Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.

Una composición para el uso para inhibir el crecimiento y/o para reducir la cantidad de Campylobacter sp. en seres humanos o animales, por lo que dicha composición comprende ácidos grasos de cadena media

(MCFA) o amidas, ésteres, glicéridos, sales o mezclas de los mismos, y dicho MCFA se elige del grupo que consiste en ácido caproico y ácido caprílico, caracterizada porque los MCFA están presentes en la composición en una cantidad total en peso comprendida entre un 0,01% y un 5%.

Tipo: Patente Internacional (Tratado de Cooperación de Patentes). Resumen de patente/invención. Número de Solicitud: PCT/EP2005/007067.

Solicitante: NUTRITION SCIENCES N.V./S.A.

Nacionalidad solicitante: Bélgica.

Dirección: BOOIEBOS 5 9031 DRONGEN BELGICA.

Inventor/es: MOLLY, KOEN, BRUGGEMAN, GEERT, DESCHEPPER,KATRIEN.

Fecha de Publicación: .

Clasificación Internacional de Patentes:

  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > ACTIVIDAD TERAPEUTICA ESPECIFICA DE COMPUESTOS QUIMICOS... > A61P31/00 (Antiinfecciosos, es decir antibióticos, antisépticos, quimioterápicos)
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen ingredientes... > A61K31/19 (Acidos carboxílicos, p. ej.ácido valproico (ácido salicílico A61K 31/60))
  • SECCION A — NECESIDADES CORRIENTES DE LA VIDA > CIENCIAS MEDICAS O VETERINARIAS; HIGIENE > PREPARACIONES DE USO MEDICO, DENTAL O PARA EL ASEO... > Preparaciones medicinales que contienen ingredientes... > A61K31/20 (que tienen un grupo carboxilo unido a una cadena acíclica de al menos siete átomos de carbono, p. ej. ácidos esteárico, palmítico o araquídico)

PDF original: ES-2523018_T3.pdf

 

google+ twitter facebookPin it
Ilustración 1 de Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.
Ilustración 2 de Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.
Ilustración 3 de Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.
Ilustración 4 de Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.
Ilustración 5 de Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.
Ilustración 6 de Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.
Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos.

Fragmento de la descripción:

Ácidos grasos de cadena media aplicables como agentes anti-microbianos Campo técnico

La presente invención se refiere al uso de ácidos grasos de cadena media (MCFA) o sus sales o derivados de los mismos o mezclas de los mismos como inhibidores específicos de la contaminación y del crecimiento microbiano. En particular, la presente invención se refiere al uso de los ácidos caproico (C6), caprílico (C8) y cáprico (C1), las sales, ciertos derivados o mezclas de los mismos para inhibir el crecimiento de patógenos microbianos de transmisión alimentaria que son Campylobacter sp.

Antecedentes de la invención

Las cepas microbianas que tienen importancia para la salud animal y humana son Campylobacter sp., Salmonella sp., Escherichia coli, mohos, etc... Como ejemplo, Campylobacter está actualmente entre los enteropatógenos humanos más habituales del mundo, y provoca la campilobacteriosis. En la actualidad la campilobacteriosis es el principal caso de zoonosis de infección inflamatoria intestinal humana, seguido de salmonelosis y listeriosis. El espectro clínico de las enfermedades entéricas debidas a la infección por Campylobacter oscila desde diarrea no inflamatoria generalmente leve hasta diarrea inflamatoria grave con sangre fecal y leucocitos (Scott et al, 1997; Friedman et al, 2; Oberhelman y Taylor, 2). La incidencia europea informada para la campilobacteriosis humana varía de 9,5 casos cada año por 1. habitantes en España a 18 casos cada año por 1. en Escocia. El cálculo puede estar subestimado debido a que muchos casos no se informan y las herramientas de diagnóstico varían en los diferentes países. La incidencia todavía es creciente en la mayoría de países europeos. Campylobacter es también una de las causas bacterianas más habituales de enfermedad diarreica en los Estados Unidos. Prácticamente todos los casos se dan en forma de sucesos aislados, esporádicos, no como parte de grandes brotes. La vigilancia activa por medio de la FoodNet de los EE.UU. indica que se diagnostican alrededor de 15 casos cada año por cada 1. personas. Muchos más casos quedan sin diagnosticar o sin informar, y se estima que la campilobacteriosis afecta a más de 1 millón de personas cada año, o un ,5% de la población general.

Además, las infecciones por Campylobacter también están asociadas al síndrome de Guillain-Barre y a la artritis (Scott et al., 1997; Nachamkin et al., 1998). La mortalidad asociada a las infecciones por Campylobacter es relativamente baja, y no es necesario un tratamiento específico para la gran mayoría de pacientes. Aunque Campylobacter habitualmente no provoca la muerte, se ha estimado que cada año pueden morir aproximadamente 1 personas con infecciones por Campylobacter. Sin embargo, las infecciones por Campylobacter son, no obstante, problemas graves debido al número elevado de casos y a sus síntomas neurológicos, así como por los elevados costes sociales y económicos de la enfermedad. La comunidad paga un elevado coste económico debido a la pérdida de horas de trabajo, los costes médicos y de tratamientos (principalmente mediante el uso de fluoroquinolonas y macrólidos). Además, las infecciones sistémicas se dan especialmente en pacientes ancianos o en pacientes que están inmunodeprimidos, tales como los individuos infectados por HIV. Debido a que la vida media de los europeos se ha incrementado sistemáticamente, se pueden esperar más complicaciones graves de las infecciones por Campylobacter, en particular en los casos que implican a pacientes ancianos.

El problema de la incidencia creciente o continuamente elevada de las infecciones de transmisión alimentaria humanas no se puede resolver basándose en el presente conocimiento. El mantenimiento de estándares higiénicos incrementados ha tenido impacto sobre la salmonelosis, pero no sobre la campilobacteriosis. El conocimiento existente no resuelve estos problemas, ya que no se entienden los mecanismos mediante los cuales las bacterias zoonóticas invaden e infectan (Scott et al., 1997; Oberhelman y Taylor, 2; Newell y Nachamkin, 1992).

Los brotes de campilobacteriosis se rastrean con frecuencia hasta leche o agua contaminada, mientras la causa más habitual de casos esporádicos es la ingestión de carne poco cocinada, p.ej. aves. Los pollos contaminados son, con mucho, los principales vehículos de la infección (Friedman et al., 2; Corry y Atabay, 21; Newell y Wagenaar, 2). Las aves son un reservorio importante de Campylobacterjejuni, en las que las bacterias persisten dentro del tracto gastrointestinal. La epidemiología de C. jejuni en las explotaciones de pollos de engorde todavía está poco clara. En general, las aves se infectan aproximadamente a una edad de 3 semanas, pero siguen sin determinarse las fuentes y las vías de transmisión del microorganismo a los pollos de engorde en la granja. Los datos recién obtenidos han indicado varias fuentes de infección, que incluyen agua, aves salvajes y personal de granja (Corry y Atabay, 21). Una vez que el microorganismo se introduce en la explotación, se propaga muy rápidamente, lo que conduce a la infección de casi todas las aves en un tiempo muy corto. Aunque el nivel informado de Campylobacter en los ciegos de los pollos varía entre 15 y 11/g, esta colonización masiva no induce ningún signo de la enfermedad. La elevada cantidad de Campylobacter en las heces de las aves causa una contaminación cruzada adicional de los cuerpos de los pollos negativos a Campylobacter en las plantas de procesamiento. Como resultado, Campylobacter contamina un 5-8% de los cuerpos de los pollos crudos, dependiendo de la región geográfica en la que se lleve a cabo el estudio y el método usado. Este hecho, combinado con la dosis de infección humana relativamente baja, puede explicar por qué comer aves poco cocinadas provoca la mayoría de casos esporádicos de campilobacteriosis. Por lo tanto, uno de los desafíos es entender cómo bloquear o disminuir la colonización intestinal por Campylobacter en los animales zoonóticos hospedadores, p.ej. aves de corral. Los métodos actuales de higiene

y bioseguridad usados son mejoras de la bioseguridad en los viveros, una tecnología de exclusión competitiva o el uso de agua clorada (Corry y Atabay, 21; Newell y Wagenaar, 2). Pero son insuficientes para controlar o eliminar Campylobacter de la cadena alimentaria de las aves de corral. Otra estrategia se refiere a la administración preventiva de antibióticos (promotores del crecimiento) a los animales. Sin embargo, a lo largo de los años se ha incrementado la preocupación sobre el riesgo sanitario potencial de los residuos de los antibióticos y de las cepas resistentes de bacterias patógenas de las fuentes animales, y hay una presión creciente sobre los organismos legislativos para prohibir el uso de estos promotores del crecimiento (Barton, 1998; Dupont y Steele, 1987; Guillot, 1989; Prescott, 1997). Por lo tanto, se prevé una prohibición total de los antibióticos a final de 25. Finalmente, otra aproximación alternativa para el control de la contaminación por Campylobacter puede ser la inmunización activa de las aves. Sin embargo, por el momento existe una información limitada sobre la función del sistema inmunitario de los pollos. Aunque algunos Institutos de Investigación internacionales están tratando este tema, un avance real de esta técnica sería para un futuro lejano. Por lo tanto, se necesitan urgentemente aproximaciones alternativas para controlar los patógenos de transmisión alimentarla y otra contaminación microbiana, en este caso Campylobacter sp., Salmonella sp., Escherlchla coli, etc... Un objetivo de la presente invención es proporcionar una aproximación alternativa para controlar la cantidad y el crecimiento de patógenos de transmisión alimentaria y otra contaminación microbiana.

En particular,... [Seguir leyendo]

 


Reivindicaciones:

1. Una composición para el uso para inhibir el crecimiento y/o para reducir la cantidad de Campylobacter sp. en seres humanos o animales, por lo que dicha composición comprende ácidos grasos de cadena media (MCFA) o amidas, ásteres, glicéridos, sales o mezclas de los mismos, y dicho MCFA se elige del grupo que consiste en ácido caproico y ácido caprílico, caracterizada porque los MCFA están presentes en la composición en una cantidad total en peso comprendida entre un ,1% y un 5%.

2. Una composición para el uso según la reivindicación 1, en la que dichos MCFA o amidas, ásteres, glicéridos, sales o mezclas de los mismos se usan en una cantidad total en peso comprendida entre un ,1% y un 2,5%.

3. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes, que comprende además ácido cáprico o una amida, áster, glicérido o sal del mismo.

4. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes, caracterizada porque dicho Campylobacter sp. es Campylobacter jejuni, Campylobacter coli, Campylobacter laris y/o Campylobacter upsaliensis.

5. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes para reducir la cantidad de patógenos microbianos en más de un 25%.

6. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes, en la que dichos MCFA o amidas, ásteres, glicéridos, sales o mezclas de los mismos se usan en una cantidad total en peso de un ,3%.

7. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes, que comprende una mezcla de ácido caproico y ácido caprílico o amidas, ásteres, glicéridos, sales o mezclas de los mismos.

8. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes 3 a 6, que comprende una mezcla de ácido caprílico y ácido cáprico o amidas, ásteres, glicéridos, sales o mezclas de los mismos.

9. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes 3 a 6, que comprende una mezcla de ácido caproico y ácido cáprico o amidas, ásteres, glicéridos, sales o mezclas de los mismos.

1. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes 1 a 7, en la que la proporción de ácido caproico respecto de ácido caprílico está comprendida entre 2:1 y 1:2.

11. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes 3 a 6 y 8, en la que la proporción de ácido caprílico respecto de ácido cáprico está comprendida entre 2:1 y 1:2.

12. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones 3 a 6 y 9, en la que la proporción de ácido caproico respecto de ácido cáprico está comprendida entre 2:1 y 1:2.

13. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones 3 a 7, que comprende una mezcla de ácido caproico, ácido caprílico y ácido cáprico.

14. Una composición para el uso según cualquiera de las reivindicaciones precedentes, en la que los MCFA se usan en forma de MCFA libres, en forma de mono-, di- y/o triglicéridos, en forma de sales de NH4<+>-, Na<+>-, K<+>- y/o Ca<2+>- o en forma de una emulsión.