Alimentación enteral por sonda muy calórica, rica en proteínas.

Alimentación enteral por sonda muy calórica con un contenido energético de al menos 2

,0 kcal por ml, caracterizada porque la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye por cada 100 ml aprox. 8,0 g hasta aprox. 14,0 g de proteína, así como una sustancia mineral elegida de entre el grupo compuesto por al menos 20 mg por cada 100 ml de magnesio, al menos 70 mg por cada 100 ml de sodio, al menos 90 mg por cada 100 ml de cloruro o una combinación de los mismos, incluyendo la proteína, proteína de la leche entera y caseinato de calcio y teniendo la alimentación enteral por sonda muy calórica a una temperatura de 20 °C y para un coeficiente de cizallamiento de 1 s-1 una viscosidad de aprox. 50 aprox. 180 mPa s.

Tipo: Patente Europea. Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: E11171094.

Solicitante: FRESENIUS KABI DEUTSCHLAND GMBH.

Nacionalidad solicitante: Alemania.

Dirección: ELSE-KRONER-STRASSE 1 61352 BAD HOMBURG ALEMANIA.

Inventor/es: RIEDEL, ANGELIKA, DATKY,ARMIN, SCHWEJDA-GÜTTES,SUSANN.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > ALIMENTOS O PRODUCTOS ALIMENTICIOS; SU TRATAMIENTO,... > ALIMENTOS, PRODUCTOS ALIMENTICIOS O BEBIDAS NO ALCOHOLICAS... > Alimentos o productos alimenticios; Su preparación... > A23L1/305 (Aminoácidos, péptidos o proteínas )
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > ALIMENTOS O PRODUCTOS ALIMENTICIOS; SU TRATAMIENTO,... > ALIMENTOS, PRODUCTOS ALIMENTICIOS O BEBIDAS NO ALCOHOLICAS... > Alimentos o productos alimenticios; Su preparación... > A23L1/29 (Modificación de la cualidad nutritiva de los alimentos; Productos dietéticos (A23L 1/09  tiene prioridad; sustitutos dietéticos de la sal A23L 1/22))
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > ALIMENTOS O PRODUCTOS ALIMENTICIOS; SU TRATAMIENTO,... > ALIMENTOS, PRODUCTOS ALIMENTICIOS O BEBIDAS NO ALCOHOLICAS... > Alimentos o productos alimenticios; Su preparación... > A23L1/304 (Sales inorgánicas, minerales, oligoelementos)

PDF original: ES-2485827_T3.pdf

 

google+ twitter facebook

Fragmento de la descripción:

E11171094

ALIMENTACIÓN ENTERAL POR SONDA MUY CALÓRICA, RICA EN PROTEÃ?NAS

DESCRIPCIÓN

Ã?mbito de la invención

La invención se refiere a una alimentación enteral por sonda muy calórica, rica en proteínas y sustancias minerales y que es adecuada para su administración mediante una sonda alimentaria, así como a su utilización.

Antecedentes de la invención

Una enfermedad puede originar modificaciones en el equilibrio energético, proteínico y/o de sustancias minerales de un paciente. Así tienen diversos grupos de pacientes una necesidad energética mayor que los sanos. Pero a la vez y debido a la enfermedad de los pacientes no es posible a menudo cubrir la mayor necesidad energética simplemente tomando más alimento, por lo que en lugar de ello ha de administrárseles una alimentación con un contenido energético especialmente alto.

Un elevado contenido en proteínas en la alimentación es ventajoso en muchas enfermedades. Las proteínas contribuyen a mantener y/o crear masa corporal, lo cual aumenta por ejemplo la funcionalidad de la musculatura. Además es necesaria una alimentación suficiente en proteínas para una pluralidad de procesos fisiológicos, como por ejemplo para la formación de proteínas del plasma. Especialmente en pacientes con enfermedades crónicas o catabólicas existe además, debido a la enfermedad, una mayor necesidad de proteínas que en los sanos.

A menudo implica una elevada necesidad energética en muchos pacientes una elevada necesidad de proteínas, por lo que estos pacientes necesitan una alimentación que sea a la vez especialmente energética y rica en proteínas. Ejemplos de ello son enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, enfermedades cancerígenas, insuficiencia renal con terapia de sustitución renal o insuficiencia cardíaca.

Una alimentación muy calórica y rica en proteínas es también especialmente buena para alimentar pacientes que debido a su enfermedad están sometidos a una restricción en cuanto a líquidos o al volumen, es decir, que por cada día sólo pueden tomar una cantidad de líquido determinada, relativamente pequeña. Los pacientes sometidos a una restricción en cuanto a líquidos o al volumen se benefician de una alimentación muy calórica y a la vez rica en proteínas, ya que ingiriendo esta alimentación puede cubrirse la necesidad diaria de energía y de proteínas con un volumen de alimentación administrada inferior al que resultaría ingiriendo la alimentación tradicional.

Existen por lo tanto muchos grupos de pacientes que en comparación con los sanos tienen a la vez mayor necesidad de energía y de proteínas. Además están sometidos muchos pacientes a una restricción de líquidos o de volumen. Precisamente aquí es importante proporcionar las calorías necesarias y las proteínas necesarias en un volumen lo más pequeño posible. Esto es así especialmente para pacientes que debido a su enfermedad tienen una mayor necesidad de calorías y proteínas y que además están sometidos a una restricción de líquidos o de volumen, como por ejemplo pacientes con enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, insuficiencia cardiaca o insuficiencia renal aguda o crónica con terapia de sustitución renal.

Según el estado de la técnica se proporcionan ya soluciones bebibles muy calóricas y ricas en proteínas. Desde luego tales soluciones bebibles sólo son adecuadas para aquellos pacientes que están en condiciones de ingerir y tragar la alimentación autónomamente a través de la boca. Además el contenido en sustancias minerales de estas soluciones bebibles es más bien bajo y cuando la alimentación se realiza exclusivamente con estos productos, debe complementarse con sustancias minerales.

Por el contrario es problemática la alimentación suficiente de pacientes con elevadas necesidades energéticas y de proteínas que por ejemplo debido a una enfermedad, debilidad general o problemas al tragar no están en condiciones de ingerir autónomamente la alimentación. A estos pacientes puede aportárseles la alimentación sólo mediante una sonda. Entonces en general se prefiere administrar la alimentación por vía enteral mediante una sonda alimentaria hasta el tracto gastrointestinal del paciente.

Puesto que las sondas alimentarias para la alimentación enteral sólo presentan un pequeño diámetro interior, no tiene que ser demasiado alta la viscosidad de la alimentación por sonda a administrar, ya que caso contrario no puede aportarse a través de la sonda alimentaria y además existe el peligro de que la sonda se obture parcialmente o por completo y tenga que sustituirse.

Evidentemente aumenta fuertemente la viscosidad de la alimentación por sonda al aumentar la densidad energética de la alimentación. Por lo tanto es difícil generar una alimentación por sonda muy calórica y rica en proteínas que debido a su viscosidad siga siendo adecuada para la administración enteral.

E11171094

Mediante el estado de la técnica se solucionó el problema hasta ahora proporcionando alimentación enteral por sonda rica en calorías y rica en proteínas que tiene un contenido muy bajo en sustancias minerales, en particular en magnesio, pero también en sodio y en cloruro. Mediante un bajo contenido en sustancias minerales puede reducirse la viscosidad de la alimentación por sonda, por lo que la misma es adecuada para administrarla mediante una sonda alimentaria.

Desde luego es extremadamente deseable una alimentación que cubra lo mejor posible las necesidades de sustancias minerales, en particular con magnesio, sodio y cloruro, mediante la alimentación enteral por sonda, ya que muchos pacientes alimentados por vía enteral se alimentan exclusivamente mediante la alimentación por sonda, no siendo posible a menudo una ingestión oral complementaria de sustancias minerales.

En especial los pacientes alimentados enteralmente que están sometidos a una restricción en cuanto a líquidos y a volumen, se beneficiarían de una alimentación enteral por sonda muy calórica y rica en proteínas con un elevado contenido en sustancias minerales que cubriese lo más posible las necesidades, ya que así podría lograrse una alimentación suficiente de los pacientes ya mediante un volumen relativamente pequeño de alimentación por sonda, sin que tengan que administrarse al paciente adicionalmente soluciones electrolíticas de gran volumen.

También en la alimentación enteral a largo plazo es especialmente importante una alimentación adecuada con sustancias minerales para prevenir síntomas de carencia y enfermedades por complicaciones.

Existe por lo tanto el problema de proporcionar una alimentación por sonda tanto muy calórica como también rica en proteínas con una composición adecuada de sustancias minerales, que en base a su viscosidad sea adecuada para la administración enteral a través de una sonda alimentaria. El problema se resuelve mediante la invención descrita a continuación.

El documento WO 02/098242 A1 da a conocer una alimentación completa equilibrada con una densidad energética de al menos 2, 25 kcal/ml, que incluya la caseína como fuente de albúmina y que sea adecuada para la alimentación por sonda debido a la baja viscosidad, preferiblemente de 80 a 100 centipoises. Preferiblemente se incluyen de 80 a 102 g/l de albúmina. En un ejemplo de ejecución tiene el producto las siguientes características: 90 g/l de albúmina, 2, 25 kcal/ml, 1200 mg/l Na, 1194 mg/l Cl. El producto se somete a un tratamiento térmico. La composición es adecuada para la alimentación de enfermos, por ejemplo personas que sufren de desnutrición.

El documento WO 2005/096845 A1 da a conocer una alimentación completa líquida, equilibrada, con una densidad energética... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

E11171094

1. Alimentación enteral por sonda muy calórica con un contenido energético de al menos 2, 0 kcal por ml, caracterizada porque la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye por cada 100 ml aprox. 8, 0 g hasta aprox. 14, 0 g de proteína, así como una sustancia mineral elegida de entre el grupo compuesto por al menos 20 mg por cada 100 ml de magnesio, al menos 70 mg por cada 100 ml de sodio, al menos 90 mg por cada 100 ml de cloruro o una combinación de los mismos, incluyendo la proteína, proteína de la leche entera y caseinato de calcio y teniendo la alimentación enteral por sonda s-1

muy calórica a una temperatura de 20 º C y para un coeficiente de cizallamiento de 1 una viscosidad de aprox. 50 aprox. 180 mPa s.

2. Alimentación enteral por sonda muy calórica según la reivindicación 1, donde la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye una sustancia mineral de entre el grupo compuesto por 20 mg hasta 50 mg por 100 ml de magnesio, 70 mg hasta 130 mg por cada 100 ml de sodio, 90 mg hasta 160 mg por cada 100 ml de cloruro o una combinación de los mismos, incluyendo la alimentación enteral por sonda muy calórica preferiblemente 20 mg hasta 50 mg por cada 100 ml de magnesio, 70 mg hasta 130 mg por cada 100 ml de sodio y 90 mg a 160 mg por cada 100 ml de cloruro.

3. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, donde la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye aprox. 9, 0 g hasta aprox. 14, 0 g de proteína por cada 100 ml, donde la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye preferentemente aprox. 10, 0 g en proteínas hasta aprox. 14, 0 g por cada 100 ml, preferentemente al máximo incluye la alimentación enteral por sonda muy calórica aprox. 10, 0 hasta aprox. 12, 0 g de proteína por 100 ml.

4. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, donde la alimentación enteral por sonda muy calórica tiene una densidad energética de 2, 0 kcal hasta 3, 5 kcal por ml, preferiblemente tiene la alimentación enteral por sonda muy calórica una densidad energética de 2, 0 kcal hasta 3, 0 kcal por ml, prefiriéndose al máximo que la alimentación enteral por sonda muy calórica tenga una densidad energética de 2, 0 kcal/ml hasta 2, 4 kcal/ml.

5. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, en la que la proteína incluye aprox. 20% en peso hasta aprox. 70% en peso de proteína de la leche completa y aprox. 80% en peso hasta aprox. 30% en peso de caseinato de calcio, estando compuesta preferentemente la proteína por aprox. 40% en peso de proteína de la leche completa y aprox. 60% en peso de caseinato de calcio.

6. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, en la que la proteína de la leche completa está compuesta en aprox. 90% hasta aprox. 94% por caseina y en aprox. 6% hasta aprox. 10% por proteína del suelo de la leche, estando compuesta preferentemente la proteína de la leche completa por un 92% de caseina y 8% de proteína del suero de la leche.

7. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, donde la alimentación enteral por sonda muy calórica tiene una viscosidad de aprox. 50 hasta aprox. 160 mPa s, poseyendo preferentemente la alimentación enteral por sonda muy calórica una viscosidad de aprox. 60 hasta aprox. 150 mPa s.

8. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, donde la alimentación enteral por sonda muy calórica posee una osmolaridad de aprox. 350 hasta aprox. 700 mosmol/l, poseyendo preferentemente la alimentación enteral por sonda muy calórica una osmolaridad de aprox.420 mosmol/l hasta aprox. 500 mosmol/por, prefiriéndose al máximo que la alimentación enteral por sonda muy calórica tenga una osmolaridad de aprox. 420 mosmol/l hasta aprox. 440 mosmol/l.

9. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, Donde la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye al menos otra sustancia mineral elegida de entre el grupo compuesto por 100 mg hasta 190 mg por 100 ml de potasio, 150 mg hasta 220 mg por cada 100 ml de calcio, 90 mg hasta 150 mg por cada 100 ml de fósforo o una combinación de los mismos, incluyendo la alimentación enteral por sonda muy calórica preferiblemente por cada 100 ml 30 mg de magnesio, 80 mg de sodio, 160 mg de potasio, 200 mg de calcio, 120 mg de fósforo y 126 mg de cloruro.

10. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, donde la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye sodio y cloruro en cantidad equimolar.

E11171094

11. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes, en la que del 32% al 38% del contenido energético de la alimentación enteral por sonda muy calórica proceden de hidratos de carbono, no conteniendo preferiblemente la alimentación enteral por sonda muy calórica sacarosa alguna.

12. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones precedentes para su utilización en la alimentación de un paciente, donde el paciente está enfermo de una enfermedad del grupo compuesto por enfermedad cardiovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, edema cardiaco, renal o hepatógeno, edema pulmonar, enfermedad hepática, ascitis, enfermedades renales, enfermedad neurológica, enfermedad de cáncer, infección grave y/o de larga duración, trauma, peritonitis, sepsis, quemaduras, decúbito, fibrosis quística o una combinación de las mismas.

13. Alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones 1 a 11, para utilizarla en un paciente en el tratamiento o prevención de caquexia, carencia proteínica o síndrome de carencia de energía proteínica.

14. Procedimiento para fabricar una alimentación enteral por sonda muy calórica según una de las reivindicaciones 1 a 11, que incluye las etapas:

a) mezcla de los componentes incluidos en la alimentación por sonda enteral muy calórica; y b) calentamiento de la mezcla obtenida en la etapa a) hasta 120 º C a 145 º C, realizándose el calentamiento en la etapa b) hasta que se alcanza un valor F0 de 6 a 15.

15. Procedimiento según la reivindicación 14, caracterizado porque la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye proteína de la leche completa, que contiene aprox. 80% en peso de caseina y aprox. 20% en peso de proteína del suero de la leche, caracterizado además porque el calentamiento de la etapa b) se realiza a 120 º C hasta 130 º C, preferiblemente a 126 º C hasta 129 º C, o caracterizado porque la alimentación enteral por sonda muy calórica incluye proteína de la leche completa, que contiene aprox. 90% en peso hasta aprox. 99% en peso de caseina y aprox. 1% en peso hasta aprox. 10% en peso de proteína del suelo de la leche, incluyendo preferentemente la proteína de la leche completa aprox. 92% en peso de caseina y aprox. 8% en peso de proteína del suelo de la leche, y además caracterizado porque el calentamiento de la etapa b) se realiza a 136 º C hasta 145 º C, preferentemente a 138 º C hasta 143 º C.