Leucolectinas humanas y usos de las mismas.

Una composición farmacéutica que comprende (i) un polipéptido capaz de tratar lesiones de la piel en un animal, que comprende una secuencia de aminoácidos como la indicada en una cualquiera de las secuencias nº 16 a 18, o una secuencia funcionalmente equivalente que tiene una identidad de al menos un 95 % con dicha secuencia, donde dicha comparación se realiza a lo largo de toda la longitud de la secuencia; o

(ii) una molécula de ácido nucleico que comprende una secuencia de nucleótidos como la indicada en la secuencia nº 19; y uno o más excipientes y/o diluyentes farmacéuticamente aceptables para su uso en terapia.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/EP2011/056800.

Solicitante: LEUKOLECT AS.

Nacionalidad solicitante: Noruega.

Dirección: C. Sundts gate 51 5004 Bergen NORUEGA.

Inventor/es: WALTHER, BERNT, TH., MIFTARI,MIRUSHE.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION C — QUIMICA; METALURGIA > QUIMICA ORGANICA > PEPTIDOS (péptidos que contienen β -anillos lactamas... > Péptidos con más de 20 aminoácidos; Gastrinas;... > C07K14/47 (de mamíferos)

PDF original: ES-2546310_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Leucolectinas humanas y usos de las mismas La presente invención se refiere a un polipéptido, particularmente una lectina, a su secuencia de ácido nucleico codificante y a anticuerpos contra el polipéptido, y se refiere al uso de dicho polipéptido y molécula de ácido nucleico en diversas aplicaciones médicas.

El sistema de defensa inmunitario celular es fundamental para la supervivencia frente a exposiciones a microbios y parásitos. Este sistema también es el más importante para el manejo de las células defectuosas en la carcinogénesis, después de infecciones víricas y en enfermedades autoinmunitarias.

El reconocimiento intercelular es fundamental para estas funciones, pero el origen de dicho fenómeno no se entiende bien. Después de siglos de diversificación de la biota sexual primordial, los genes se han visto obligados a evolucionar para asegurar el reconocimiento específico de especie de las células sexuales (“fertilización”) . Si no fuera así, se habría visto amenazada la viabilidad de las especies sexuales. Evolucionaron varias moléculas de reconocimiento celular. Durante la explosión de la era Cámbrica, la biota invadió biotopos terrestres, favoreciendo cada vez más dicho biotopos áridos una restricción de la fertilización sexual a entornos protegidos con menos posibilidad de confusión de especies. Por lo tanto, los genes para el reconocimiento de gametos específicos de especie tenderían a volverse redundantes, y de esta forma estarían libres para adquirir nuevas funcionalidades en la evolución.

Una nueva función evidente podría ser la capacidad de los organismos de distinguir sus propias células (propias) de células extrañas (no propias) . Se propone que este mecanismo proporciona un fundamento para el origen del sistema de inmunidad celular, un fenómeno que de otra forma está poco explicado. Dicha distinción por inmunidad innata (Medzhitov & Janeway, 1997, Cell, 91 (3) , p295-298) es esencial para organismos multicelulares para prevenir su canibalización por parásitos y microbios. Un funcionamiento erróneo del sistema para distinguir lo "propio" de lo "no propio" puede constituir la base de algunas enfermedades autoinmunitarias.

Las respuestas inmunitarias mal dirigidas que se conocen como autoinmunidad pueden demostrarse por la presencia de autoanticuerpos o linfocitos T reactivos con antígenos del hospedador. Aunque normalmente esto es inocuo y probablemente un fenómeno universal de la vida de los vertebrados, la autoinmunidad puede ser la causa de un amplio espectro de enfermedades humanas, conocidas como enfermedades autoinmunitarias. Este concepto de autoinmunidad como causa de enfermedades humanas es relativamente nuevo y no se aceptó en la corriente principal de pensamiento médico hasta los años 50 y 60. Las enfermedades autoinmunitarias se definen como enfermedades en las que se produce la progresión desde una autoinmunidad benigna a una autoinmunidad patogénica. Esta progresión se determina tanto por influencias genéticas como por desencadenantes ambientales.

Las enfermedades autoinmunitarias son un riesgo importante para la salud. Hay más de ochenta enfermedades producidas por autoinmunidad. Existe un riesgo especial para las mujeres; aproximadamente el 75% de los pacientes son mujeres. Las enfermedades autoinmunitarias se encuentran entre las diez causas principales de muerte entre las mujeres en todos los grupos de edad hasta los 65 años.

Las enfermedades autoinmunitarias afectan a muchas partes diferentes del cuerpo incluyendo la piel (por ejemplo, alopecia areata, pénfigo buloso, epidermolisis bulosa adquirida, pénfigo foliáceo, pénfigo vulgar, vitíligo, psoriasis y acné) , el riñón (por ejemplo, nefropatía por IgA) , la sangre (por ejemplo, anemia aplásica, anemias hemolíticas autoinmunitarias, púrpura trombocitopénica idiopática y anemia perniciosa) , las articulaciones (por ejemplo, espondilitis anquilosante) , los músculos (por ejemplo, polimiositis/dermatomiositis) , el oído (por ejemplo, pérdida auditiva autoinmunitaria y síndrome de Meniere) , los ojos (por ejemplo úlcera de Mooren, síndrome de Reiter y enfermedad de Vogt-Koyanagi-Harada) , el corazón (por ejemplo, miocarditis autoinmunitaria, síndrome de Churg-Strauss, arteritis de células gigantes, enfermedad de Kawasaki, poliarteritis nodosa, arteritis de Takayasu y granulomatosis de Wegener) , el sistema endocrino (por ejemplo, enfermedad de Addison, hipoparatiroidismo autoinmunitario, hipofisitis autoinmunitaria, ooforitis autoinmunitaria, orquitis autoinmunitaria, enfermedad de Graves, tiroiditis de Hashimoto, síndrome autoinmunitario poliglandular de tipo 1 (PAS-1) , síndrome autoinmunitario poliglandular de tipo 2 (PAS-2) , síndrome autoinmunitario poliglandular de tipo 3 (PAS-3) y diabetes mellitus de tipo 1) , el sistema gastroentérico (por ejemplo, hepatitis autoinmunitaria, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria del intestino y cirrosis biliar primaria) , el sistema nervioso (por ejemplo, polineuropatía desmielinizante inflamatoria crónica, síndrome de Guillan-Barre, esclerosis múltiple y miastenia grave) o pueden afectar al cuerpo sistémicamente (por ejemplo, síndrome antifosfolípido, linfoproliferación autoinmunitaria, poliendocrinopatía autoinmunitaria, enfermedad de Bechet, síndrome Goodpasture, artritis reumatoide, sarcoidosis, esclerodermia, síndrome de Sjogren y lupus eritematoso sistémico) .

Las enfermedades autoinmunitarias pueden atacar a cualquier parte del cuerpo y, por lo tanto, los síntomas varían ampliamente y con frecuencia son difíciles el diagnóstico y el tratamiento. Algunas enfermedades autoinmunitarias pueden poner en peligro la vida a menos que se diagnostiquen y se traten de forma apropiada. Los trastornos autoinmunitarios crónicos tales como la artritis reumatoide producen minusvalías en el paciente y también crean

cargas pesadas sobre las familias de los pacientes. Algunos tipos de uveítis pueden producir ceguera. Ciertas enfermedades tales como la esclerodermia requieren un tratamiento eficaz de por vida. Otras enfermedades autoinmunitarias, incluyendo la enfermedad de Graves y la tiroiditis crónica, pueden tratarse de forma satisfactoria si se diagnostican correctamente, pero frecuentemente esto no es así debido a su sutil inicio.

La inflamación es un proceso normal en el que los glóbulos blancos del cuerpo y los agentes químicos protegen al cuerpo de una infección y de sustancias extrañas tales como bacterias y virus. Sin embargo, en algunas enfermedades el sistema inmunitario del cuerpo desencadena de forma inapropiada una respuesta inflamatoria sin que haya sustancias extrañas con las que luchar.

De esta manera, la inflamación es una enfermedad autoinmunitaria común, pero no todos los trastornos inflamatorios son respuestas autoinmunitarias. Las enfermedades inflamatorias también pueden producirse por una amplia diversidad de agentes que atacan directamente al cuerpo tales como microorganismos (virus y hongos) , toxinas bacterianas, ciertos agentes farmacéuticos (antibióticos y esteroides antiinflamatorios) y agentes químicos (sales biliares, agentes químicos domésticos tóxicos) . Las enfermedades que están asociadas con la inflamación incluyen artritis (que es un término general que describe la inflamación en las articulaciones) , inflamación del corazón (miocarditis) , inflamación de los pequeños conductos que trasportan aire a los pulmones (que puede producir un ataque asmático) , inflamación de los riñones (nefritis) e inflamación del intestino grueso (colitis) .

Los trastornos inflamatorios gastrointestinales tienen un interés particular (por ejemplo, enfermedades inflamatorias gástricas (tales como úlcera gástrica, úlcera duodenal y gastritis) y enfermedades inflamatorias... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Una composición farmacéutica que comprende (i) un polipéptido capaz de tratar lesiones de la piel en un animal, que comprende una secuencia de aminoácidos como la indicada en una cualquiera de las secuencias nº 16 a 18, o una secuencia funcionalmente equivalente que tiene una identidad de al menos un 95 % con dicha secuencia, donde dicha comparación se realiza a lo largo de toda la longitud de la secuencia; o (ii) una molécula de ácido nucleico que comprende una secuencia de nucleótidos como la indicada en la secuencia nº 19; y uno o más excipientes y/o diluyentes farmacéuticamente aceptables para su uso en terapia.

2. El uso de un polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición farmacéutica como se describe en la reivindicación 1, en la preparación de un medicamento para tratar o prevenir un trastorno autoinmunitario, un trastorno inflamatorio o una lesión de la piel en un animal.

3. Un polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición farmacéutica como se describe en la reivindicación 1, para su uso en el tratamiento o prevención de un trastorno autoinmunitario, un trastorno inflamatorio o una lesión de la piel en un animal.

4. Un uso de acuerdo con la reivindicación 2, en el que dichos trastornos a tratar o prevenir son trastornos autoinmunitarios de la piel, trastornos inflamatorios de la piel o afecciones de las membranas mucosas o lesiones de la piel.

5. Un polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición farmacéutica para su uso de acuerdo con la reivindicación 3, en el que dichos trastornos a tratar o prevenir son trastornos autoinmunitarios de la piel, trastornos inflamatorios de la piel o afecciones de las membranas mucosas o lesiones de la piel.

6. Un uso de acuerdo con la reivindicación 4, donde dicho polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición es para administración tópica u oral.

7. Un polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición farmacéutica para su uso de acuerdo con la reivindicación 5, donde dicho polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición es para administración tópica u oral.

8. Un uso de acuerdo con la reivindicación 4 o 6, donde dichos trastornos a tratar o prevenir son llagas, úlceras, eccema, acné, psoriasis, inflamación gastrointestinal, gingivitis, inflamación de la cavidad oral y el esófago o lesiones de la piel.

9. Un polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición farmacéutica para su uso de acuerdo con la reivindicación 5 o 7, donde dichos trastornos a tratar o prevenir son llagas, úlceras, eccema, acné, psoriasis, inflamación gastrointestinal, gingivitis, inflamación de la cavidad oral y el esófago o lesiones de la piel.

10. Un uso de acuerdo con la reivindicación 8, en el que (i) dicha inflamación gastrointestinal es enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa u otra inflamación crónica; o (ii) dicha piel lesionada está irritada o inflamada, agrietada por el frío, quemada por el sol, irradiada, dañada por calor o es una herida.

11. Un polipéptido, molécula de ácido nucleico o composición farmacéutica para su uso de acuerdo con la reivindicación 9, donde (i) dicha inflamación gastrointestinal es enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa u otra inflamación crónica; o (ii) dicha piel lesionada está irritada o inflamada, agrietada por el frío, quemada por el sol, irradiada, dañada por calor o es una herida.

12. Un producto que contiene uno o más polipéptidos o moléculas de ácido nucleico como se definen en la reivindicación 1, y uno o más ingredientes activos adicionales como una preparación combinada para el uso simultáneo, separado o secuencial en terapia humana o animal.

13. Un uso de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 2, 4, 6, 8 o 10, donde dicho animal es un mamífero.

14. Un polipéptido, molécula de ácido nucleico, composición farmacéutica o producto para su uso de acuerdo con una cualquiera de las reivindicaciones 3, 5, 7, 9, 11 o 12, donde dicho animal es un mamífero.

15. Un polipéptido, molécula de ácido nucleico, composición farmacéutica o producto para su uso de acuerdo con la reivindicación 14, donde dicho mamífero es un ser humano.