Placa de fijación para su uso en el procedimiento de Lapidus.

Placa de fijación metatarsocuneiforme (20), que comprende:

una parte proximal

(24) adaptada para su fijación a un cuneiforme y una parte distal (22) adaptada para su fijación a un metatarsiano, estando las partes proximal y distal dividas a lo largo de un eje de articulación (J);

en la que la parte proximal (24) define un primer orificio (48) adyacente al eje de articulación (J) y un segundo orificio (50) proximal al primer orificio; y

en la que la parte distal define un tercer orificio (40) adyacente al eje de articulación (J) y un cuarto orificio (42) distal al tercer orificio de manera que los orificios primero y segundo (48, 50) de la parte proximal y los orificios tercero y cuarto (40, 42) de la parte distal están orientados en un disposición sustancialmente trapezoidal a través del eje de articulación (J),

caracterizada por que la placa comprende además una superficie de contacto con el hueso (62) y un rebaje (60) definido a lo largo de la superficie de contacto con el hueso en una región correspondiente al eje de articulación (J) de la placa.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/US2009/064150.

Solicitante: AMEI TECHNOLOGIES INC..

Nacionalidad solicitante: Estados Unidos de América.

Dirección: 1105 North Market Street Suite 1300 Wilmington, DE 19899 ESTADOS UNIDOS DE AMERICA.

Inventor/es: BLITZ,NEAL, GEORGE,MICHAEL.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > DIAGNOSTICO; CIRUGIA; IDENTIFICACION (análisis de... > Instrumentos, dispositivos o procedimientos quirúrgicos,... > A61B17/80 (Placas corticales)

PDF original: ES-2528243_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Placa de fijación para su uso en el procedimiento de Lapidus Campo técnico

La presente divulgación se refiere en general a dispositivos médicos para su uso en la corrección de deformidades en los pies y a métodos para la instalación quirúrgica de tales dispositivos y la corrección de tales deformidades.

Antecedentes

Los juanetes han sido durante mucho tiempo uno de los tipos más comunes de deformidades dolorosas en los pies. El nombre técnico para este tipo de deformidad es Hallux Abducto Valgus (HAV), que en general se describe como una desviación medial del primer metatarsiano acompañada de una desviación lateral y/o rotación en valgo del hallux (o "dedo gordo"). El efecto resultante es una subluxación de la articulación del dedo gordo (o primera articulación metatarsofalángica (AMTF)) que crea una prominencia (o eminencia) ósea en el interior del pie, cerca de la base del dedo gordo. La figura 1A ilustra la configuración anatómica normal de un pie humano izquierdo, que incluye el primer metatarsiano 1 que se extiende entre el hueso cuneiforme medial 12 y el dedo gordo 13. El primer metatarsiano 1 se articula con el hueso cuneiforme medial 12 en la primera articulación metatarsocuneiforme 14 en su cara más proximal; y se une adicionalmente al dedo gordo 13 en la articulación metatarsofalángica 15 en su cara más distal. Ubicado adyacente (lateral) al primer metatarsiano 1 se encuentra el segundo metatarsiano 16, que se articula con el hueso cuneiforme intermedio 17 en la segunda articulación metatarsocuneiforme 18. La articulación entre el hueso cuneiforme medial 12 y el hueso cuneiforme intermedio 17 es la articulación intermetatarsocuneiforme 18. Los huesos sesamoideos 19 están ubicados por debajo de (de manera plantar con respecto a) la cabeza del primer metatarsiano en la primera AMTF y se articula con la cabeza del primer metatarsiano.

La figura 1B ¡lustra la configuración anatómica resultante de un pie humano que padece HAV. En particular, el primer metatarsiano 1 se extiende desde el hueso cuneiforme medial 12 y se desvía en sentido medial mientras que el dedo gordo 13 se desvía en sentido lateral. Como resultado, los huesos sesamoideos 19 pueden rotar con el primer metatarsiano 1. Esta afección puede llevar a un movimiento doloroso de la articulación del dedo gordo y/o a dificultades a la hora de ponerse el calzado. Otras afecciones asociadas con HAV pueden incluir: formación de dedos en martillo de los dedos adyacentes, dolor en la parte anterior del pie en la región metatarsiana (también conocido como metatarsalgia), fracturas por sobrecarga de los metatarsianos adyacentes, pies planos (pes planus) y artritis de la primera AMTF o parte media del pie.

Los juanetes pueden producirse por una diversidad de causas, tales como factores genéticos, influencias dependiendo del sexo, causas biomecánicas y estructurales, traumatismos (lesiones) y determinados zapatos. Algunos médicos creen que la genética desempeña un papel importante en el desarrollo de los juanetes. Dudley Morton sugirió que los juanetes pueden ser el resultado de la influencia evolutiva y describió un determinado tipo de pie asociado a los juanetes, el denominado pie de Morton (una afección en la que el primer metatarsiano es más corto que los demás metatarsianos. Véase Morton DJ. The Human Foot: Its evolution, Physiology and functional Disorders. Columbia University Press, Morningside Heights, NY, 1935. Algunas personas desarrollan juanetes cuando se asocian a una afección denominada hipermovilidad, en la que la parte media del pie (es decir, la articulación metatarsocuneiforme o "AMC," ¡lustrada en la figura 1A como la articulación definida en la unión del metatarsiano 1 y el hueso cuneiforme 12) muestra un movimiento excesivo. Menos comúnmente, huesos malformados (dedo gordo y/o primer metatarsiano) pueden parecer y/o provocar juanetes. Muchos médicos atribuyen el desarrollo progresivo de juanetes a zapatos con mucho tacón y de punta estrecha utilizados más comúnmente por las mujeres. Se conoce bien que las mujeres tienen más probabilidad de desarrollar juanetes que los hombres.

Los cirujanos usan radiografías con apoyo del peso corporal para determinar la gravedad del HAV en un intento por cuantificar la deformidad y ayudar en la toma de decisiones quirúrgicas. La medición radiográfica utilizada más comúnmente es el ángulo intermetatarsiano (IMA), que mide el ángulo entre una bisección longitudinal de las diáfisis del primer y el segundo metatarsiano. El IMA mide esencialmente la medida en que el primer metatarsiano se ha desviado (en sentido medial) con respecto al segundo metatarsiano. El valor normal para el IMA es inferior a 8 grados. Otra medición radiográfica útil es el ángulo del hallux abductus (AHA), que mide la cantidad de desviación lateral del dedo gordo (hallux). El AHA mide esencialmente la medida en que el dedo gordo se ha desviado (en sentido lateral) con respecto a su posición original (casi recta con el metatarsiano más proximal). El valor normal para el AHA es inferior a 12 grados. Un paciente con una deformidad por HAV leve puede tener un IMA de 1-12 grados y un AHA de 21-3 grados. Un paciente con una deformidad por HAV moderada puede tener un IMA de 12- 16 grados y un AHA de 31-4 grados. Un paciente con una deformidad por HAV grave puede tener un IMA superior a 16 grados y un AHA superior a 4 grados.

Se han desarrollado diversas técnicas para corregir quirúrgicamente el HAV. La técnica más básica implica simplemente resecar el crecimiento óseo en la cara medial de la cabeza del primer metatarsiano, aunque este procedimiento se usa normalmente junto con otras técnicas más avanzadas. Una técnica común implica un procedimiento de osteotomía (corte del hueso) en el que el primer metatarsiano se fractura en dos fragmentos y la

parte distal del hueso se acerca (en sentido medial) al segundo metatarsiano adyacente. La osteotomía puede realizarse en diversas ubicaciones en el primer metatarsiano, dependiendo de la gravedad de la deformidad. Las deformidades por HAV menos graves se corrigen normalmente con una osteotomía cerca de la cabeza (1a en la figura 1) del primer metatarsiano, mientras que las deformidades moderadas y más grandes se corrigen con una osteotomía cerca de la base (1b en la figura 1) del primer metatarsiano. Independientemente de la técnica de osteotomía utilizada sólo la parte distal del primer metatarsiano se recoloca en una posición más lateral mientras que la posición del segmento proximal permanece inalterada. Se entenderá que cualquier procedimiento de osteotomía reorienta el primer metatarsiano cambiando su forma de un hueso recto a un hueso más curvado.

Se han desarrollado técnicas alternativas que no requieren la fractura del hueso o el cambio de la forma natural del primer metatarsiano. Una técnica de este tipo recurre a la fusión de la AMC, en la que todo el primer metatarsiano se recoloca en una posición corregida. Este procedimiento se desarrolló originalmente por el Dr. Paul Lapldus, y por tanto esta técnica particular se denomina a menudo procedimiento de Lapldus (o bunlonectomía de Lapldus o artrodesls de Lapidus o bunionectomía/artrodesis de Lapidus modificada). En algunas situaciones el procedimiento puede Implicar una fusión aislada de la 1a AMC y en otras situaciones los cirujanos también pueden Incorporar una fusión de la zona cuneiforme intermedia y/o la base del 2° metatarsiano. En general, la ¡dea en la que se basa el procedimiento de Lapidus es fusionar de manera permanente la base del primer metatarsiano al hueso cuneiforme medial en una posición nueva corregida. Esta fijación permanente se lleva a cabo reduciendo en primer lugar el IMA y a continuación fusionando la AMC. La implementación de este procedimiento implica a menudo... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

Placa de fijación metatarsocuneiforme (2), que comprende:

una parte proximal (24) adaptada para su fijación a un cuneiforme y una parte distal (22) adaptada para su fijación a un metatarsiano, estando las partes proximal y distal dividas a lo largo de un eje de articulación

(J);

en la que la parte proximal (24) define un primer orificio (48) adyacente al eje de articulación (J) y un segundo orificio (5) proximal al primer orificio; y

en la que la parte distal define un tercer orificio (4) adyacente al eje de articulación (J) y un cuarto orificio (42) distal al tercer orificio de manera que los orificios primero y segundo (48, 5) de la parte proximal y los orificios tercero y cuarto (4, 42) de la parte distal están orientados en un disposición sustancialmente trapezoidal a través del eje de articulación (J),

caracterizada por que la placa comprende además una superficie de contacto con el hueso (62) y un rebaje (6) definido a lo largo de la superficie de contacto con el hueso en una región correspondiente al eje de articulación (J) de la placa.

Placa según la reivindicación 1, en la que los lados no paralelos del trapezoide definido por la disposición de orificios (4, 42, 48, 5) definen un ángulo de 57 +/-15 grados, y en la que la distancia entre los orificios primero y tercero (48, 4) es de 12 +/- 4 mm.

Placa según la reivindicación 1 o la reivindicación 2, en la que las partes distal y proximal incluyen partes de extremo (26, 3), aumentando la placa en anchura desde la parte de extremo distal (26) hasta la parte de extremo proximal (3).

Placa según la reivindicación 3, en la que la anchura (W-i) de la parte de extremo distal (22) es de 1,5 +/- 3 mm; o placa según la reivindicación 3, en la que la anchura (W2) de la parte de extremo proximal (24) es de 16 +/- 4 mm.

Placa según la reivindicación 1, en la que la placa se gira aproximadamente 12 +/- 6 grados a lo largo del eje longitudinal.

Placa según cualquier reivindicación anterior, en la que la placa tiene una torsión gradual (y) a lo largo de un eje longitudinal definido desde la parte proximal hasta la parte distal.

Placa según la reivindicación 1, que comprende además otro orificio (52) definido de manera proximal a los orificios primero y segundo, estando el otro orificio avellanado y roscado.

Placa según la reivindicación 7, que comprende además dos orificios adicionales (44, 46) definidos de manera distal a los orificios tercero y cuarto, teniendo uno (44) de los dos orificios adicionales una configuración alargada y estando el otro (46) de los dos orificios adicionales avellanado y roscado.

Placa según la reivindicación 8, en la que los tres orificios avellanados (48, 5, 52) en la parte proximal están orientados en una disposición triangular y en la que los tres orificios avellanados (4, 42, 46) en la parte distal están orientados en una disposición triangular.

Placa según la reivindicación 1, en la que la placa permite una longitud de distensión de 1 mm -25 mm.

Placa según cualquier reivindicación anterior, que comprende además un canal (64) formado en el rebaje (6) para proporcionar flexibilidad.

Placa según la reivindicación 1, o la reivindicación 1, en la que los orificios están avellanados y roscados.

Placa según la reivindicación 1, en la que el rebaje está diseñado para adaptarse a salientes del cuneiforme medial y el primer metatarsiano.