INJERTO ARTIFICIAL ODONTOLÓGICO.

Injerto artificial odontológico destinado a fijarse al hueso de la mandíbula de un usuario para recuperar el volumen original de dicho hueso en un hueco de la mandíbula en el que falta hueso o su volumen ha disminuido. El injerto artificial comprende un cuerpo

(1) de biomaterial osteointegrable y no reabsorbible que presenta una forma y tamaño coincidentes con la forma y tamaño del hueco de la mandíbula del usuario obtenible a partir de una imagen 3D. Esto permite garantizar una perfecta adaptación del injerto a la mandíbula del usuario.

Tipo: Patente de Invención. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: P201430290.

Solicitante: RUIZ GINER, Francisco Javier.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: RUIZ GINER,Francisco Javier.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > TECNICA DENTAL; APARATOS O METODOS PARA HIGIENE ORAL... > A61C8/00 (Medios destinados a ser fijados en la mandíbula para consolidar los dientes naturales o para fijar prótesis dentales; Implantes dentales; Herramientas para la implantación (fijación de dientes por medio de espigas A61C 13/30))
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > FILTROS IMPLANTABLES EN LOS VASOS SANGUINEOS; PROTESIS;... > Filtros implantables en los vasos sanguíneos; Prótesis,... > A61F2/28 (Huesos (articulaciones A61F 2/30))
google+ twitter facebookPin it
INJERTO ARTIFICIAL ODONTOLÓGICO.

Fragmento de la descripción:

OBJETO DE LA INVENCiÓN

La presente invención se puede incluir en el campo técnico de los injertos artificiales odontológicos y más concretamente se trata de un injerto osteointegrable y no reabsorbible.

ANTECEDENTES OE LA INVENCiÓN

Un problema importante que se encuentran los médicos y odontólogos cuando tienen que reconstruir o colocar un implante en zonas de los maxilares en donde el hueso remanente no es suficientemente grande como para poder colocar dichos implantes.

Generalmente los implantes odontológicos se unen al hueso de los maxilares. Es imprescindible que esta fijación sea totalmente estable para que no se pierda la osteointegración debido a la movilidad y poca sustentación. En estos casos se hace necesario reconstruir la parte del hueso que falta y puede ser necesaria una reconstrucción en dirección vertical o en dirección horizontal, para tener suficiente apoyo para el implante.

En otros casos puede ser necesario restituir parte de la mandíbula para evitar que los propios dientes de los pacientes se caigan por falta de sustento.

Una solución generalizada para estos problemas es emplear un hueso autólogo, es decir del propio paciente, para hacer un injerto natural en el hueso de la mandíbula del paciente. Asimismo pueden emplearse huesos de animales para obtener este mismo objetivo.

Usualmente se emplean los huesos autólogos porque así, se evitan posibles problemas de incompatibilidad del paciente con el nuevo hueso injertado en su mandíbula. Otras ventajas de este tipo de injerto son que puede conservar la matriz, con sus propiedades inductoras de hueso y células no diferenciadas, y que conservar las células vitales, las cuales son sustituidas por el huésped. Además no inducen reacción inmunológica alguna. Los pequeños injertos autógenos pueden obtenerse del mentón, y de la rama mandibular, los injertos más grandes, de la cresta ilíaca.

Generalmente para casos de maxilares comprometidos, antes de la rehabilitación con implantes osteointegrados se busca recuperar altura y volumen óseo. Para casos de neumatización del seno maxilar, el autoinjerto corticomedular de cresta iliaca es el material que generalmente se emplea.

El mayor inconveniente de emplear huesos naturales para realizar injertos en la boca de los pacientes es que estos tenninan reabsorbiéndose. Con el tiempo se regresa de nuevo a la misma situación de falta de volumen del hueso que se tenía antes de la colocación del injerto. En los casos en los que el injerto se reabsorbe el implante queda con una fijación insuficiente.

DESCRIPCiÓN DE LA INVENCiÓN

La presente invención describe un injerto artificial odontológico de un biomaterial que se osteointegra y que permite restituir huesos de la cavidad bucal.

Una vez instalado en su posición final el injerto artificial actúa como parte del propio hueso del paciente. Está especialmente diseñado para ser empleado en casos en los que la cresta ósea de un paciente no es suficientemente grande en los maxilares orales para poder alojar implantes endoóseos de soporte para la colocación de prótesis dentales.

El injerto artificial se emplea como sustituto de hueso y raíces dentales respectivamente para ayudar o completar la reparación de deficiencias esqueléticas que pueden deberse a traumas, patologías tumorales o a un desarrollo anormal. El injerto permite restaurar la función nonnal del tejido y de las piezas dentales.

Como se ha descrito anteriormente, en la actualidad se emplean injertos de hueso autólogo, es decir, huesos que se extraen de otra parte del cuerpo del propio paciente. El injerto artificial de la presente invención se emplea en sustitución de dichos huesos autólogos para evitar la reabsorción. Es de un biomaterial no reabsorbible pero que se osteointegra.

La osteointegración es una conexión directa estructural y funcional entre el hueso vivo, ordenado, y la superficie de un implante sometido a carga funcional. Mediante este proceso el injerto se integra con el hueso alveolar, que es el hueso que sostiene la porción de diente natural. Para que se produzca ostointegración es necesario que el injerto quede en contacto directo con el hueso, para que el proceso se produzca de forma natural.

El injerto de la invención sustituye la parte del hueso maxilofacial que le falta al paciente. En la mayoría de los casos el injerto se emplea para conseguir una superficie mayor para poder colocar posteriormente un implante al paciente. La colocación de implantes requiere de suficiente superficie de apoyo para asegurar que se va a mantener fijo en su posición durante toda la vida del paciente. En los casos en los que el hueso en el que se tiene que fijar el implante es demasiado fino o inexistente, es necesario el empleo del injerto de la invención.

Como este injerto artificial no se reabsorbe no hay problema de que con el tiempo el implante quede suelto de nuevo sino que se queda totalmente anclado al injerto, que además se osteointegra formando un conjunto compacto con el resto del hueso de la mandíbula.

Para permitir un ajuste perfecto del injerto artificial en el hueso del paciente se realiza un diseño virtual del injerto antes de fabricarlo, a partir de una tomografía computerizada de la cavidad bucal del paciente. Esta imagen se toma para disponer de una imagen en tres dimensiones del hueso remanente de los maxilares y de las estructuras asociadas a estos (como por ejemplo nervios, vasos sanguíneos, mucosas, etc.) .

Para tomar la imagen de forma correcta se fabrica una simulación de la situación ideal de los dientes de la boca del paciente empleando un material invisible a los rayos X para representar la encía y materiales opacos para representar los dientes del paciente. Una vez hecho este molde se realiza la tomografía para comprobar qué partes del hueso faltan y la forma y tamaño exactos de dichas partes. Es decir, se obtienen los volúmenes exactos en los que hay falta de tejido óseo en los que es necesario colocar el injerto. También se define con total exactitud, donde van a ser colocados los posteriores implantes endoóseos, para su óptima carga oclusal con la referencia de los dientes simulados en la imagen radiológica.

El injerto se modela en función de la forma y tamaño calculados en el paso anterior y se fabrica empleando esos datos exactos. Los injertos y todos los aditamentos necesarios para su implantación en la cavidad oral del paciente se tratan superficialmente y se esterilizan antes de realizar la cirugía implantaria en el paciente.

El diseño superficial del implante esta basado en una trabécula porosa que se puede combinar con un plasma rico en factores de crecimiento y/o con proteínas morfogenéticas óseas que favorecen y aceleran el crecimiento óseo propio. Esto es la osteointegración y se produce en las fases postimplantares, es decir, después de haber colocado el injerto.

El injerto artificial comprende unos orificios pasantes destinados a recibir unos medios de unión al hueso de la mandíbula del paciente. Preferentemente los elementos de unión son unos elementos roscados. En una realización de la invención, en la cara oclusal del injerto (es decir, en la cara que queda mas alejada del hueso y esta destinada a quedar en contacto con los futuros implantes) se disponen, debidamente espaciados, unos pasos de rosca donde posteriormente se alojan los implantes pilares que estan destinados a soportar las posteriores prótesis.

Los pasos de rosca del injerto tienen como finalidad primaria servir de guía quirúrgica en la colocación de los implantes. Se colocan en los alojamientos de los pasos de rosca unos topes roscados que ejercen de límite para las brocas quirúrgicas. La finalidad secundaria y principal...

 


Reivindicaciones:

1. Injerto artificial odontológico destinado a fijarse al hueso de la mandíbula de un usuario para recuperar el volumen original de dicho hueso en un hueco de la mandíbula en el que falta hueso o su volumen ha disminuido, y está caracterizado por que comprende un cuerpo (1) de biomaterial osteointegrable y no reabsorbible que presenta una forma y tamaño coincidentes con la forma y tamaño del hueco de la mandíbula del usuario obtenible a partir de una imagen 3D.

2. Injerto artificial odontológico según la reivindicación 1 caracterizado por que el cuerpo (1) comprende una cara lingual/palatina (2) destinada a quedar orientada hacia la zona lingual/palatina, una cara vestibular (3) opuesta a la cara lingual/palatina (2) , una cara basal (5) destinada a quedar en contacto con el hueso de la mandíbula y una cara oclusal (6) opuesta a dicha cara basal (5) .

3. Injerto artificial odontológico según la reivindicación 2 caracterizado por que el cuerpo (1) comprende una pluralidad de microperioraciones (4) que atraviesan la cara lingual/palatina (2) y la cara anterior (3) y que están configuradas para favorecer su osteointegración en el hueso de la mandíbula.

4. Injerto artificial odontológico según la reivindicación 2 caracterizado por que el cuerpo (1) comprende una pluralidad de orificios (7) pasantes en la cara superior (6) .

5. Injerto artificial odontológico según la reivindicación 1 caracterizado por que comprende adicionalmente unos medios de unión (9) que están configurados para fijar el cuerpo (1) al hueso de la mandíbula.

6. Injerto artificial odontológico según la reivindicación 4 caracterizado por que comprende adicionalmente unos limitadores de profundidad que tienen una configuración cilíndrica hueca con un tope en su extremo y están dispuestos en el interior de los orificios (7) configurados para limitar la profundidad de dichos orificios (7) .

7. Injerto artificial odontológico según la reivindicación 1 caracterizado por que el cuerpo (1) comprende en su cara oclusal (6) unos salientes de soporte (8) destinados a la cementación de una prótesis fija convencional.

8. Injerto artificial odontológico según la reivindicación 6 caracterizado por que comprende adicionalmente un implante dental unido al cuerpo (1) a través de los salientes de soporte (8) .