Placa anterior-interna para fracturas de pilón tibial.

1. Placa (1) anterior-interna para fracturas de pilón tibial, que tiene forma de L espiroidea formada por un pie

(1a) distal y una columna (1b) proximal, caracterizada porque:

- el pie (1a) tiene una forma que se adapta a la cara anterior del pilón tibial en un plano esencialmente coronal; y

- la columna (1b) tiene una forma que se adapta a la cara interna de la tibia en un plano esencialmente sagital.

2. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con la reivindicación 1, donde el pie (1a) y la columna (1b) tienen una curvatura alrededor del eje axial de la tibia para adaptarse respectivamente a la cara anterior del pilón tibial y a la cara interna de la tibia.

3. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la longitud del pie (1a) es de entre 4 cm y 6 cm.

4. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la longitud de la columna (1b) es de entre 8 cm y 25 cm.

5. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que además comprende un refuerzo (2) que une el extremo distal del pie (1a) con un punto intermedio de la columna (1b).

6. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con la reivindicación 5, donde el punto intermedio de la columna (1b) está separado del pie (1a) esencialmente 1/3 de la longitud de la columna (1b).

7. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que además comprende una extensión (3) que sobresale diagonalmente hacia abajo en un plano sagital para cubrir la superficie lateral del maléolo interno.

8. Placa (1) anterior interna de acuerdo con la reivindicación 7, donde la extensión (3) tiene un grosor menor que el resto de la placa (1).

9. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 1-4, donde el pie (1a) comprende al menos 5 orificios para tornillos que están esencialmente alineados.

10. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 5-6, donde el pie (1a) comprende al menos 5 orificios para tornillos que están esencialmente alineados y un orificio adicional ubicado en la zona de unión entre el refuerzo (2) y el pie (1a) esencialmente encima del último orificio del pie (1a).

11. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 7-8, donde la extensión (3) comprende dos orificios.

12. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 9-11, donde los orificios están dimensionados para tornillos de 3,5 mm.

13. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que está hecha de acero, titano, o una aleación de ambos.

Tipo: Modelo de Utilidad. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: U201430965.

Solicitante: SERVICIO ANDALUZ DE SALUD.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: Queipo de Llano Temboury,Alfonso.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > FILTROS IMPLANTABLES EN LOS VASOS SANGUINEOS; PROTESIS;... > Filtros implantables en los vasos sanguíneos; Prótesis,... > A61F2/28 (Huesos (articulaciones A61F 2/30))
google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Placa anterior-interna para fracturas de pilón tibial OBJETO DE LA INVENCIÓN

La presente invención pertenece al campo de la medicina, y más particularmente al tratamiento quirúrgico de fracturas mediante la reducción abierta y la fijación interna con placas de osteosíntesis.

El objeto de la presente invención es una nueva placa de osteosíntesis especialmente diseñada para la estabilización de las fracturas articulares del pilón tibial con abordaje anterior-interno.

ANTECEDENTES DE LA INVENCIÓN

Actualmente, es conocido el uso de placas de osteosíntesis para la estabilización de diversos tipos de fracturas, entre ellas la fractura articulares del pilón tibial o epífisis distal de la tibia. Esta zona es una zona crítica por la complejidad de las fracturas y la escasa cubierta de partes blendas.

Este tipo de placas han evolucionado mucho desde las placas diseñadas en los años 60-70, que eran anchas, planas y rectas (placa en trébol o en cuchara). Estas placas actuaban como contrafuerte a compresión en la zona donde se querían neutralizar las fuerzas de deformidad axial sobre el fragmento articular. Por ejemplo, en las fracturas articulares con trazo coronal se requería que la placa se colocara en el plano anterior. El problema ocurría cuando la fractura era más compleja y tenía varios trazos en distintos planos pues una sola placa no era suficiente para mantener la estabilidad.

Se comenzó entonces a usar técnicas de dobles placas, pero entonces las placas anchas mencionabas provocaban problemas de continente-contenido en esta zona donde la cobertura de partes blandas es escasa. Por otro lado, a causa de un conflicto anatómico las placas anteriores en la tibia no podían ser muy largas (no más de 5 tornillos) por lo que en fracturas más complejas con extensión diafisaria la solución era poner placas internas.

En los años 90 se comenzó aplicar el concepto de la estabilidad angular a las placas, es

decir, se diseñaron placas con agujeros roscados cuyos tornillos presentaban a su vez una cabeza con rosca. Los tornillos se fijaban así tanto al hueso como a la placa, manteniendo un ángulo constante con la misma. Puesto que estas placas no se sujetaban al hueso a compresión, se permitía la existencia de un espacio entre la placa y el hueso. Sin embargo, presentaban el inconveniente de poder producir una protrusión en la piel. Para evitar este problema, se desarrollaron entonces nuevas placas anatómicamente mejor adaptadas o bien moldeables.

Un ejemplo de este tipo de placas es la placa LCP 3.5 para tibia distal, anterior-externa, desarrollada por la empresa Synthes. Esta placa tiene una configuración tridimensional espiroidea similar a una L donde el lado corto o distal está configurado para fijarse sobre la cara anterior del pilón tibial, y el lado largo o proximal está configurado para fijarse sobre la cara externa de la tibia. Esta placa presenta el inconveniente de que el abordaje por la cara externa de la tibia es complicado por la presencia de musculatura.

DESCRIPCIÓN DE LA INVENCIÓN

Se define a continuación una serie de términos que se emplean en la presente descripción, algunos de los cuales se representan gráficamente en la Fig. 1.

Los términos "plano coronal" y "plano sagital" tienen el significado habitual en el campo de la anatomía. El plano coronal es un plano vertical que divide el cuerpo en posición anatómica en sección ventral y dorsal. El plano sagital es un plano vertical perpendicular al anterior, por ejemplo como el plano de simetría del cuerpo.

Los términos "distal" y "proximal" tienen el significado habitual en el campo de la anatomía. El extremo distal de la tibia es aquel más cercano a la articulación del pie. El extremo proximal de la tibia es aquel más cercano a la articulación de la rodilla.

El término "interior" de manera general se refiere al lado de la tibia más cercano a la línea media o el plano de simetría del paciente, mientras que el lado "exterior" se refiere al lado opuesto (el lado en el que se encuentra el peroné y la mayor parte de la musculatura). El término "anterior" se refiere al lado frontal o delantero de la tibia.

La "cara anterior" del pilón tibial se refiere a una superficie esencialmente frontal ligeramente inclinada hacia arriba debido al ensanchamiento que constituye el pilón tibial.

La "cara externa" de la tibia se refiere a una superficie longitudinal esencialmente vertical de la tibia orientada en dirección frontal-exterior.

La "cara interna" de la tibia se refiere a una superficie longitudinal esencialmente vertical de la tibia orientada en dirección frontal-interior.

La presente invención describe una nueva placa anterior-interna para fracturas de pilón tibial que tiene forma de L espiroidea formada por un pie distal y una columna proximal, y donde el pie tiene una forma que se adapta a la cara anterior del pilón tibial en un plano esencialmente coronal, y la columna tiene una forma que se adapta a la cara interna de la tibia en un plano esencialmente sagital. El término "espiroidea" hace referencia a que la placa tiene en la zona de unión entre pie y columna una forma esencialmente en espiral, de tal modo que pie y columna están situados en planos diferentes. Además, preferentemente, tanto el pie como la columna tienen una curvatura alrededor del eje axial de la tibia para adaptarse respectivamente a la cara anterior del pilón tibial y a la cara interna de la tibia. Esta placa está diseñada principalmente para fracturas articulares parciales o de tipo B de la clasificación AO/OTA y para las fracturas tipo C más simples y distales.

El abordaje anterior interno tiene la ventaja con relación a placas de la técnica anterior el hecho de que la columna o lado largo de la L se coloca sobre la cara interna de la tibia, que está cubierta casi únicamente por el tejido celular subcutáneo y la piel y tiene un acceso casi completo al pilón tibial. Por el contrario, la cara externa de la tibia, sobre la que se colocan las placas anteriores-externas de la técnica anterior, está cubierta con un abundante volumen de musculatura. Por lo tanto, la colocación de la placa de la presente invención es más rápida, sencilla y por el propio abordaje permite una mejor exposición al pilón y a más tipos de fracturas.

Además, en función del tipo de fractura y del número y posición de los fragmentos, existen casos en los que el abordaje anterior externo de la técnica anterior tiene poco acceso a la cara interna del pilón tibial y no abarca todos los fragmentos. En esos casos, para la completa estabilización de la fractura se suele utilizar una placa adicional, con los inconvenientes que ello conlleva. El uso de la placa anterior-interna de la presente invención permitiría evitar el uso de placas adicionales en estos casos.

En cuanto a dimensiones, preferentemente la longitud del pie es de entre 4 cm y 6 cm para que abarque esencialmente la cara anterior del pilón tibial desde el tubérculo de Tillaux

hasta la zona supramaleolar interna. Por su parte, la longitud de la columna es de entre 8 cm y 25 cm para que llegue a la porción media de la tibia.

De acuerdo con otra realización preferida, la placa de la invención comprende además un refuerzo que une el extremo distal del pie con un punto intermedio de la columna. Por ejemplo, el punto intermedio de la columna puede estar separado del pie esencialmente 1/3 de la longitud de la columna. La adición de la columna mejora la rigidez de la placa, necesaria para fracturas complejas de tipo C en la clasificación AO/OTA, donde la zona metafisaria está también fracturada y la conminución (fractura) puede llegar a la diáfisis.

En otra realización preferida de la invención, la placa...

 


Reivindicaciones:

1. Placa (1) anterior-interna para fracturas de pilón tibial, que tiene forma de L espiroidea formada por un pie (1a) distal y una columna (1b) proximal, caracterizada porque:

- el pie (1a) tiene una forma que se adapta a la cara anterior del pilón tibial en un plano esencialmente coronal; y

- la columna (1b) tiene una forma que se adapta a la cara interna de la tibia en un plano esencialmente sagital.

2. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con la reivindicación 1, donde el pie (1a) y la columna (1b) tienen una curvatura alrededor del eje axial de la tibia para adaptarse respectivamente a la cara anterior del pilón tibial y a la cara interna de la tibia.

3. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la longitud del pie (1a) es de entre 4 cm y 6 cm.

4. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, donde la longitud de la columna (1b) es de entre 8 cm y 25 cm.

5. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que además comprende un refuerzo (2) que une el extremo distal del pie (1a) con un punto intermedio de la columna (1b).

6. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con la reivindicación 5, donde el punto intermedio de la columna (1b) está separado del pie (1a) esencialmente 1/3 de la longitud de la columna (1b).

7. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que además comprende una extensión (3) que sobresale diagonalmente hacia abajo en un plano sagital para cubrir la superficie lateral del maléolo interno.

8. Placa (1) anterior interna de acuerdo con la reivindicación 7, donde la extensión (3) tiene un grosor menor que el resto de la placa (1).

9. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 1-4, donde el pie (1a) comprende al menos 5 orificios para tornillos que están esencialmente alineados.

10. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 5-6, donde el pie (1a) comprende al menos 5 orificios para tornillos que están esencialmente alineados y un orificio adicional ubicado en la zona de unión entre el refuerzo (2) y el pie (1a) esencialmente encima del último orificio del pie (1a).

11. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 7-8, donde la extensión (3) comprende dos orificios.

12. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones 9-11, donde los orificios están dimensionados para tornillos de 3,5 mm.

13. Placa (1) anterior-interna de acuerdo con cualquiera de las reivindicaciones anteriores, que está hecha de acero, titano, o una aleación de ambos.