Maceta Funeraria.

1. Maceta funeraria, consistente en una maceta de cerámica (1) caracterizada porque en su superficie se reproducen fotos transferidas

(2) de manera convencional relativas a la vida del difunto o a motivos relacionados con él, con perforación inferior de drenaje (3) y capacidad para almacenar tierra vegetal (4) mezclada con las cenizas (5) procedentes de la cremación de un difunto, así como al menos una semilla, o un bulbo o una planta (6) de interior.

2. Maceta funeraria, caracterizada porque en una realización diferente la maceta puede ser de otros materiales como barro (7), madera, porcelana y no contener fotos relativas al difunto.

3. Maceta funeraria, según reivindicación 2, caracterizada porque dicha maceta de barro, sin fotos transferidas relativas al difunto, encaja en un macetero (8) de cerámica, o porcelana con fotos exteriores relativas al difunto.

Tipo: Modelo de Utilidad. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: U201400703.

Solicitante: AGUILAR COTRINA, Eva.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: AGUILAR COTRINA,Eva.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > MEDIOS DE TRANSPORTE, MEDIOS DE TRANSPORTE PERSONALES... > Ataúdes; Mortajas funerarias; Urnas funerarias > A61G17/08 (Urnas)
google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

MACETA FUNERARIA OBJETO DE LA INVENCIÓN

La presente invención se refiere a una maceta para contener las cenizas de un difunto, estando dichas cenizas mezcladas con tierra vegetal y conteniendo al menos una semilla o un bulbo de alguna flor o bien una planta de interior, y sustituyendo dicha maceta a la típica urna funeraria.

Se conoce desde muy antiguo la urna funeraria, también llamada urna cineraria, que es un vaso cerrado de piedra, bronce, mármol, alabastro, cerámica o vidrio, en el que los parientes de un difunto recogen sus cenizas después de la cremación. Dichas urnas decorativas suelen ser de dimensiones reducidas y no pueden contener la totalidad de las cenizas resultantes de la cremación y en muchas ocasiones permanecen en la urna funeraria hasta que son dispersadas en algún lugar de la naturaleza cercano en vida al difunto. La presente invención no es una urna funeraria, aunque cumpla la función de guardar las cenizas resultantes de la cremación del difunto, ya que lo hace mezcladas dichas cenizas con tierra vegetal, cumpliendo así al mismo tiempo la función de una maceta.

Se conoce también el relicario, que a diferencia de la urna recibe tan sólo una parte bien de las cenizas de una cremación o un resto óseo y en ocasiones un trozo de una prenda del difunto.

También se conoce la maceta como contenedor, normalmente en forma de cono truncado con un agujero en el fondo para el drenaje, utilizada para cultivar plantas tanto de exterior como de interior, fabricándose tradicionalmente en greda o barro cocido, aunque también son conocidas de diferentes materiales, como fibra de vidrio, plástico, madera, piedra, cemento, e incluso materiales biodegradables. Como complemento de la maceta se conoce el macetero, que es un recipiente destinado a contener una maceta en su interior. Se puede encontrar una gran variedad de formas en las macetas además del cono truncado, tal como cilindros, formas ovaladas, cónicas, cuerpos geométricos decorativos, las esquineras, además de las que tienen forma de plato cónico para colgar del techo o medio plato cónico para colgar de la pared.

Los maceteros pueden fabricarse en diversos materiales siendo los más comunes el plástico y la greda. La greda es ideal para exteriores por su similitud con el barro, lo que le proporciona una apariencia natural. El plástico es más ligero y económico pero en su contra se aduce su rápido calentamiento lo que puede perjudicar el natural crecimiento de las plantas, no siendo tampoco lo más idóneo para el objeto de la presente invención. Otros materiales son el gres, el hormigón o la fibra de vidrio. Como materiales vanguardistas se pueden nombrar el metal, al que hay que aplicar un tratamiento antióxido, o incluso las fibras vegetales.

Es muy común encontrar macetas como elementos decorativos o arquitectónicos y no sólo como elementos funcionales. Son un elemento clave en la decoración de jardines, plazas y parques y dada la gran variedad de modelos y tamaños se adaptan a cualquier ambiente o estilo. Las macetas de interior se utilizan para contener plantas naturales o artificiales. En las viviendas, son muy decorativas las macetas de porcelana decorada o de madera aunque son habituales las fabricadas en metal tales como el acero pulido, el latón, etc. El diseño de maceteros se ha diversificado enormemente a partir del tradicional mueble redondo o de formas redondeadas. Es habitual encontrarlos con base cuadrada, alargados, asimétricos, etc. Este tipo de maceta puede encontrarse en dos variedades: patinadas, que mediante un proceso especial de vitrificación en hornos a altas temperaturas logran adquirir un brillo particular. Y otra más rústica y sobria, de barro cocido natural opaco.

Pero no se conoce ninguna maceta funeraria como propone la presente invención, por lo que a la hora de denominarla, aunque se ha considerado la denominación de urna funeraria viva o vegetal, se ha preferido la denominación maceta funeraria por encerrar ésta las dos funciones que desempeña, la de ser maceta y la de contener cenizas funerarias.

Aporta la novedad de conservar las cenizas de una forma hasta ahora no conocida, haciendo que éstas, en combinación con la tierra vegetal, sean

el soporte de una planta viva, que bien por sus flores o por su belleza natural nos reviva la memoria del difunto asimilada a la naturaleza.

La inventora parte de la idea de que la sociedad evoluciona y el mundo funerario ha de evolucionar también, concretamente en el caso de la presente invención, proporcionando una alternativa hasta ahora no conocida, novedosa y diferente de enfocar la pérdida de un ser querido.

El inconveniente de la urna funeraria convencional, consistente en que no puede contener la totalidad de las cenizas de la cremación, no se resuelve con la presente invención, sino que continúa igual, pero a cambio se mejora el momento de la dispersión posterior de las cenizas, ya que en lugar de dicha dispersión basta con trasplantar la tierra vegetal mezclada con las cenizas de la maceta a un lugar natural elegido como idóneo, donde quedaría plantada dentro de la naturaleza, por lo que sus ventajas serían:

- Poder guardar las cenizas del difunto en un medio natural

- La posibilidad de trasladar el contenido de la maceta a un lugar natural previamente elegido como el más idóneo.

- Dar una alternativa novedosa a las actuales urnas funerarias Preservar la memoria del difunto en un entorno de flores o plantas distinto al de la urna funeraria.

- Puede servir también para guardar las cenizas de un animal mascota. El sector de la industria al que se aplica la presente invención es el

que corresponde a la fabricación de macetas, y singularmente a macetas destinadas a un uso funerario de las mismas, al contener cenizas funerarias.

ANTECEDENTES DE LA INVENCIÓN

Aunque no se ha encontrado ninguna invención idéntica a la descrita, exponemos a continuación documentos encontrados que reflejan el estado de la técnica relacionado con la misma.

Así el documento ES1059040U hace referencia a una urna funeraria, de las destinadas a albergar las cenizas producto de la incineración de un cadáver humano hasta el momento de la dispersión o eliminación de las mismas, que está constituida mediante un cuerpo o contenedor obtenido a

base de cartón o similar que asegura la fácil y rápida biodegradación de la misma tras su utilización. Se trata en este caso de la típica urna funeraria, pero realizada en un material biodegradable, muy diferente a la invención propuesta, en la que la ceniza se mezcla con tierra vegetal para albergar una planta de interior o una flor o conjunto de flores.

Al igual que la invención anterior el modelo de utilidad ES 1060012U propone una urna funeraria, de las que comprende un recipiente con tapa para contener las cenizas de la incineración de una persona o animal, caracterizada porque el cuerpo contenedor y la tapa, están conformados en pasta de celulosa biodegradable.

El documento ES1060383U describe una urna biodegradable de aplicaciones funerarias, que alberga en su interior unas cenizas producto de la incineración de un difunto y al menos una semilla de una planta, que comprende un recipiente de material celulósico en cuyo interior se alojan las cenizas y que se cierra superiormente mediante un contenedor orgánico, formado por fibras vegetales y el cual dispone de un hueco para introducir la semilla, configurado en la forma y dimensiones adaptadas con que encaja en la embocadura de dicho recipiente. Este caso es muy diferente al de la invención propuesta, ya que tan sólo acopla un contenedor orgánico para una planta en la tapa de la urna, cumpliendo dicho contenedor tan sólo una función decorativa, muy diferente a la integración de...

 


Reivindicaciones:

1. Maceta funeraria, consistente en una maceta de cerámica (1) caracterizada porque en su superficie se reproducen fotos transferidas (2) de manera convencional relativas a la vida del difunto o a motivos relacionados con él, con perforación inferior de drenaje (3) y capacidad para almacenar tierra vegetal (4) mezclada con las cenizas (5) procedentes de la cremación de un difunto, así como al menos una semilla, o un bulbo o una planta (6) de interior.

2. Maceta funeraria, caracterizada porque en una realización diferente la maceta puede ser de otros materiales como barro (7), madera, porcelana y no contener fotos relativas al difunto.

3. Maceta funeraria, según reivindicación 2, caracterizada porque dicha maceta de barro, sin fotos transferidas relativas al difunto, encaja en un macetero (8) de cerámica, o porcelana con fotos exteriores relativas al difunto.