enfermedades alérgicas (descrito con mayor detalle por Kalliomäki y col., “Probiotics in primar y prevention of atopic disease: a randomised placebo-controlled trial”, Lancet 357, 1076 - 1079, 2001) , los inventores presentes han encontrado de modo sorprendente que el peso y el índice de masa corporal de niños de 4 años que han recibido los probióticos son menores que los de los niños,

que han recibido un placebo.

Por consiguiente, en un primer aspecto, la presente invención proporciona el uso de bacterias probióticas capaces de fomentar el desarrollo de microorganismos intestinales bifidogénicos tempranos para la fabricación de un medicamento o composición nutritiva terapéutica para reducir el riesgo de desarrollo de la obesidad de las etapas posteriores de la vida del bebé, dichas bacterias probióticas son de la cepa Lactobacillus rhamnosus ATCC 53103 o Lactobacillus rhamnosus CGMCC 1.3724.

La invención abarca un método para reducir el riesgo de un bebé de desarrollar la obesidad en etapas posteriores de su vida, proporcionando a un bebé que lo necesite las bacterias probióticas capaces de fomentar el desarrollo de microorganismos intestinales bifidogénicos tempranos, dichas bacterias probióticas son de la cepa Lactobacillus rhamnosus ATCC 53103 o Lactobacillus rhamnosus CGMCC 1.3724.

En otro aspecto, la invención se refiere al uso de bacterias probióticas capaces de fomentar el desarrollo de microorganismos intestinales bifidogénicos tempranos en una composición nutritiva para reducir el riesgo de desarrollo de sobrepeso de un bebé en las etapas posteriores de su vida, dichas bacteria son de la cepa Lactobacillus rhamnosus ATCC 53103 o Lactobacillus rhamnosus CGMCC 1.3724.

Sin desear asumir ninguna teoría, los inventores creen que las diferencias, desviaciones y/o aberraciones de los microorganismos intestinales, en especial en lo referente a la proporción de las bifidobacterias presentes, pueden 20 ser los precursores del desarrollo del sobrepeso y la obesidad. De modo específico, la implantación temprana de microorganismos fuertemente bifidogénicos puede proporcionar protección contra el posterior desarrollo del sobrepeso y obesidad. Debe notarse que, en el caso del bebé amamantado, las bifidobacterias forman la base de los microorganismos que constituyen del 60 al 90 % del total de bacterias del intestino infantil. La lactancia fomenta además el desarrollo de una barrera intestinal, que junto con la dominación bifidobacteriana conduce a una mejor

absorción y, por tanto, a un mejor aprovechamiento de la nutrición ingerida.

Los microorganismos intestinales desempeñan un papel importante en la hidrólisis de los oligosacáridos y polisacáridos indigeribles, convirtiéndolos en monosacáridos absorbibles y en la activación de la lipoproteína-lipasa por acción directa sobre el epitelio velloso. Además, en los últimos años se ha demostrado que la leche humana contiene no solo oligosacáridos, sino también bifidobacterias. Al mismo tiempo, los estudios genómicos han puesto de manifiesto de modo convincente que las bifidobacterias presentes... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. El uso de bacterias probióticas capaces de fomentar el desarrollo de microorganismos intestinales bifidogénicos tempranos para la fabricación de un medicamento o composición nutritiva terapéutica destinada a reducir el riesgo de desarrollo de obesidad en las etapas posteriores de la vida del niño, dichas bacterias son de la cepa Lactobacillus rhamnosus ATCC 53103 o Lactobacillus rhamnosus CGMCC 1.3724.

2. El uso de bacterias probióticas capaces de fomentar el desarrollo de microorganismos intestinales bifidogénicos tempranos en una composición nutritiva para reducir el riesgo de desarrollo de sobrepeso en las etapas posteriores de la vida del niño, dichas bacterias son de la cepa Lactobacillus rhamnosus ATCC 53103 o Lactobacillus rhamnosus CGMCC 1.3724.

3. El uso de reivindicación 1 ó 2, en el que el medicamento o la composición nutritiva se administra a una mujer

embarazada por lo menos durante dos semanas antes del parto y, después del parto, al bebé durante por lo menos 15 2 meses.

4. El uso de una cualquiera de las reivindicaciones anteriores, en el que el medicamento o la composición nutritiva se administra al bebé por lo menos durante 6 meses después del parto.

5. El uso de la reivindicación 3 ó 4, en el que, después del parto, se administran las bacterias probióticas al bebé a través de la madre lactante.

6. El uso de una cualquiera de las reivindicaciones de 1 a 4, en el que la composición nutritiva terapéutica o la composición nutritiva es una fórmula infantil. 25

7. El uso de la reivindicación 1, en el que el medicamento contiene entre 105 y 1010 cfu de bacterias probióticas en cada dosis diaria.

8. El uso de una cualquiera de las reivindicaciones de 1 a 6, en el que la composición nutritiva terapéutica o la 30 composición nutritiva contiene entre 103 y 1012 cfu/g de composición (peso seco) .