Hélices anticaída con aletas y cuñas, para transbordador espacial autónomo.

Las hélices anti-caída con aletas y cuñas, para transbordador espacial autónomo, son el mecanismo de empuje y de avance de un avión, formadas por tres sistemas de empuje del aire, simultáneos. El primero es el de las palas

(2) de las hélices, que son unas palas convencionales. El segundo sistema está formado por cajas (3) de aletas (7) que tienen varias aletas móviles (7), que forman cierto ángulo respecto del plano de giro, y, que se instalan en los extremos de las palas (2). El tercer sistema es el de unas cuñas (6) que ponemos en unas guías (5) concéntricas que se fijan entre las palas (2). Estas hélices, cuando se ponen en conexión con unas cuñas de aire (15) que giran por el aire en contra del avance, se constituyen en un buen sistema anti-caída, a la vez que, en un buen sistema de empuje adicional del avión.

Tipo: Patente de Invención. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: P201200932.

Solicitante: PORRAS VILA,F. JAVIER.

Nacionalidad solicitante: España.

Inventor/es: PORRAS VILA,F. JAVIER.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION B — TECNICAS INDUSTRIALES DIVERSAS; TRANSPORTES > AERONAVES; AVIACION; ASTRONAUTICA > AEROPLANOS; HELICOPTEROS (vehículos de colchón... > B64C39/00 (Aeronaves no previstas en otro lugar)
google+ twitter facebookPin it
Hélices anticaída con aletas y cuñas, para transbordador espacial autónomo.

Fragmento de la descripción:

Hélices anticaída con aletas y cuñas, para transbordador espacial autónomo.

Objetivo de la invención El principal objetivo de la presente invención es el de crear unas Hélices de Palas (2) que vayan a tener una gran incidencia en el Aire que encuentran en el avance del Avión en el que se instalen, a causa de que, en los extremos de sus Palas (2) , habrá una Caja (3) con Aletas (7) móviles, en la que, éstas Aletas (7) , formarán un determinado ángulo respecto de su plano de giro, lo que hará que, al girar, el Aire empuje a las Aletas (7) hacia delante, y, esto creará un gran Momento de Fuerza. Además, entre las Palas (2) de estas Hélices, se van a poner unas guías (5) , y, en ellas, se pondrán unas Cuñas huecas (6) para el Aire, que harán que éste Aire entre en el hueco de las Cuñas (6) mientras giran las Palas (2) .

De esta manera, habremos creado unas Hélices que empujan el Aire de tres maneras distintas y de manera simultánea. Además, por dos motivos, estas Hélices se constituyen en un buen Acelerador, en tanto que el Aire del avance que incida contra la cara anterior de las Cuñas (6) , las empujará hacia delante debido a su curvatura, y, esto hará que giren aún más deprisa. El segundo motivo es que las Aletas (7) de las Cajas (3) , cuando formen un ángulo en su posición elevada, empujarán con mucha Fuerza y hacia delante al Avión, y, esta Fuerza, se imbricará con la Fuerza de las Palas (2) , y, con la Fuerza de las Cuñas (6) .

Antecedentes de la invención Desconozco la existencia de unas Hélices como las descritas, que tienen Cajas (3) de Aletas (7) en los extremos de las Palas (2) y Cuñas de Aire (6) situadas en unas guías (5) , entre Pala y Pala.

Descripción de la invención

Las Hélices anti-caída con aletas y cuñas, para Transbordador Espacial autónomo, constituyen el mecanismo de avance de un Avión, Helicóptero, Barco, o, Submarino.., que tienen la cualidad de empujar el Aire, - o, el Agua -, de tres maneras distintas y al mismo tiempo. El primer empuje es el de las Palas (2) . El segundo es el de las Cajas (3) de Aletas (7) de los extremos de las Palas (2) , y, el tercero, es el de las Cuñas (6) que se instalan entre Pala (2) y Pala (2) . Este empuje triple puede hacer que un Avión pueda avanzar muy deprisa, o, que remonte altura, también muy deprisa, como le sucedería a un Helicóptero. Queda la objeción de que, para mover estas Hélices, hará falta un mayor consumo de combustible, lo que podría ser cierto si no pusiéramos, en los extremos de las Alas (17) del Avión, otras Cajas (3) de Aletas (7) como las que llevan, también, las Palas (2) de las Hélices en sus extremos. Al instalar estas Aletas (7) en las Alas (17) , así como en sus Estabilizadores (19) , estamos reduciendo mucho el Peso del Avión, a causa del efecto de Brazo de Palanca de Arquímedes, en el que el Aire empujaría a estas Aletas (7) , -a modo de Platos de Balanza -, como un Peso, aunque, hacia arriba. De esta manera, lo que gastarían los Motores a causa de estas Hélices, lo reducimos con las Aletas (7) de las Alas (17) y de los Estabilizadores (19) , con lo cual, conseguimos que el Avión (16) pueda ir mucho más deprisa, sin consumir más combustible. El material con el que se construyen las Aletas (7) , así como el de las Cuñas (6) puede ser fibra de vidrio o cualquier otro material muy ligero y muy resistente. Como estas Aletas (7) (no son imprescindibles para que el Avión funcione, en caso de rotura de alguna de estas piezas, sólo habría que esperar a llegar al Aeropuerto más cercano para cambiar las Hélices por otras. Además, como se describe en la figura nº 4, estas Hélices pueden formar un mecanismo Anti-Caída para Aviones. Observemos el Avión (16) de la figura nº 5. En él hay dos Hélices en cada Ala (17) . Supongamos que una de ellas tiene Motor, y, la otra, no lo tiene, formando así un sistema de Hélices Anti-Caída. Las Hélices con Motor se ponen a girar y mantienen en vuelo al Avión. Esto hace que, el Aire en contra del avance, incida contra las Cuñas de Aire (15) que hay por detrás de las Hélices, las que se pondrán a girar enseguida y harán que giren las Hélices que tienen por delante. Esto hará que el Aire que llega a las Cuñas (15) esté asegurado en todo momento, porque están detrás de las Hélices, y, de esta manera, el Avión sumará el empuje de estas Hélices sin Motor, al empuje de las Hélices con Motor. Cuanto mayor sea el Empuje total, mayor será la Fuerza que las Hélices sin Motor enviarán a sus Cuñas de Aire (15) , con lo cual, éstas girarán más deprisa y harán girar más deprisa a las Hélices mismas, con lo cual, tendremos así un buen Acelerador que no se sabe en qué número de vueltas dejarán de aumentar su giro. En el caso de rotura de los Motores, en pleno vuelo, el Avión tendería a descender y esto aumentaría la Fuerza del Aire que incidiría contra las Cuñas de Aire (15) , con lo cual, se pondrían a girar con más Fuerza, y, harían girar, también, a sus Hélices sin Motor, lo que permitiría que el Avión remontase altura, incluso más de la que había empezado a caer. O sea que, de esta manera, el Avión tiene asegurado que nunca se va a caer en picado, porque siempre va a poder remontar altura con sólo dejarlo descender unos pocos metros, en un ángulo de pocos grados. Las Hélices sin Motor se encargarán de hacerlo ascender de nuevo. Esto es óptimo para el peligro de que se estropeen los Motores cuando se atraviesan los Océanos.

Por otro lado, hay la posibilidad de que, con estas Hélices, se pueda formar un Transbordador Espacial que no necesite ser lanzado con un Cohete de combustible. Sus Motores podrían ser Eléctricos. Si llevase cuatro largas Alas (17) , con Cajas (3) de Aletas (7) en sus extremos, y, con tres ó cuatro Hélices como las descritas, él sólo, como un Avión normal y corriente, podría remontar la altura suficiente como para salir de la Atmósfera.

Podemos realizar un cálculo aproximado de la Fuerza que podrían desplegar las Cajas (3) de Aletas (7) de las Hélices de este Transbordador. Supongamos que el Peso que sostiene cada metro cuadrado de la Superficie Alar de un Avión es de (125) newtons por metro cuadrado. Esta cifra se obtiene de dividir las (50) Toneladas de su Peso supuesto, por los (400) metros cuadrados de la Superficie Alas supuesta en sólo dos de sus Alas de (40 m x 5 m) . A partir de este dato, vamos a suponer que, cada Aleta (7) tiene un solo metro cuadrado. Si ponemos cinco Aletas en cada Caja (3) de las que instalamos en los extremos de las Palas (2) , la Superficie Total de cada Caja (3) será de cinco metros cuadrados, los que multiplicados por (125 N/m) resultan en (625) newtons. Como cada Hélice tiene cuatro Palas (2) , tendrá, también cuatro Cajas (3) , con lo que habrá que multiplicar por cuatro la cifra de newtons, lo que ofrece la cifra de (2.500) newtons. Si las Palas (2) tienen cuatro metros de Radio, el Brazo de Palanca que se forma ahí se resuelve multiplicando: (2.500 x 4 = 10.000) newtons. O sea que, cada Hélice tendrá una Fuerza de (10) Toneladas métricas, sólo por el efecto del Brazo de Palanca de las Cajas (3) de Aletas (7) . A todo esto habrá que sumar la Fuerza que tengan las Palas (2) , más las que tengan las Cuñas (6) que hay entre estas Palas (2) . Sin embargo, sólo con lo que hemos calculado nos basta para hacernos una idea de la Fuerza que se puede desplegar. Y, si tenemos en cuenta lo que no hemos contado, esa Fuerza se podría duplicar. De cualquier manera, esa cifra se duplicaría ya si pusiéramos cuatro. Alas (17) en este Transbordador, o sea, unas doce Hélices que tuviesen una Fuerza de (10) Toneladas cada una: (12 x 10 = 120) Tm. Con esta Fuerza, que sólo es una ligera aproximación que se queda bien corta, se podría remontar toda la altura que hiciese falta, o sea,...

 


Reivindicaciones:

1. Hélices anti-caída con aletas y cuñas, para Transbordador Espacial autónomo, caracterizadas por ser Hélices de cuatro Palas (2) que tienen, cada una, una Caja (3) de Aletas Móviles (7) en el extremo. Unas guías metálicas (4) fijan a estas Cajas (3) en su posición. Por debajo de estas guías (4) , hay otras guías (5) concéntricas, en las que se instalan un conjunto de Cuñas (6) que están huecas por la otra cara interna. La Caja (3) de Aletas (7) , está formada por varias de estas Aletas (7) , de las cuales, las centrales, son móviles por la zona anterior en donde hay unos pivotes (1 O) en sus extremos laterales. Un motorcito eléctrico se pondrá en conexión con la guía dentada que se fije en todas las Aletas móviles de la Caja (3) . Estos pivotes (10) , se instalan en el interior de unas guías huecas (9) . En la parte posterior, cada Aleta (7) tiene un pivote fijo (8) . El Sistema Anti-Caída, que se puede instalar en cualquier Avión, está constituido por unas Hélices con Palas (2) y Cajas (3) de Aletas (7) con Cuñas (6) , que tienen un Eje (11) de giro. En el extremo de la derecha, éste Eje (11) tiene una Rueda Dentada (12) de reducido diámetro. En conexión con ella, se halla la Rueda Dentada (13) , también de reducido diámetro, que tiene dientes en una de sus caras laterales. Y, en conexión con ésta Rueda (13) , se pone otra Rueda Dentada (14) cuyo diámetro es varias veces el dela Rueda (13) , que se hal1a en el centro del Eje de giro de unas Cuñas de Aire (15) . Éstas Cuñas de Aire (15) son triángulos que sólo tienen dos caras triangulares laterales y dos caras rectangulares que se unen en un vértice, de manera que la tercera cara rectangular es la que falta y la que constituye un hueco para el Aire.

2. Hélices anti-caída con aletas y cuñas, para Transbordador Espacial autónomo, - según reivindicación primera -, caracterizadas por ser la aplicación de estas Hélices con Cajas (3) de Aletas (7) y Cuñas (6) a un Transbordador Espacial autónomo, que no necesitará llevar Cohetes Sea un Transbordador Espacial, que tenga cuatro grandes Alas (17) , en el que se instalan, en cada una de ellas, tres ó cuatro Hélices como las descritas en las figuras anteriores, y, de gran diámetro, como por ejemplo unos ocho metros. En los extremos de sus Alas (17) , y, en los extremos de sus Estabilizadores (19) se instalarán Cajas (3) de Aletas (7) , que unirán las dos Alas (17) por sus extremos. Y, sobre ellas, se pondrá otra fila paralela de Cajas (3) de Aletas (7) , que se separan de la fila de abajo mediante unas Varillas Metálicas.

3. Hélices anti-caída con aletas y cuñas, para Transbordador Espacial autónomo, - según reivindicación segunda -, caracterizadas por la aplicación de las Cajas (3) de Aletas (7) , - las que se instalan en los extremos de las Alas (17) del Transbordador -, que se pueden instalar, también, en un Coche de Competición Deportiva, corno un Coche de Fórmula-1, (23) , en el que se instalan dos Cajas (3) de Aletas (7) corno las descritas, situadas sobre las tornas de aire que hay a ambos lados de la cabina del piloto.