Placa de yeso laminado aligerada con corcho granulado.

1. Placa de yeso laminado aligerada con corcho granulado, del tipo de placa de construcción conforme a la Norma UNE-EN 520 o posteriores, constituida por dos caras de cartón celulósico

(1) y un núcleo de yeso (2) de densidad controlada y debidamente aditivado con compuestos comunes, aditivos homogeneizadores y reguladores de la materia prima y la composición, y/o aceleradores del proceso de producción, caracterizada porque el núcleo de yeso lleva integrado una carga de corcho natural o aglomerado en forma de granulado (3), con una ocupación uniformemente distribuida del 6-10% en volumen de masa húmeda o seca de yeso.

2. Placa de yeso laminado aligerada con corcho granulado, según primera reivindicación, caracterizada porque el corcho en forma de granulado (3) integrado en el núcleo de yeso es regranulado negro de corcho, de granulometría entre 2-5 mm ó 6-9 mm, según el espesor del producto final, densidad entre 75-100 kg/m3 y conductividad térmica de 0,034 W/mº k.

Tipo: Modelo de Utilidad. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: U201530212.

Solicitante: Fibroplac, S.A.

Nacionalidad solicitante: Portugal.

Dirección: Parque Industrial Manuel da Mota, lote 16 3100 Pombal PORTUGAL.

Inventor/es: CATALÁN MARTÍNEZ,Francisco José.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION E — CONSTRUCCIONES FIJAS > EDIFICIOS > ELEMENTOS ESTRUCTURALES; MATERIALES DE CONSTRUCCION... > Elementos de construcción de espesor relativamente... > E04C2/34 (compuestos de dos o más elementos separados análogos a los de las hojas (E04C 2/32 tiene prioridad; tirantes para paredes de cavidades E04B 2/44))
google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Placa de yeso laminado aligerada con corcho granulado

El objeto de la presente invención es una placa de yeso laminado aligerada con corcho natural o aglomerado en forma de granulado, preferentemente con regranulado negro de corcho, en un tamaño y densidad de grano, y en una proporción de ocupación en el núcleo de yeso, concretamente determinados para mejorar la elasticidad, absorción acústica y resistividad térmica del producto, sin menoscabo de su resistencia mecánica.

El resultado es una nueva placa de cartón-yeso con el mismo buen comportamiento frente a los esfuerzos mecánicos y la acción del fuego que las hasta ahora utilizadas, pero más ligera, y con mejores propiedades de aislante térmico, acústico y frente a la humedad.

CAMPO TÉCNICO.-

El campo técnico de la invención es el de los elementos estructurales y materiales de construcción, y en particular el de los materiales de construcción en forma de placas, losas o paneles tipo sándwich.

ESTADO DE LA TÉCNICA.-

Dentro de este campo técnico de los materiales de construcción en forma de placas, losas o paneles, la placa de yeso laminado "PYL" o de cartón-yeso es un producto muy utilizado, compuesta de cartón celulósico en ambas caras y un núcleo de yeso de densidad controlada y debidamente aditivado según su función final.

Existen diferentes tipos de aditivos; los comunes a todo tipo de placas son reguladores de diferencias de composición y homogeneizadores de la materia prima, otros también comunes aceleran el fraguado del yeso o facilitan la adherencia del papel durante el proceso de producción. Existen luego otros aditivos particulares según la funcionalidad de la placa, que añaden características específicas al alma de yeso.

La placa de yeso laminado, que se fabrica en una anchura estandarizada de 1,20 m y diferentes longitudes de 2, 2,5, 2,6, 2,7, 2,8 ó 3 m, y diferentes espesores, de 10, 12,5, 15 ó 18 mm, ofrece una buena resistencia mecánica, ya que se aprovecha de la buena

resistencia a la compresión del yeso con la buena resistencia a la flexión que le confiere el sándwich de cartón celulósico, pero debido al núcleo de yeso compacto resulta un material de construcción bastante pesado pese a su delgado espesor, con los consiguientes problemas de manejabilidad e instalación en obras.

Además de su buena resistencia mecánica, el cartón-yeso tiene también una buena resistencia intrínseca al fuego, no siendo un producto inflamable, es decir no se incendia aún expuesto al fuego directo, ya que el sulfato de calcio hidratado (CaSO4 + H2O) de que está hecho pierde las moléculas de agua por evaporación, retardando la propagación del fuego por varios minutos. No obstante, en el caso de placas con prestaciones mejoradas frente a la acción del fuego se utilizan aditivos especiales tales como fibras de vidrio, vermiculita, u otros agentes expansores.

De cualquier forma, las placas de yeso laminado, debido a su delgado espesor y reducida masa, por sí solas no proporcionan un gran aislamiento térmico y acústico, siendo necesario soluciones técnicas complementarias en los muros y techos donde se colocan, como recubrir el interior con capas de fibra de vidrio, espuma de poliuretano u otros materiales.

Tampoco tienen una buena resistencia intrínseca a la humedad. Algunas placas están diseñadas para resistir salpicaduras ocasionales de agua o estar expuestas a ambientes húmedos, utilizando por ejemplo papel tratado que retarda la absorción del agua y el crecimiento de hongos, o añadiendo al núcleo de yeso parafinas o aceites siliconados, pero en ningún caso están recomendadas para estar expuestas a la lluvia ni en contacto directo o constante con agua o vapor como duchas o saunas.

Sería por tanto de interés disponer de un modelo de placa de cartón-yeso más ligera y con mejores propiedades de aislamiento térmico, acústico y antihumedad, y todo ello manteniendo su buena resistencia mecánica y poder ignifugo.

En la búsqueda de un componente de la matriz de yeso que mejore las propiedad de este tipo placas en dicho sentido, se ha considerado al corcho, y en particular a los granulados y regranulados de corcho, como un aditivo potencialmente idóneo, fundamentalmente por dos motivos: Primero, por las buenas propiedades de estos subproductos del corcho natural o residual, de gran abundancia y reposición, y segundo, por la demostrada buena afinidad del grano de corcho y yeso cuando entran en contacto.

Es conocido desde hace tiempo que el corcho natural, es decir, el súber o felema de Quercus suber, más conocido como Alcornoque, además de ser una materia prima ecológica, abundante y sostenible, tiene unas propiedades que lo hacen adecuado como material de construcción, siendo bastante utilizado como aislante térmico y acústico, bien en forma de paneles de recubrimiento, o en forma de granulado entre los tabiques o sobre forjado, especialmente en su manufactura como aglomerados puros expandidos, donde resulta un material aislante óptimo.

Hay que tener en cuenta que el súber o felema, que es el tejido muerto que protege a otros tejidos interiores de una planta de la desecación, daño mecánico, insectos y herbívoros, está formado por células muertas cuyas paredes están impregnadas de un biopolímero denominado suberina, que actúa como una barrera entre las plantas y el ambiente, si bien unas grietas llamadas lenticelas permiten el intercambio de gases entre el interior de la planta y el ambiente. La suberina está basada en un complejo poliéster de glicerol y largas cadenas de a,w-diácidos y w-hidroxiácidos, y está presente en células suberosas, donde representa hasta el 50 % de la composición química de sus paredes celulares. Algunas plantas tienen cantidades significativas de células suberosas; una de las formas más familiares es el corcho.

De este modo, el corcho ofrece protección mecánica, y al mismo tiempo, constituye un buen aislador térmico ya que sus cavidades celulares (lumen) están llenas de aire, lo que le confiere una estructura no capilar en la que la penetración a su través de agua es prácticamente imposible. Además es un producto reciclable y reutilizable, independientemente del tiempo transcurrido desde su elaboración y puesta en obra pues mantiene intactas todas sus características técnicas. No puede ser atacado por insectos y otros microorganismos, y su bajo contenido en agua (8%) no propicia el ambiente necesario para su formación y desarrollo. Esto explica las propiedades que hacen del corcho un útil y adecuado material de construcción: compresibilidad y resiliencia, impermeable al agua y a otros líquidos, baja conductividad térmica y acústica, estabilidad y resistencia al deterioro.

Además el corcho es un material muy abundante y sostenible, especialmente en la península ibérica, que representa el 83% de la producción mundial, estimada en 340.000 toneladas/año. Los bosques de alcornocales producen grandes beneficios ambientales, ofreciendo durante su ciclo de vida, productos sostenibles y totalmente reciclables. La extracción "manual" o "saca del corcho", que se realiza durante el mes de Julio, garantiza el mantenimiento de este hábitat. La primera extracción o "pela del alcornoque" se realiza a los

años. No se producen daños en el árbol durante la poda y descortezamiento, regenerándose completamente en aproximadamente 10 años.

Desde finales del siglo XIX en que se desarrolla la industria de los granulados y aglomerados de corcho, como solución al problema del empleo de los desperdicios resultantes de la fabricación de los tapones y otras manufacturas de corcho natural por simple talla, así como del corcho no apto para la obtención de estos productos, es cuando empieza a manufacturarse como un producto...

 


Reivindicaciones:

1. Placa de yeso laminado aligerada con corcho granulado, del tipo de placa de construcción conforme a la Norma UNE-EN 520 o posteriores, constituida por dos caras de cartón celulósico (1) y un núcleo de yeso (2) de densidad controlada y debidamente aditivado con compuestos comunes, aditivos homogeneizadores y reguladores de la materia prima y la composición, y/o aceleradores del proceso de producción, caracterizada porque el núcleo de yeso lleva integrado una carga de corcho natural o aglomerado en forma de granulado (3), con una ocupación uniformemente distribuida del 6-10% en volumen de masa húmeda o seca de yeso.

2. Placa de yeso laminado aligerada con corcho granulado, según primera reivindicación, caracterizada porque el corcho en forma de granulado (3) integrado en el núcleo de yeso es regranulado negro de corcho, de granulometría entre 2-5 mm ó 6-9 mm, según el espesor del producto final, densidad entre 75-100 kg/m3 y conductividad térmica de 0,034 W/mº k.