Método de injerto por empalme sin raiz aplicable en cucurbitáceas.

Método de injerto por empalme sin raíz aplicable en cucurbitáceas, que comprende:

- corte a la variedad

(1) en bisel (3), por debajo de los cotiledones (4).

- Corte recto en el patrón (2) par la base (5), eliminando raíz, y corte en bisel (3), igual al de la variedad (1), por debajo de los cotiledones (4), quedando sólo el hipocótilo (6) sin hojas.

- Unir hipocótilo (6) del patrón (2) y variedad (1) por los cortes en bisel (3), de forma que tengan el máximo contacto, sujetar con pinza (7) y plantar el injerto (8).

Tipo: Patente de Invención. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: P201400110.

Solicitante: ZORILLA LOZANO, Miguel Ángel.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: TRISTAN BELMONTE,Manuel, ZORILLA LOZANO,Miguel Ángel.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > AGRICULTURA; SILVICULTURA; CRIA; CAZA; CAPTURA; PESCA > HORTICULTURA; CULTIVO DE LEGUMBRES, FLORES, ARROZ,... > Horticultura; Cultivo de legumbres (etiquetas o placas... > A01G1/06 (Injerto (masillas para injertar A01N 3/04))
google+ twitter facebookPin it
Método de injerto por empalme sin raiz aplicable en cucurbitáceas.

Fragmento de la descripción:

METODO DE INJERTO POR EMPALME SIN RAIZ APLICABLE EN CUCURBITÁCEAS OBJETO DE LA INVENCIÓN

La invención, tal como expresa el enunciado de la presente memoria descriptiva, se refiere a un método de injerto por empalme sin raíz aplicable en cucurbitáceas, que aporta a la función a que se destina varias ventajas, aparte de características de novedad inherentes a su organización y constitución, que se describirán en detalle más adelante y que suponen una mejorada alternativa a los sistemas actualmente utilizados para el mismo fin.

CAMPO DE APLICACIÓN DE LA INVENCIÓN

El campo de aplicación de la presente invención se enmarca dentro del sector técnico de la horticultura centrándose particularmente en el cultivo de plantas de la familia de las cucurbitáceas, preferentemente la sandía, el pepino y el melón.

ANTECEDENTES DE LA INVENCIÓN

Como es sabido, el injerto es una técnica que se utiliza, básicamente, para contrarrestar los nematodos y las enfermedades del suelo (y por tanto, posibilitar el cultivo de ciertas especies en aquellos suelos que harían ese cultivo imposible) minimizando el uso de productos químicos, generalmente muy agresivos o excesivamente costosos. En resumen le colocamos a una planta (variedad) la raíz de otra (patrón).

Con las plantas injertadas se obtienen una serie de beneficios de forma natural y ecológica:

- Resistencia a nematodos

- Aumento de la absorción mineral y de la eficacia del fertilizante

- Tolerancia a ciertas enfermedades de suelo como fusarium

- Tolerancia a bajas y altas temperaturas

- Tolerancia a la salinidad

- Tolerancia a suelos demasiado húmedos

- Crecimiento más rápido.

Los métodos de injerto en cucurbitáceas que se utilizan hasta hoy son

básicamente tres:

- De aproximación, que es el más difundido y el que practica la mayoría de las empresas. En él se hacen coincidir una lengüeta del hipocótilo del patrón con otra similar de la variedad, de manera que los cortes se superpongan. Durante el proceso de unión, las dos plantas conservan sus raíces, aunque una vez establecida la conexión se corta el tallo de la variedad para aislarla del suelo.

- De púa, en el cual, una púa de la variedad, la plantita cortada en bisel por debajo de los cotiledones (dos primeras hojas de la planta), se incrusta en un corte vertical efectuado entre los cotiledones del patrón. Un método similar a este es el injerto de cuña.

- Y de adosado, en el que la variedad se corta , como en el injerto de púa, por debajo de los cotiledones en ángulo, mientras que en el patrón se hace un corte, eliminando uno de los cotiledones y el ápice vegetativo, y otro corte en la parte inferior del tallo, eliminando la raíz. En el corte superior, junto al cotiledón que permanece, se adosa la variedad, haciendo coincidir ambos cortes. Mientras se establece la unión del injerto se produce también el enrraizamiento del patrón.

El objetivo de la presente invención es desarrollar un nuevo método de injerto que permite aumentar las posibilidades de éxito de la planta y aporte, además otras ventajas frente a los sistemas descritos actualmente utilizados.

A parte de los sistemas descritos anteriormente, el método que queremos patentar ya se encuentra patentado por nosotros mismos aunque con una reivindicación de particular relevancia que no pudimos reclamar dentro del plazo establecido. Esta hace referencia al injerto de adosado que precisamente acabamos de comentar y en el que dejamos un cotiledón y en nuestro injerto como explicamos mas adelante, cortamos por debajo de ambos cotiledones, por tanto no queda ninguno. También se hace referencia al injerto de empalme, pero este solo se realiza en solanáceas (tomate, berenjena, pimiento...) y además se le deja la raíz al patrón. Por esta razón volvemos a solicitar la patente para este novedoso método de injerto en cucurbitáceas puesto que no existe hasta hoy un injerto en el que el patrón utilizado sea tan solo una porción de tallo sin hojas ni raíz.

DESCRIPCIÓN DE LA INVENCIÓN

Con el método de injerto por empalme sin raíz aplicable en cucurbitáceas que la presente invención propone, la siembra se realiza como en los demás tipos de injertos, sembrando la variedad en bandeja de semillero y también el patrón, que puede ser calabaza u otra especie de cucurbitáceas.

Se deberán calcular las fechas de siembra de patrón y variedad para conseguir que a la hora de injertar las dos plantas tengan el mismo diámetro.

Una vez que las plantas tienen el tamaño adecuado, al menos los cotiledones abiertos y apuntando la primera hoja, se procede a realizar el injerto.

En el patrón se realiza un corte por la base, eliminando toda o parte de la raíz, y a continuación se realiza un corte en bisel por debajo de los cotiledones, quedando solo el hopocótilo del patrón sin ninguna hoja.

Paralelamente, se coge la variedad y se le realiza un corte en bisel por debajo de los cotiledones con el mismo ángulo que en el patrón, en caso de que la variedad tenga un tamaño demasiado grande, también se podría cortar por encima de los cotiledones.

A continuación se unen patrón y variedad por los extremos cortados en bisel, asegurando que tengan el máximo contacto, y se sujeta con pinza.

Por último, se planta el injerto en la bandeja y se coloca en un lugar adecuado o cámara de prendimientos, controlando que la temperatura, luz y humedad sean adecuadas para que se produzca la unión de las dos plantas con éxito, a la vez que el patrón comienza a desarrollar nuevas raíces.

El descrito método de injerto tiene numerosas ventajas como son:

- La superficie de unión es mayor que en cualquier otro método de injerto, por consiguiente se tendrá mayor número de haces vasculares (xilema y floema) en contacto y mayor superficie parenquimatosa, y por tanto un injerto de mayor calidad, puesto que si, como ocurre con los métodos convencionales, se pone en contacto solo una reducida porción de las regiones cambiales del patrón y de la variedad, la unión será deficiente.

Aunque haya una buena cicatrización y comience el crecimiento de la variedad, cuando esta alcance un desarrollo importante, una unión tan escasa impedirá el movimiento suficiente del agua y se producirá el colapso de la planta injertada (Hartmann et al., 1991).

Con el método propuesto por la invención, al conseguir mayor superficie de contacto, se obtiene una unión más sólida y, por tanto, menos delicado a la hora de manejarlo en el semillero o en el trasplante.

Al no existir ningún cotiledón en el patrón podemos evitar algunas enfermedades como oidium que suele comenzar por los cotiledones del patrón.

- Otra ventaja viene dada por el hecho de que este tipo de injerto es mucho más fácil de realizar que cualquier otro, no necesitando personal especializado como en otros tipos de injerto. Incluso se puede trabajar en serie, y tampoco necesita labores posteriores como cortar el pie a la variedad (aproximación) o quitar el brote al patrón, ya que al cortar este por debajo de los cotiledones, es imposible que vuelva a rebrotar.

Cuando el patrón que utilizamos es de la misma especie que la variedad es muy importante que no pueda rebrotar el patrón puesto que tendríamos dos plantas iguales y sería muy complicado saber cual hemos de cortar (puesto que una sería del

patrón y otra de la variedad), por tanto en este caso solo podríamos utilizar este método de injerto.

Además también admite la posibilidad de realizar el injerto de forma mecanizada.

- Por último cabe señalar como ventajoso el hecho de que, al realizar el injerto sin raíz, se puede plantar en la bandeja definitiva...

 


Reivindicaciones:

1.- MÉTODO DE INJERTO POR EMPALME SIN RAIZ APLICABLE EN 5 CUCURBITÁCEAS, caracterizado porque, una vez que las plantas de la variedad (1) y del patrón (2) tengan el tamaño adecuado, es decir, al menos los cotiledones abiertos y apuntando la primera hoja, comprende los siguientes pasos:

- Realizar a la variedad (1) un corte en bisel (3), por debajo de los cotiledones

(4).

- Realizar en el patrón (2) un corte recto (5) por la base, eliminando toda o parte de la raíz, y un corte en bisel (3), con el mismo ángulo que el realizado en la variedad (1), por debajo de los cotiledones (4), quedándonos solamente con el

hipocótilo (6) del patrón sin ninguna hoja.

- Unir dicho pipocótilo (6) del patrón (2) y la parte cortada de la variedad (1) por los extremos cortados en bisel (3), de forma que tengan el máximo contacto, sujetándolos con una pinza (7).

- Plantar el injerto (8) en bandeja.