Electrodo para la estimulación nerviosa intraoperatoria.

Electrodo para la estimulación intraoperatoria del nervio vago (26) con un portaelectrodo

(4) configurado en forma de tira y al menos una superficie de contacto eléctricamente conductora (12) que puede unirse con un emisor de señal y/o un receptor de señal a través de un medio de transmisión de señal (16) y que, durante la aplicación, toca al nervio vago (26) en una parte de su periferia, caracterizado por que el portaelectrodo (4) presenta una primera sección parcial (6) plásticamente deformable que, durante la aplicación del portaelectrodo (4), puede conformarse contra una pared de un primer vaso sanguíneo (22) que discurre paralelamente al nervio vago (26) y abraza este vaso sanguíneo (22) en forma de gancho para fijar el electrodo (2), y por que el portaelectrodo (4) presenta una segunda sección parcial (10) que puede colocarse en forma de bucle alrededor del nervio vago (26) con una curvatura opuesta a la de la primera sección parcial (6) y puede hacerse pasar por entre el primer vaso sanguíneo y un segundo vaso sanguíneo (24) que discurre en dirección paralela.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/IB2011/054960.

Solicitante: Dr. Langer Medical GmbH.

Nacionalidad solicitante: Alemania.

Dirección: Fabrik Sonntag Haus 4a 79183 Waldkirch ALEMANIA.

Inventor/es: LANGER, ANDREAS.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > ELECTROTERAPIA; MAGNETOTERAPIA; RADIOTERAPIA; TERAPIA... > Electroterapia; Circuitos correspondientes (A61N... > A61N1/05 (para implantar o para introducir en el cuerpo, p. ej. electrodo cardiaco (A61N 1/06 tiene prioridad))

PDF original: ES-2541405_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

Electrodo para la estimulación nerviosa intraoperatoria

La invención concierne a un electrodo para la estimulación intraoperatoria del nervio vago con un portaelectrodo configurado en forma de tira de material elástico y al menos una superficie de contacto eléctricamente conductora que puede unirse con un emisor de señal y/o un receptor de señal a través de un medio de transmisión de señal y que, durante la aplicación, toca al nervio vago en una parte de su periferia.

Para poder verificar durante la operación si se lesionan posiblemente estructuras nerviosas que están en el área de la operación, se realiza desde hace ya varias décadas durante las operaciones una neuromonitorización intraoperatoria. La técnica de la neuromonitorización se utiliza en muchas intervenciones quirúrgicas, por ejemplo en la neurocirugía, la cirugía de otorrinolaringología, la cirugía de los vasos o la cirugía de la glándula tiroides. En este caso, se estimula eléctricamente el nervio a vigilar y se produce la formación de un potencial de acción que puede derivarse y analizarse después a través de electrodos, por ejemplo en forma de señales de electromiografía en el órgano afectado del nervio en cuestión, por ejemplo un músculo. La señal de derivación denota el estado funcional del nervio.

La neuromonitorización intraoperatoria tiene una importancia especial, en otras cosas, en la cirugía de la glándula tiroides donde puede producirse una lesión del nervio laríngeo recurrente, lo que conduce a perturbaciones de la voz, pérdida de la voz y/o molestias al respirar o al tragar en el paciente. En caso de una lesión por ambos lados del nervio laríngeo que se deriva del nervio vago en operaciones de estruma, existe incluso peligro de muerte para el paciente.

Por medio del uso de la vigilancia funcional de los nervios durante la operación podrían reducirse de forma significativa también en la cirugía de la glándula tiroides la complicación que surge con más frecuencia y con más peligro, a saber, la lesión del nervio laríngeo recurrente denominada paresis recurrente. No obstante, hasta donde es evidente, se utilizan exclusivamente en este caso hasta la fecha unos procedimientos intermitentes en los que puede realizarse un control funcional del nervio sólo antes y después de una actividad peligrosa del cirujano, a cuyo fin se excita el nervio por medio de un electrodo guiado manualmente antes o después de un corte o similar. La estimulación se realiza en este caso por medio de sondas de estimulación cuya configuración constructiva varía según el fabricante. Así, por ejemplo, se utilizan sondas monopolares con puntas esféricas o versiones bipolares con puntas polares concéntricas o puntas de horquilla, o bien sondas de gancho realizadas discrecionalmente con vástago recto o en forma de bayoneta. Como es natural, con todas estas sondas de estimulación es posible una estimulación del nervio cuando se las aplica por el cirujano a mano contra el nervio a estimular.

Aun cuando la neuromonitorización intermitente tanto para la cirugía de la glándula tiroides como también en otras intervenciones quirúrgicas, como, por ejemplo, en la neurocirugía, ayuda al cirujano a la identificación de un nervio amenazado y a la verificación de la función del nervio, este procedimiento intermitente no representa ninguna protección segura para los nervios amenazados, ya que ciertamente una vigilancia funcional tiene lugar siempre sólo antes y después de la actividad quirúrgica en sí arriesgada. La monitorización intermitente tampoco impide que el cirujano lesione un nervio o incluso lo corte completamente. Por tanto, se quiere un procedimiento de vigilancia continua que pueda considerarse como una especie de sistema de alerta temprana para daños en los nervios. Con el término "continuo" deben entenderse en este contexto una estimulación del correspondiente nervio progresiva o realizada espontáneamente a intervalos temporales cortos, es decir, sin actividad manual del cirujano, y la derivación de la señal de reacción en el músculo afectado.

Por otro lado, para la estimulación intraoperatoria no son adecuados tampoco los denominados electrodos permanentes que están previstos para permanecer en el cuerpo humano de forma duradera, ya que pueden colocarse de forma relativamente difícil y, sobre todo, sólo pueden retirarse con intervenciones complejas.

Por el documento DE 1 28 48 788 A1 de la propia solicitante se conoce un electrodo para la estimulación nerviosa intraoperatoria que es adecuado para una neuromonitorización continua durante una operación, en particular para la neuromonitorización del nervio laríngeo recurrente en operaciones de la glándula tiroides. El electrodo está caracterizado por que un cuerpo de electrodo que está configuración en sección aproximadamente en forma de T o de ancla y que presenta un vástago de electrodo y al menos un estribo de retención sobresaliente desde éste por ambos lados, estando dispuesta la superficie de contacto en el lado del estribo de retención opuesto al vástago de electrodo. Debido a esta configuración del electrodo, éste puede colocarse entre la vena yugular interna y la arteria carótida común de modo que el vástago de electrodo esté situado en un espacio intermedio entre estos dos vasos sanguíneos y el estribo de retención se aplique con uno de sus lados a la vena y con su otro lado a la arteria y con su lado delantero alejado del vástago de electrodo, en el que se encuentra la superficie de contacto, presione contra el nervio vago a estimular.

Esta forma de un electrodo es adecuada ciertamente para una estimulación nerviosa intraoperatoria durante una operación, pero presenta aún algunas debilidades con respecto a una fijación fiable del electrodo y un contactado seguro del nervio vago. Así, debido a la forma predeterminada del electrodo es posible una adaptabilidad a las

variaciones anatómicas sólo en la zona del contorno preformado del cuerpo de electrodo configurado en forma de T. Además, la superficie de contacto relativamente pequeña, en unión de una fuerza de prensado ejercida sólo moderadamente por los vasos sanguíneos a través de los estribos de retención, no puede garantizar un contacto eléctrico fiable en cualquier situación ¡ntraoperatoria.

En el documento DE 1 27 36 862 A1, que también remite a la solicitante, se ha propuesto un electrodo para la estimulación intraoperatoria del nervio vago, que está caracterizado por una tira de contacto de material elástico biocompatible que puede ceñirse alrededor del nervio a estimular y cerrarse formando un lazo cerrado y que presenta al menos una superficie de contacto eléctricamente conductora, vuelta hacia el nervio, que puede unirse con un emisor de señal y/o un receptor de señal con ayuda de un medio de transmisión de señal. La tira de contacto puede aplicarse al nervio a estimular análogamente a una atadura de cables y, durante la operación, puede permanecer sobre el mismo como un manguito y ser solicitada continuamente con señales de estimulación.

Por tanto, se logra ciertamente un contactado eléctrico fiable del nervio vago, pero la colocación y retirada del electrodo requiere mucha práctica y pericia por parte del cirujano, ya que el nervio vago está tapado en el campo de operación detrás de los vasos sanguíneos y estos no deben dañarse durante el descubrimiento del nervio necesario para la colocación del electrodo. Asimismo, la tira de contactado no debe encogerse de manera demasiado firme para evitar un aplastamiento del nervio.

Por el documento W27/21535 se conoce un electrodo ¡mplantable para la estimulación del nervio vago, que rodea el nervio en forma de gancho y puede fijarse al esófago por medio de una prolongación flexible.

... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Electrodo para la estimulación ¡ntraoperatoria del nervio vago (26) con un portaelectrodo (4) configurado en forma de tira y al menos una superficie de contacto eléctricamente conductora (12) que puede unirse con un emisor de señal y/o un receptor de señal a través de un medio de transmisión de señal (16) y que, durante la aplicación, toca al nervio vago (26) en una parte de su periferia, caracterizado por que el portaelectrodo (4) presenta una primera sección parcial (6) plásticamente deformable que, durante la aplicación del portaelectrodo (4), puede conformarse contra una pared de un primer vaso sanguíneo (22) que discurre paralelamente al nervio vago (26) y abraza este vaso sanguíneo (22) en forma de gancho para fijar el electrodo (2), y por que el portaelectrodo (4) presenta una segunda sección parcial (1) que puede colocarse en forma de bucle alrededor del nervio vago (26) con una curvatura opuesta a la de la primera sección parcial (6) y puede hacerse pasar por entre el primer vaso sanguíneo y un segundo vaso sanguíneo (24) que discurre en dirección paralela.

2. Electrodo según la reivindicación 1, caracterizado por que la sección parcial (6) plásticamente deformable presenta una chapa metálica (8) en forma de tira incorporada en el portaelectrodo.

3. Electrodo según la reivindicación 1 o 2, caracterizado por que el portaelectrodo (4) consiste en silicona médica eléctricamente no conductora.

4. Electrodo según la reivindicación 2 o 3, caracterizado por que la chapa metálica (8) consiste en acero inoxidable médico.

5. Electrodo según una de las reivindicaciones 1 a 4, caracterizado por que la primera sección parcial plásticamente deformable (6) se extiende al menos hasta la superficie de contacto (12).

6. Electrodo para la estimulación ¡ntraoperatoria del nervio vago (26) con un portaelectrodo (4) configurado en forma de una tira de material elástico y al menos una superficie de contacto (12) eléctricamente conductora que puede unirse con un emisor de señal y/o un receptor de señal a través de un medio de transmisión de señal (16) y que, durante la aplicación, toca al nervio vago (26) en una parte de su periferia, caracterizado por que el portaelectrodo presenta una primera sección (3) configurada aproximadamente en forma de gancho con un acodamiento, la cual durante la aplicación del electrodo, se superpone a una pared de un primer vaso sanguíneo (22) que discurre paralelamente al nervio vago (26) para fijar el electrodo (2), y por que el portaelectrodo (4) presenta una segunda sección con una curvatura opuesta con la cual esta sección puede colocarse alrededor del nervio vago (26) a modo de bucle y hacerse pasar por entre un primer vaso sanguíneo y un segundo vaso sanguíneo (24) que discurre en dirección paralela.

7. Electrodo según una de las reivindicaciones 1 a 6, caracterizado por que la superficie o superficies de contacto (12) se extienden en forma de tira paralelamente a la extensión longitudinal del portaelectrodo (4).

8. Electrodo según una de las reivindicaciones 1 a 7, caracterizado por que el medio de transmisión de señal (16) es un cable de unión (16) que se deriva del portaelectrodo (4) en un extremo (11) de dicho portaelectrodo (4) o en la zona de transición entre el acodamiento alrededor del primer vaso sanguíneo (22) y la superficie de contacto con el nervio vago (26).

9. Electrodo según una de las reivindicaciones 6 a 8, caracterizado por que el portaelectrodo (4) es una pieza de fundición inyectada y consiste preferiblemente en un material elástico a la flexión.